Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Interior se prepara ante el repunte
Marta García Outón Directora general de Giasp Intelligence and Strategy

Marta García Outón: «Hay que abordar la migración a largo plazo y analizar las oportunidades»

Marta García Outón, directora general del Giasp, en Casa África.

Marta García Outón, directora general del Giasp, en Casa África. Andrés Cruz

Marta García Outón (Madrid, 1991) presentó ayer en Casa África un informe sobre estrategia y prospectiva del escenario migratorio en Canarias para el horizonte 2030. La analista apunta que el fenómeno migratorio es histórico y para abordarlo de forma eficaz se debe trazar una hoja de ruta a largo plazo. Además, señala que hay que contar con la participación de los países de origen para que diseñen su propio desarrollo. 

¿Qué objetivos se marca el informe Retos estratégicos del escenario migratorio hacia Europa por vía atlántica para el horizonte 2030?

El estudio anticipa la evolución del fenómeno migratorio, para extraer las claves sobre a dónde hay que dirigir las estrategias. Además, ayuda a adelantarnos a lo que podemos esperar en los próximos años, para prevenir problemas y detectar oportunidades. El objetivo es analizar cómo afecta la migración a Canarias y a España, pero también incluye una radiografía de las regiones que influyen en la creación del escenario de las Islas.

¿Cuál es el futuro del fenómeno migratorio?

La migración es un fenómeno histórico y tratar de frenarlo es quedarse en el corto plazo. Sabemos que África es un continente que tendrá una evolución económica enorme y si no tiene una adaptación estructural para abordar estos cambios se impulsará una inmigración bastante potente a largo plazo. Si nos quedamos en lo que sucede ahora, sin prever cómo va a evolucionar el continente, nos enfrentaremos a un fenómeno que, en lugar de ser de oportunidad, será de riesgo.

¿Qué estimación hacen del número de personas que pueden iniciar su proceso migratorio en la próxima década?

La desestructuración que conlleva el aumento demográfico y la falta de oportunidades duplicará el número de personas que querrán emigrar. Todo dependerá de cómo se afronten desde ahora los cambios estructurales.

¿De quién depende esa transformación?

Uno de los problemas es que las estrategias para abordar la migración se generan desde la perspectiva de un solo país o a nivel europeo, pero para trazar una estrategia eficaz y útil hay que incluir en las hojas de ruta a los países afectados, para que analicen las causas y puedan diseñar su propio desarrollo. Europa trata la migración desde un punto de vista muy teórico, sin conocer las verdaderas capacidades de los países. Hasta ahora, las estrategias se han centrado en cómo va a afectar la migración a Europa y se quedan en la inmediatez, solo se ve que a corto plazo la migración afecta a los países fronteras. Debemos pensar en la inmigración a largo plazo, para analizar las oportunidades que pueden suponer para la economía o la demografía del continente.

¿Hay que abrir vías seguras para la inmigración?

Una de las lecciones identificadas que analizamos en el informe es que se fomenta la inmigración irregular. Tiene que haber un trabajo de acuerdos entre Europa y los países de tránsito, para que haya protocolos de control que cuiden la gestión migratoria desde el punto de vista de los derechos humanos. El problema es que muchos de estos países juegan con sus intereses económicos y políticos e impulsan esta inmigración ilegal, porque es una forma de doblegar a Europa en las relaciones diplomáticas. Por esto, hay que crear unas estrategias que no permitan esta subyugación a los intereses.

¿Qué conclusiones se extraen del estudio?

En los últimos años la Unión Europea se ha dado cuenta de que tenía que haber empezado por un estudio integral y holístico en el que analice la evolución del continente africano. Ya está empezando a invertir en la reestructuración de las bases de los países para ir reduciendo y dirigiendo la inmigración. Esto va a potenciar que se invierta en un trabajo más prospectivo y de anticipación, contando con las instituciones, las empresas implicadas en ello y las instituciones humanitarias, porque se necesita un enfoque transversal y no solo social.

¿Cuántos años estiman que serán necesarios para solventar el reto migratorio?

China elabora estrategias con vistas al 2050, pero en Europa y en España nos quedamos en 2030. Igual hay que empezar a ampliar nuestros horizontes temporales y orientar con eficacia este tipo de estrategias. Esto no significa que dejemos de trabajar a corto plazo, pero poner la vista en el 2050 hace que se marque una dirección determinada y se trabaje con coherencia.

Compartir el artículo

stats