Canarias recibirá alrededor de 116 millones de los fondos extraordinarios europeos para la rehabilitación de viviendas públicas y para la construcción de nuevas casas destinadas a ponerse en alquiler a precios asequibles.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que dirige José Luis Ábalos, anunció el miércoles que las Comunidades Autónomas gestionarán un total de 4.450 millones de euros para políticas de vivienda pública y «actuaciones urbanas». Desde la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias explicaron ayer que de esos 4.450 millones, 2.150 se destinan específicamente para vivienda. Por un lado, el Estado habilitará 1.150 millones de euros para rehabilitación de inmuebles, de los que a Canarias le toca unos 60 millones; por otro lado, los restantes mil millones de euros tendrán que utilizarlos los Gobiernos autonómicos para la construcción de nuevas casas destinadas para alquileres a precios asequibles, lo que ayudará a paliar las consecuencias de la burbuja del alquiler que sufren muchas localidades españolas, también en las Islas.

De esta última cantidad, la Consejería de Obras Públicas, dirigida por el socialista Sebastián Franquis, aspira a arañar en torno al 5,59%. ¿Por qué este porcentaje? Porque la distribución entre regiones se hará a partir del baremo de hogares de cada una, y en función de esta referencia a Canarias le correspondería ese 5,59%, es decir, 55,9 millones. Así pues, las Islas se quedarán, sumando ambas líneas de financiación, con un montante de, exactamente, 115,9 millones, el 5,4%.

La promoción de la vivienda pública, tanto en propiedad como en alquiler, es uno de los grandes objetivos del departamento de Franquis después de muchos años sin que en Canarias se construyera ni un solo edificio residencial de protección oficial.

El ministro Ábalos anunció los planes del Gobierno central a los responsables autonómicos en el marco de la Conferencia Sectorial de Vivienda, Urbanismo y Suelo, celebrada el miércoles por videoconferencia. Ábalos pidió a los representantes de las 19 comunidades y ciudades autónomas que «identifiquen y eliminen obstáculos y cuellos de botella y superen errores del pasado con el objetivo claro de acelerar la transformación del sector».