El comercio de cercanía aplaude el bono consumo para combatir la cuesta de enero

Fedeco y Fauca apoyan la "acertada" medida anunciada por el vicepresidente Domínguez

Manuel Domínguez, vicepresidente del Gobierno, en el Parlamento.

Manuel Domínguez, vicepresidente del Gobierno, en el Parlamento. / Ramón de la Rocha /EFE

Salvador Lachica

Gran Canaria se quedará fuera del bono consumo que, para paliar la cuesta de enero, anunció el miércoles en el Parlamento el vicepresidente del Gobierno y consejero de Economía, Industria, Comercio y Autónomos, Manuel Domínguez. Por contra, Tenerife sumará un nuevo incentivo al fomento del comercio de cercanía al que, en las próximas semanas, pondrá en marcha para favorecer a los 12 municipios afectados por el incendio del pasado mes de agosto.

Domínguez anunció un gasto de unos tres millones de euros para bonos de consumo en todas las islas en colaboración con las distintas corporaciones insulares pero, sin embargo, Minerva Alonso, consejera de Desarrollo Económico, Industria, Comercio y Artesanía del Cabildo grancanario, aseguró que «no se trata de estar a favor o en contra», sino que prefieren adoptar ese tipo de decisiones «desde que tengamos en marcha el Observatorio de Comercio y podamos contar con un barómetro comercial de la isla y datos sobre el consumo».

«Lo plantearemos entonces con el sector, y todo lo que haremos será con su consenso. No buscamos un café para todos. Por ejemplo, en el País Vasco se van tomando las decisiones sobre a qué sectores se lanza el bono en base a los datos de su observatorio», afirmó.

Por contra, Raju Daswani, presidente de la Federación de Comercio de Las Palmas (Fedeco), integrada en la Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme), califica el anuncio del titular de Economía como «una medida totalmente positiva y acertada» que «puede ser complementaria» con el Gran Canaria Market Place, que es la iniciativa comercial puesta en marcha por el Cabildo insular. «Cuanto más incentivos haya para favorecer el consumo de las familias y que éstas puedan contribuir a la dinamización comercial, mejor le irá a los pequeños negocios», afirmó Daswani.

La Palma, La Gomera y Fuerteventura ya tienen en marcha sus propias iniciativas dinamizadoras del comercio

Tenerife es la isla, con su cabildo a la cabeza, en la que más municipios han abrazado estos incentivos comerciales, y contará en enero con el nuevo bono, anticrisis apenas mes y medio después de acabar la última edición de los bonos de la capital santacrucera y casi de forma simultánea con la medida especial de incentivación tras el incendio.

Precisamente, estos bonos específicos suman 600.000 euros, de los que 300.000 euros son para el comercio y otros 300.000 para hostelería y restauración, lo que según sus cálculos permitirán un consumo de 1,8 millones de euros en los municipios afectados.

Santa Cruz, pionera

La capital tinerfeña, pionera en la puesta en marcha de este tipo de iniciativas, concluyó el pasado 15 de noviembre su tercera edición de bonos consumo.

Según los datos que maneja el consistorio capitalino, solo en el primer mes de la edición se vendió el 74% de los descuentos disponibles en los 433 establecimientos que se adhirieron a la campaña. De ellos, 401 establecimientos canjearon un mínimo de 50 euros, 106 locales alcanzaron su tope de 4.000 euros y un total de 9.378 personas compraron los bonos.

Desde la Federación de Áreas Urbanas de Canarias (Fauca) su presidente, Abbas Moujir, insiste en que todas las experiencias puestas en marcha en los municipios tinerfeños (Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Arona, Los Realejos o San Miguel de Abona) y en La Gomera y La Palma han sido «buenas y positivas».

«Esta medida evita la fuga del gasto fuera de los municipios concretos o en las islas de referencia, según sea la modalidad, y sobre todo significa un apoyo a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos», afirmó Moujir.

Para el presidente de Fauca, los bonos consumo «reactivan el tejido empresarial y evitan la desertización comercial en zonas concretas que se ven indefensas ante las grandes superficies».

«El efecto multiplicador de los bonos es muy positivo porque hablamos, por ejemplo, de que por 600.000 euros con cargo a los bonos las ventas pueden general 715.000 euros, ya que muchas veces la gente compra por más valor de los bonos que tiene», concluye.

Fuerteventura es la única isla de la provincia oriental que ha puesto en marcha un bono de estas características, que estará en vigor hasta el 31 de enero de 2024, por lo que también podrá beneficiarse del extra que supone el que quiere poner en marcha en enero el Gobierno regional. De momento, cada majorero puede comprar hasta un máximo de 15 bonos por persona, con un valor total de 20 euros por bono, en cada uno de los 155 comercios adheridos a la campaña, aunque puede juntar sus bonos con los de otra persona para realizar una compra de mayor importe.

En La Gomera, sin embargo, solo se pueden canjear los bonos de su última campaña hasta el 31 de diciembre en cualquiera de los 105 establecimientos participantes, por lo que el incentivo regional anti cuesta de enero le vendrá bien tanto a los comercios como a las familias de la Isla Colombina. Al contrario que sucede en Fuerteventura, en La Gomera dos personas no pueden juntar sus bonos para hacer compras por un importe mayor.

Por lo que se refiere a La Palma, además del bono turístico que puso en marcha en dos ocasiones la Consejería de Turismo para paliar los efectos de la erupción volcánica y posibilitar que toda España, mediante sorteo, pudiera acceder a bonos de 250 euros para fomentar la isla como destino, el Cabildo insular puso en marcha una tercer aedición del llamado Bono Bonito en los 14 municipios de La Palma, entre el 1 de diciembre y el 5 de enero, estableciendo un máximo de cinco bonos de 10 euros por cada persona y un gasto máximo total de 4.000 euros por establecimiento, con lo que se podrá complementar con el bono regional.