El PP ‘veta’ que los diputados participen en la nueva comisión sobre insularidad

Los populares solo aceptan crear este órgano parlamentario en el Senado por ser la cámara territorial

PSOE, Sumar y CC quieren aprobar la propuesta el día 12 en el Congreso, pero el PP no le dará luz verde en la Cámara Alta

María Dolores Corujo, diputada socialista

María Dolores Corujo, diputada socialista / LP/DLP

Joaquín Anastasio

Joaquín Anastasio

Jarro de agua fría sobre la propuesta de PSOE, Sumar y CC para crear la próxima semana una Comisión Mixta Congreso-Senado sobre Insularidad. La iniciativa para la puesta en marcha de este órgano parlamentario en torno a las problemáticas específicas de Canarias y Baleares topa en sus primeros pasos con la oposición del PP, que de entrada no acepta integrar en el mismo a diputados y pretende que su ubicación reglamentaria esté en el Senado. Los populares interpretan que el objetivo de dicha comisión se refiere a asuntos de ámbito territorial y que sería por ello la Cámara alta donde debería anclarse. Las espadas están en alto en relación a este debate y los grupos parlamentarios se encuentran en plena negociación para decidir en unos días alguna solución.

La propuesta, que avanzaron el pasado martes algunos diputados de PSOE y Sumar, iba a ser presentada formalmente por sus autores en los próximos días para su aprobación en el pleno del Congreso el próximo 12 de diciembre. Todos daban especial relevancia a la iniciativa por tratarse de la primera vez que una comisión de esta índole iba a crearse en al ámbito parlamentario y porque, además, su funcionamiento implicaría a ambas cámaras de las Cortes. Ninguno de los impulsores del proyecto contempló un veto por parte del PP y daban casi por asegurada una posición de consenso, aunque recelaban del hecho de que los populares no diera desde el primer momento el visto bueno. Así las cosas, los impulsores de la propuesta renunciarán seguramente a debatirla en el Congreso sabiendo de antemano que el PP rechazaría el en Senado, donde dispone de mayoría absoluta, la reforma reglamentaria necesaria para su constitución.

El PP aún no se ha pronunciado oficialmente sobre este asunto, únicamente han hecho llegar a PSOE, Sumar y CC su posición al respecto. Varios diputados populares canarios consultados se han limitado a señalar que no están implicados en esa negociación y que son las direcciones del grupo en cada una de las Cámaras, que acaban de reconfigurarse con la elección de los respectivos portavoces, Miguel Tellado en el Congreso y Alicia García en el Senado, quienes decidirán. En todo caso, su veto a la creación de una Comisión Mixta parece decantado.

Era la primera vez que una comisión de esta índole iba a crearse en al ámbito parlamentario y que, además, implicaría a ambas cámaras de las Cortes

Los populares alegan además que una iniciativa similar se puso en marcha la pasada legislatura en el Senado con la creación de una ponencia de estudio sobre la insularidad y la situación periférica de las ciudades de Ceuta y Melilla, constituida en el seno de la comisión de Despoblación y Reto Demográfico. En aquella ocasión, los entonces senadores Fernando Clavijo, de CC, Vicenç Vidal, de Més per Mallorca (ahora diputado), intentaron precisamente que esta comisión de Despoblación y Reto Demográfico ampliara sus objetivos y denominación e incluyera el hecho insular, pero la idea fue rechazada por el PSOE y el PP y solo lograron la creación de una ponencia de estudio que redactó unas conclusiones al cabo de varios meses, sin que la mayor parte de las mismas hayan tenido efecto práctico.

El PP no se niegan, en principio, a crear ahora la comisión permanente en esa Cámara para abordar de forma más específica las singularidades de los dos archipiélagos en el marco de las políticas estatales, pero sí a darle carácter interparlamentario y que se integran en ella diputados. Los impulsores iniciales consideran, sin embargo, que una comisión en el Senado resta trascendencia política y operativa a la iniciativa y que, además, quedaría completamente controlada por el PP tanto desde la propia Mesa de la comisión, como por la mayoría absoluta popular en su composición. La idea inicial de los autores era asimilar esta comisión a otras de tradición y significancia parlamentaria como la comisión Mixta de Relaciones con la UE, la de control de RTVE, o la de Relaciones con el Defensor del Pueblo, entre otras.

La creación de la comisión Mixta Congreso-Senado está impulsada fundamentalmente por el diputado Vicenç Vidal a partir del acuerdo alcanzado su formación, Més per Mallorca, con la plataforma Sumar en la que está integrada para impulsar “el reconocimiento del hecho insular en Baleares”. Vidal buscó el apoyo de la diputada de CC, Cristina Valido, que se sumó de inmediato, mientras la formación liderada por Yolanda Díaz trasladó la iniciativa al PSOE, que también la aceptó con la participación de parlamentarios canarios como la diputada por Las Palmas Dolores Corujo y el senador autonómico José Antonio Valbuena. Los grupos implicados buscaron entonces el apoyo del PP, pero constataron desde el primer momento las reticencias de este grupo por las razones antes señaladas.

Mayorías diferentes

Si finalmente no hay acuerdo con los populares, la comisión quedaría relegada al exclusivo ámbito del Senado con una conformación y calado político y parlamentario muy distinto a si se tratara de un foro de carácter mixto con implicación de diputados, aunque las funciones y los debates a desarrollar en ella fueran similares. La principal diferencia, aparte de la exclusión del Congreso como cámara representada, sería que la comisión quedaría totalmente controlada por el PP, que trasladaría su mayoría absoluta del pleno a este nuevo órgano y que decidiría aspectos como su convocatoria, su dinámica de funcionamiento, y los asuntos a incluir en los órdenes del día o en las solicitudes de comparecencias de autoridades y miembros del Gobierno.

De conformarse como comisión Mixta Congreso-Senado, el órgano estaría formado por 39 integrantes también con claro dominio del PP (18 representantes) pero sin mayoría absoluta y, por tanto, quedando a expensas de las posiciones del resto de grupos parlamentarios. Para los partidos que han pactado con el PSOE asuntos relativos a sus territorios de referencia, como CC o Més per Mallorca, la comisión perdería relevancia como órgano desde dónde poder hacer un seguimiento de la acción del Ejecutivo respecto a las medidas comprometidas que se refieran a problemas relacionados con la insularidad. Pese a todas estas vicisitudes sobre la creación de esta comisión por primera vez en la historia de las Cortes democráticas, los partidos mantienen una vía de negociación que en principio debería concluir antes del día 12 para decidir si el asunto se incluye en el pleno del ese día.