Canarias exige a Marlaska «no quedar al margen de la gestión migratoria»

Clavijo y el ministro del Interior mantienen un encuentro telemático para impulsar la cooperación ante el repunte de llegadas a través de la ruta atlántica

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, durante la reunión con el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, durante la reunión con el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska. / Gobierno de Canarias

Canarias se prepara para unas cifras de récord en la ruta atlántica de las migraciones. Para hacer frente a un otoño duro en cuanto a las llegadas irregulares al Archipiélago, el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, mantuvo ayer una reunión telemática con el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, en la que abordaron los mecanismos que se pueden reforzar para mejorar la coordinación entre administraciones. Clavijo incidió en la necesidad de que «Canarias no quede al margen de la gestión migratoria y de la política migratoria del Gobierno de España», no solo en las competencias que le corresponden al Ministerio del Interior.

Clavijo trasladó a Marlaska la necesidad de «extremar las relaciones Canarias-Estado en un asunto tan sensible como es el de los flujos migratorios» y el titular de Interior se comprometió a trasladar al resto de ministerios los asuntos que son responsabilidad de otras carteras. El Ejecutivo autonómico ya ha solicitado encuentros urgentes con los ministros de Migraciones, Exteriores y Derechos Sociales de cara a trazar una estrategia conjunta, que permita atender a los migrantes que puedan arribar a las Islas en los últimos meses del año, periodo en el que históricamente siempre se ha registrado un mayor número de llegadas irregulares.

Durante el encuentro analizaron al detalle las estadísticas de los rescates llevados a cabo en aguas canarias y compartieron las proyecciones de futuro que realizan los expertos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad sobre la ruta migratoria que une las costas del continente africano con las del Archipiélago. 

Instan a huir de los «mensajes simplistas que adulteran la realidad» del fenómeno migratorio

El jefe del Ejecutivo canario trasladó al ministro su preocupación ante el repunte registrado en agosto, pues han arribado a las costas isleñas 2.692 personas, frente a las 1.075 que lo hicieron el año pasado en este mismo mes, lo que supone un incremento del 150%. Con respecto a estas cifras, Grande-Marlaska señaló que, gracias a la política migratoria del Gobierno, España consiguió cerrar 2022 con un descenso del 25,6% en las llegadas irregulares a todo el país, y una reducción del 29,7% en las llegadas a Canarias.

Ambos responsables políticos coincidieron en la necesidad de seguir profundizando en ese trabajo de fondo que se lleva realizando en este ámbito y que pasa por «la cooperación efectiva con los países de origen y tránsito y la lucha policial conjunta contra las organizaciones criminales que trafican con seres humanos». 

Tanto el presidente canario como el ministro del Interior destacaron la importancia de monitorizar en profundidad la situación actual con el fin de poder adoptar las medidas que sean necesarias. Clavijo y Grande-Marlaska hicieron hincapié en la necesidad de «afrontar con seriedad y rigor un asunto de gran importancia para los ciudadanos y huir de mensajes simplistas que adulteran la realidad del fenómeno migratorio».

El Ejecutivo isleño ha solicitado reuniones con Migraciones, Derechos Sociales

La reaparición de cayucos en la ruta canaria ha potenciado las llegadas a las islas occidentales, especialmente a El Hierro, a donde este mes ha arribado cerca de un millar de personas. Este tipo de embarcaciones –más robustas y que permiten trasladar a más personas– se utilizan para la pesca tradicional en países como Senegal y Gambia. Así, los puntos de partida para iniciar el viaje están ubicados más al sur, lo que añade días de travesía y peligrosidad a una de las rutas migratorias más mortíferas. Al Gobierno de Canarias le preocupa especialmente las consecuencias derivadas de la crisis política y social que vive Senegal, que está empujando a muchos ciudadanos a iniciar un proyecto migratorio hacia Europa a través del Archipiélago.

La consejera de Seguridad del Ejecutivo autonómico, Nieves Lady Barreto, defiende que Canarias debe conocer lo que ocurre dentro de su territorio, pero también en sus aguas. Por esto, reclama tener información de primera mano sobre lo que está ocurriendo en la costa africana. A su juicio, la Policía Canaria debe ser partícipe de lo que ocurre en la ruta migratoria. En esta misma línea, uno de los puntos que Coalición Canaria (CC) defiende en Madrid dentro de la llamada agenda canaria es que el Archipiélago debe participar «sin intermediarios» en las mesas en las que España y Marruecos aborden temas trascendentales para el Archipiélago, como es el caso de la gestión migratoria.