Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diplomacia | Despedida del cónsul de Marruecos en Canarias
Diplomacia | Despedida del cónsul de Marruecos en Canarias Ahmed Moussa Cónsul general de Marruecos en Canarias

«La llegada masiva de migrantes irregulares fue muy dura»

«Rabat ha propuesto a una mujer para sustituirme en el cargo de cónsul», cuenta el cónsul general de Marruecos en Canarias

Ahmed Moussa, cónsul de Marruecos en Canarias, en su despacho durante la entrevista. Andrés Cruz

El cónsul general de Marruecos en Canarias, Armed Moussa, deja el cargo después de diez años en las Islas para volver al Ministerio de Asuntos Exteriores en Rabat. Moussa, de origen saharaui, ha tendido puentes con las instituciones canarias y contribuido a estrechar lazos comerciales entre ambas orillas.

Despide su etapa como cónsul de Marruecos en Canarias después de una década. ¿Cuál será su próximo destino?

Vuelvo a Rabat, al Ministerio de Asuntos Exteriores, para retomar el contacto con la administración y ya me comunicarán si hay un próximo destino. Estoy muy orgulloso de haber ocupado el cargo como cónsul general en Canarias y agradezco la confianza que ha depositado en mí el Gobierno marroquí.

¿Qué balance hace de su paso por Canarias?

Para mi es muy positivo. Hemos mantenido una relación excelente con el Gobierno de España, el Gobierno de Canarias y con todas las instituciones locales de las siete islas. También puedo decir que hemos estrechado lazos con todos los partidos políticos y que la Mesa del Parlamento visitó Marruecos durante mi estancia aquí. Me satisface especialmente el haber podido consolidar la conectividad aérea entre el Archipiélago y Marruecos y me encantaría ver que próximamente se reinstaura la conexión marítima entre Fuerteventura y Tarfaya.

¿Cuáles fueron sus objetivos como cónsul en las Islas?

Lo más importante ha sido la voluntad firme y sincera de reforzar las relaciones de buena vecindad, cooperación y amistad entre ambos países. Hemos participado en Africagua, en las cuatro ediciones del Salón Atlántico de Logística y Transporte (SALT), en la Feria Tricontinental de Artesanía y colaboramos con Casa África en numerosas actividades de promoción del continente. Además, hemos reforzamos la cooperación en educación con acuerdos entre las universidades canarias y las marroquíes. Durante mi etapa al frente del Consulado he participado en el Programa de Cooperación Transfronteriza España – Fronteras Exterior (Poctefex), financiado por la Unión Europea (UE), que ha impulsado más de una treintena de proyectos relacionados con las energías renovables, el comercio, la conservación del medio ambiente, la oceanografía o la recuperación de monumentos y cascos históricos, la promoción de la pequeña y mediana empresa, el impulso de las relaciones deportivas, la buena gobernanza o la inserción de la mujer en los ámbitos de decisión.

¿Ha vivido algún momento especialmente complicado en estos diez años como representante de Marruecos en el Archipiélago?

Sí. La llegada masiva de migrantes irregulares durante la pandemia fue muy dura. Las mafias relanzaron la ruta atlántica, porque Marruecos y España tenían controlado el norte. Fue un momento difícil, ya que había muchísimas personas que arriesgaban su vida para llegar al Archipiélago. Tengo que felicitar al Gobierno regional y al pueblo canario por el enfoque humanitario de su respuesta ante la numerosa llegada de migrantes en aquellos momentos difíciles en los que no había medios para su acogida.

¿Qué papel jugó el Consulado marroquí en la gestión de la crisis migratoria?

Tratábamos de concienciar a las personas naturales de nuestro país que venían al consulado a identificarse de que la vía irregular no era la manera de entrar en España. Hay un pacto entre España y Marruecos para una inmigración legal, segura y ordenada, que beneficie a las dos partes. Nuestra labor era escucharles y darles el derecho a documentarse para estar identificados, pero siempre aclarando que la soberanía era de España, que tenía la libertad de decidir qué hacer con ellos. Se abrieron dos vías de repatriación, la voluntaria y la no voluntaria, y trabajamos en la persuasión para que entendieran que ese no era el camino correcto. Fue un momento muy complicado que pudimos superar gracias al buen entendimiento entre ambos países. Unas relaciones que son ejemplo de cooperación para la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Desde el Consulado también se han impulsado las relaciones comerciales y económicos entre Canarias y Marruecos.

Marruecos y España son socios comerciales y tienen una balanza comercial de 17.000 millones de euros. 9.000 millones de exportaciones españolas hacia Marruecos y 7.000 de importaciones. En esto, Canarias también tiene un papel importante. Por ejemplo, en 2013 el Archipiélago llegó a exportar 84 millones hacia Marruecos e importó 170 millones, aunque estas cifras se ralentizaron un poco durante la pandemia. He tratado de mantener siempre una relación estrecha con las cuatro cámaras de comercio canarias y me gustaría que esta dinámica continuara desarrollándose, porque genera riqueza aquí y allá. Para poder promocionar este tipo de comercio necesitamos que haya conexiones marítimas con puertos como Agadir o Tarfaya. El Sáhara Occidental se ha convertido en una importante plataforma de lanzamiento comercial hacia el África subsahariana.

¿Se conoce ya el nombre de la persona que lo sucederá en el cargo?

Sí. Rabat ha propuesto el nombre de una mujer para sustituirme en el cargo de cónsul en Canarias, pero está a la espera del exequátur [autorización que otorga el Estado a los diplomáticos extranjeros para que puedan ejercer sus funciones]. Desde que se culminen estos trámites se dará a conocer el nombre de esta candidata.

¿Qué consejo le daría de cara a su incorporación?

Le diría que el norte de esta misión debe ser promocionar la amistad, la buena vecindad y la cooperación en todos los sentidos.

¿Qué puede esperar el Archipiélago de la nueva etapa de las relaciones bilaterales entre España y Marruecos?

Siempre que haya una buena relación entre los dos países habrá una buena relación con todas las regiones. Las buenas relaciones son estratégicas para aspectos como el comercio, la economía, el turismo o las relaciones humanas... Para un cónsul de Marruecos, la mayor satisfacción es ver que Madrid y Rabat van de la mano y son aliados.

¿Confía en que Madrid y Rabat logren alcanzar un acuerdo sobre la frontera marítima entre Marruecos y Canarias?

Hace un mes que se celebró la primera reunión para retomar las negociaciones. Estoy convencido de que las negaciones sobre la mediana van a llegar a buen término. Es una iniciativa excelente. Los dos ministerios están dirigidos por dos diplomáticos de carrera y se descartan las decisiones unilaterales. Este acuerdo será muy beneficioso para los dos países a pesar de la gran complejidad del asunto. Estoy convencido de que Madrid y Rabat llegarán a un acuerdo mediante un diálogo sereno, dentro del marco de la convención del Derecho del Mar.

Históricamente, Marruecos y España han mantenido unos lazos estrechos, pero también existen sectores que acusan a Rabat de utilizar el control migratorio como chantaje para lograr acuerdos con Madrid y con la Unión Europea.

Rechazo categóricamente este enfoque. España y Marruecos colaboran estrechamente para controlar el fenómeno de la inmigración y el tráfico ilícito de personas. La inmigración es un fenómeno global, que no se soluciona en un día y que existirá siempre, porque se produce desde que existe la humanidad. Es un reto que debemos compartir, porque un país no puede luchar contra este fenómeno en solitario. Nosotros cooperamos con los países menos desarrollados del África subsahariana para mejorar las condiciones de vida de su población y evitar que tengan que emigrar.

Existen ejemplos, como la entrada masiva de migrantes a Ceuta en mayo de 2021, que van en contra de su posicionamiento.

Una avalancha de inmigrantes puede suceder en cualquier frontera del mundo. Lo importante es cómo se ha resuelto ese incidente entre los dos países.

En los últimos meses se ha registrado un incremento de la presencia de grupos terroristas en la zona del Sahel ¿Cómo lucha Marruecos frente al avance de los yihadistas?

Marruecos forma parte de todas las comisiones de lucha contra el terrorismo de las Naciones Unidas. Además, en Rabat tenemos una oficina de lucha contra el terrorismo que analiza estos fenómenos. Marruecos es un modelo de la lucha contra esta lacra social, por su seguridad y estabilidad. Este es un reto para todos los países del mundo.

¿Qué balance hace del papel del monarca durante estos años de reinado?

Su majestad Mohamed VI ha aportado seguridad, modernidad, desarrollo y estabilidad a través de numerosas reformas en todos los campos.

Compartir el artículo

stats