Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feijóo mueve las ‘fichas canarias’ en la cúpula del PP

El nuevo líder popular relega a Mariscal a ‘número tres’ del grupo en el Congreso tras colocar a Gabriel Mato en el núcleo duro de Génova | Manuel Domínguez cree que el partido en las Islas “gana peso” en Madrid

El canario Guillermo Mariscal con Cuca Gamarra en el Congreso. EFE

El nuevo presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha dado una nueva vuelta de tuerca a los cambios en la dirección del partido en los ámbitos orgánico y parlamentario tras su acceso al liderazgo en el Congreso Extraordinario de primeros de abril en Sevilla, y ha decidido mover las fichas del peso territorial en distintos cargos para reforzar la alternativa al actual gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez. En plena oleada de encuestas que incrementan las expectativas electorales del PP, el dirigente gallego ha dado por fin algunos pasos que llevaba aplazando desde hace semanas y ha cerrado los puestos de primer nivel que quedaban pendientes tanto en la cúpula de la calle Génova, como en las direcciones de los grupos parlamentarios en el Congreso, en el Senado y en el Parlamento Europeo.

En su nuevo movimiento, Feijóo ha vuelto a repartir juego entre los distintos territorios y confirma su apuesta por algunos de los que considera prioritarios por afinidad y cercanía personal, como es el caso de Galicia, o por estrategia y agenda política, como serían los casos de Andalucía, donde se celebrarán elecciones el próximo día 19 de junio, y de Madrid, donde acaba de cerrar un pacto de convivencia pacífica y reparto de papeles con la nueva presidenta del partido en esa comunidad, Isabel Díaz Ayuso. En todo caso, el líder popular ha dejado bien claro durante su intervención este lunes en el Comité Ejecutivo Nacional, que su objetivo es preparar al partido para un asalto a La Moncloa en las próximas elecciones generales y presentar entre tanto una alternativa creíble, además de una especie de ‘gobierno en la sombra’, que se centre en la gestión económica y en la proyección institucional.

En este marco, los cambios en el partido dejan a los populares de Canarias mejor situados de lo que estaban hasta ahora al incluir en el núcleo duro de la calle Génova al eurodiputado canario Gabriel Mato como nuevo secretario ejecutivo de Política Internacional, aunque con el sacrificio de uno de los puestos de cierta proyección mediática como era la secretaría general del grupo parlamentario en el Congreso que ostentaba el diputado nacional por Las Palmas Guillermo Mariscal. Mato entra a formar parte del equipo de Esteben González Pons, también eurodiputado como él y con el que tiene una plena sintonía personal y política, en la vicesecretaría de Política Institucional, un área al que Feijóo quiere dar la máxima importancia, con competencias en Justicia, Defensa y Política Constitucional.

En todo caso, Feijóo ha evitado una degradación excesivamente lesiva para el que fuera número uno de la lista electoral por las Palmas en las últimas elecciones y persona inicialmente muy cercana a la anterior dirección del partido y a su presidente, Pablo Casado. De hecho, lo mantiene en la dirección del grupo parlamentario en el Congreso como adjunto al nuevo secretario general, el andaluz Carlos Rojas, una persona de plena confianza del nuevo presidente y que, de facto, podría considerarse como gestor principal de la acción parlamentaria ya que la portavoz, Cuca Gamarra, que mantiene el cargo, se tendrá que centrar más en su trabajo como secretaria general del partido y por tanto en las labores internas. De hecho, Mariscal, como ‘número tres’ del grupo en el Congreso en un cargo que no existía hasta la fecha, seguirá desarrollando prácticamente las mismas labores que hasta ahora de relaciones con el resto de grupos y de organización interna del mismo, así como máximo responsable en las áreas de Industria, Energía y Cambio Climático, y seguirá interpelando a la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, en estas materias.

En todo caso, el hecho de que Feijóo haya mantenido en sus puestos a todos los portavoces parlamentarios, Gamarra en el Congreso, Javier Maroto en el Senado, y Dolors Monserrat en el Parlamento Europeo, da más visibilidad a los cambios de segundo nivel en cada uno de estos ámbitos y supone para Mariscal un cierto desgaste político, que sin embargo él niega. De hecho, la nueva dirección del partido ha mantenido en la dirección del grupo a aquellos diputados que, habiendo sido designados para sus cargos por el equipo de Casado, se posicionaron en contra de la anterior cúpula de Génova durante el enfrentamiento con Díaz Ayuso, y firmaron una carta reclamando la dimisión del anterior secretario general, Teodoro García Egea, y la convocatoria de un congreso extraordinario como única salida de esa crisis.

La firma de Mariscal encabezaba esa carta y muchos consideraban que eso le daba una cierta garantía de mantenerse como ‘número dos’ en el Congreso, pero finalmente Feijóo ha optado por una vía intermedia con una remodelación parcial de los responsables parlamentarios. También en el Senado, donde el líder del partido ocupará en breve un escaño como senador autonómico por Galicia, ha optado por cambiar únicamente a la hasta ahora secretaria general del grupo, Salomé Pradas, para nombrar como sustituta a la navarra Amelia Salanueva y manteniendo a la mayoría de portavoces adjuntos, entre ellos el senador autonómico por Canarias Asier Antona, quien recupera plena sintonía con la calle Génova tras haber sido forzado a dimitir hace casi tres años como presidente del PP de Canarias por el equipo de Casado.

El dirigente gallego ofrecía este lunes ante el Comité Ejecutivo una explicación a estos cambios y señalaba que “el partido más importante de España tiene que tener una estructura ágil, solvente y que nos prepare para gobernar”, señalando que “aquí a la gente se la selecciona por su trayectoria y por su porvenir”. “Estáis llamados a dar lo mejor de vosotros mismos para combatir y poner al descubierto las incapacidades del gobierno actual”, recalcó.

El presidente del PP de Canarias, Manuel Domínguez, que asistió ayer al Comité Ejecutivo en Madrid, considera que “con Feijóo ha quedado claro que Canarias tiene peso en el seno del partido” al sumar a los dos representantes en el máximo órgano de dirección, Hipólito Suárez y Carlos Navarro, a otras dos personas en la Junta Directiva Nacional, la tinerfeña Marta Vela, nombrada hace unas semanas, y ahora el palmero Gabriel Mato, “algo que hacía mucho tiempo que no sucedía”. Valoró como positiva la permanencia de Mariscal en un puesto en la dirección del grupo en el Congreso como adjunto al nuevo ‘número dos’, y dijo que “es bastante lógico que el presidente del partido busque a alguien de su plena confianza” para las secretarías generales en las cámaras legislativas.

Compartir el artículo

stats