13 de abril de 2020
13.04.2020
Crisis del coronavirus

Curbelo: "Torres es un buen hombre pero ahora debe ser firme con Madrid"

Presidente del Cabildo de La Gomera y fundador de ASG entiende que "si el Estado no responde tendremos que independizarnos"

12.04.2020 | 22:06
Casimiro Curbelo durante una entrevista en el Parlamento de Canarias.

Está molesto con las decisiones que sigue tomando Sánchez, aunque prefiere mantener la cabeza fría para defender la idea de que "no hay ninguna razón para romper ahora el Gobierno", dice de las tensiones, sobre todo económicas, que se perciben entre los socios del pacto de las flores. Eso sí, Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo de La Gomera y fundador de ASG, pide que Torres sea firme con Madrid.

¿Alguna vez imaginó esta situación cuando a las 21:00 horas del 31 de enero el Centro Nacional de Microbiología certificó que el primer contagio de Covid-19 en España se había registrado en La Gomera?

Nadie, por mucha capacidad de olfatear o intuir el futuro que tenga, podía imaginar una crisis sanitaria de esta dimensión. Convivir con el virus desde sus orígenes en España nos permitió adquirir material (Barcelona, Francia y distintos puntos del Archipiélago) cuando todavía quedaba algo. Aunque inicialmente pareciera una situación inevitable, el Gobierno central cometió un error de cálculo cuando después de decretar el estado alarma decidió centralizar su adquisición. Luego, tras devolver las competencias a las comunidades, ya no quedaba nada que comprar por la acción de aquellos que convirtieron este mercado en una tentación para beneficiarse de forma perversa.

¿Usted fue uno de los pocos, si no el único de este archipiélago, que accedió a ese mercado cuando aún no habían proliferado los "piratas" que ahora pululan por los cinco continentes?

No solo tuvimos esa previsión a la hora de comprar geles de alcohol, guantes, mascarillas y monos de protección, sino que empezamos a realizar acciones de aislamiento y desinfección cuando en otros puntos del país que hoy están en una situación más delicada aún no se había dado ningún caso de coronavirus.

¿Canarias no se quedó al margen de esa situación de aprovechamiento por parte de los que están haciendo su agosto en Semana Santa?

Esta crisis inesperada, que tiene unas condiciones dramáticas a nivel mundial, ha puesto a prueba a casi todo? Ha puesto a prueba el proyecto europeo, la respuesta de los gobiernos o la eficacia de los servicios públicos básicos; también ha colocado en una situación extremadamente crítica a un modelo económico que el coronavirus se ha llevado por delante. Canarias no se ha quedado al margen de esas situaciones de egoísmo y pillerías que se están dando en el mercado internacional.

¿Y está poniendo a prueba la capacidad de respuesta de la consejería de Sanidad del ejecutivo regional?

El covid-19 ha puesto a prueba a todo y a todos. El sistema sanitario en general está dando señales inequívocas de que dispone de excelentes profesionales. Al margen de las vicisitudes que hayan tenido en cuenta a la hora de tomar decisiones drásticas, porque creo que el Gobierno de Canarias ha sido muy receptivo en esta etapa con los científicos, lo que debe primar en estos instantes es el conocimiento y, sobre todo, la opinión de los expertos...

¿Pero le sorprendió la destitución de Teresa Cruz Oval?

No, el cambio al frente de Sanidad no me sorprendió; había que dejar que los expertos hablaran. Esa es una facultad del presidente del Gobierno que se dio a partir de la creación de un comité de expertos, que al final es el que tiene que tomar decisiones por el bien de la comunidad. Además, esos días se produjeron algunas declaraciones que aceleraron el cambio. Lo que nos importa ahora no es un nombre u otro, sino el bien de todos los canarios. A partir de ese instante tan delicado el presidente, que ha cometido errores de la misma manera que los sigue teniendo Pedro Sánchez y otros líderes mundiales, ha tenido que reconducir una situación complicada y tremendamente grave. Países como Reino Unido o Estados Unidos cayeron en el mismo fallo: no hicieron caso a los científicos... Hay que tomar como ejemplo lo sucedido en China porque esta crisis nos va a dejar una enseñanza para el futuro; la política no puede estar por encima de la ciencia. Hay que aprender a escuchar a las personas que tienen un conocimiento más profundo de situaciones que suponen una amenaza para el sistema social y económico.

Julio Pérez se ha hecho cargo del área de Sanidad transitoriamente, ¿pero cree que es la mejor opción para estar al frente de ella de manera permanente?

Es un hombre ducho en este tipo de situaciones. De hecho, en el pasado fue Secretario de Estado y Delegado del Gobierno. Su experiencia le permite estar al frente de esta o de otras consejerías.

¿En qué quedó la comisión de Sanidad presidida por Torres en la que Conrado Domínguez iba a ser el coordinador general?

Él forma parte de un comité permanente y sigue ejerciendo su papel. Yo no estoy en ese comité, pero evidentemente la experiencia que acumuló Conrado Domínguez al frente del Servicio Canario de Salud (SCS) hace que sea una pieza bastante valiosa en situaciones tan críticas como esta.

¿Le parece que el presidente regional está bien aconsejado por sus asesores?

Tiene varios comités de seguimiento, no solo el de la crisis sanitaria, y creo el problema no es tanto de falta de asesoramiento sino de ausencia de respuestas por parte de Madrid...

¿Considera que se ha tardado en tener en cuenta la opinión de los expertos?

Todos hemos cometido errores, pero hay que saber corregir situaciones que pueden tener una enorme gravedad en los próximos años. A pesar de que el problema es el mismo para todos, la realidad de cada autonomía es diferente y, por lo tanto, hay que actuar en base a las recomendaciones de las personas que conocen lo que está ocurriendo. La respuesta de la comunidad sanitaria canaria ha sido alta. Nos ha faltado el material que tampoco hay en el resto del país, pero nadie puede poner en duda la capacidad de esos profesionales. Estoy convencido, sin quitarle ni un solo gramo de dolor a la pandemia, que vamos a salir adelante pero no nos engañemos: Canarias lo va a tener más difícil que otros para salir de esta. Por eso a la hora de hacer un decreto el presidente del Gobierno y los que están cerca de él deben oír a las comunidades autónomas... De la misma manera que nosotros tenemos que escuchar a las personas que saben de lo que hablan, Madrid debe oír lo que le tiene que decir el Gobierno de Canarias.

¿Si no se puede tirar del superávit en una situación tan extrema cuándo se va a hacer?

Lo grave no es que no nos dejen recurrir a él, sino que lo que pretende el Gobierno de España... No es razonable que ante la falta de liquidez lo use en concepto de préstamo y niegue ese derecho a la administración canaria. Al presidente le tengo muchísimo afecto porque es noble y trabajador... Además, sé que está haciendo lo posible para que el Estado no lo deje en una posición compleja: Torres es un buen hombre pero ahora debe ser firme con Madrid. Yo le voy a exigir que pida lo mejor para Canarias. Luego, allí podrán tomar las decisiones que sus compañeros de partido crean más conveniente pero que no lo hagan porque desde las Islas no seamos exigentes a la hora de reclamar lo que nos pertenece. Sobre la mesa está en juego el futuro de muchas generaciones.

¿Ha observado en Torres un comportamiento timorato con Madrid?

No, no, no. Me consta que ha sido exigente. Otra cosa bien distinta es que ante el cúmulo de problemas que se amontonan en Madrid y, sobre todo, por la falta de recursos económicos no le haya dado respuestas. Lo que sí es inaudito es el silencio que guarda el Gobierno de España respecto a la respuesta que le dará a las comunidades. Sobre todo, después de que Europa ya anunciara que va a flexibilizar la regla de gastos. Somos una región singular que estamos en desventaja frente a otras. Si nos conformamos con unas migajas lo vamos a pasar mal.

El presidente canario afirma estar satisfecho con el acuerdo del Eurogrupo de destinar a esta crisis medio billón de euros, pero Román Rodríguez afirma que esa cantidad es insuficiente, ¿Usted qué cree?

Que es insuficiente... Creo que a esa situación se ha llegado de una manera muy forzada. Hay miembros de la Unión Europea que tienen unos problemas de solidaridad incomprensibles. Claro que se podía haber dado más recursos y, sobre todo, menos gravosos con los países que van a recibir esta inyección económica. Ese dinero no es un regalo...

¿Ahora es el momento de ser exigente con Madrid?

Es el momento de que cumplan con la agenda canaria. Con las partidas de carreteras, de obras hidráulicas, de infraestructuras educativas, de la lucha contra la pobreza. Lo que no puede pasar es que el Gobierno de Sánchez recorte las partidas a las comunidades para poder pagar los ertes.

Que haya más de cien mil canarios sin ayudas de ningún tipo es una cifra alarmante, ¿no?

Ese no es un dato nada positivo y, por lo tanto, me parece mal que haya esa cantidad de personas en una situación tan grave. Dicho esto, no se puede ocultar que esos canarios eran los que ejercían lo que se denomina economía sumergida; los que trabajaban como dios les dio a entender... Eso no quiere decir que haya que dejarlos tirados en una cuneta; son ciudadanos que deben estar amparados por unas ayudas de emergencias diseñadas por el Gobierno, no con mentiras que al final son dolorosas. Las necesidades que vamos a tener en el ámbito social van a ser muchas y dramáticas, repito muchas y dramáticas... No solo se van a concentrar en el desempleo, que en poco tiempo hemos pasado de 217.000 a 400.000 parados, sino porque en los próximos meses habrá muchos canarios que no tendrán ni un solo euro a principio de mes para ir al supermercado.

¿Está contento con la actitud de todos los partidos del pacto, en especial con Podemos?

Tengo mis reservas con algún que otro representante canario en Madrid, pero las cosas están saliendo: unas veces con algo más de dificultad pero saliendo... Con Noemí Santana he discutido recientemente por la renta canaria de emergencia y ese debate no supone un obstáculo en estos momentos?

¿Hay que replantearse el acuerdo político del 'pacto de las flores'?

Ahora no existe ninguna razón para replantear el pacto de gobierno. ¿Ponernos ahora a discutir este asunto va a resolver la crisis sanitaria? Otra cosa distinta es que haya discrepancias de fondo alrededor de las decisiones que ha tomado y continúa tomando el Gobierno de España.

¿Existe algún riesgo que pueda acelerar su caducidad?

Esta situación ha provocado que el programa que presentaron los cuatro partidos que se unieron en Canarias salte por los aires; explota no porque ninguno haya incumplido sino por un confinamiento que nos ha obligado a proteger la salud de los ciudadanos más allá de las cuestiones económicas. Esto nos obliga a una revisión y reorganización del presupuesto de una forma global. Echo en falta un gran plan mancomunado entre el ejecutivo canario y Madrid para salvar esta situación cuando vuelva la normalidad sanitaria. ¿Hay discrepancias con este y otros asuntos? Sí, principalmente con Madrid.

¿Este tipo de crisis son las que acaban con una legislatura o un Gobierno?

Al margen de lo que suceda en la postcrisis, hoy solo me preocupa la situación sanitaria, social y económica. Ahora no toca entrar en reflexiones políticas de mayor calado que vendrán en el futuro. Todo lo que no sea estar juntos lo van a pagar los canarios.

¿Es posible que la legislatura en Canarias no se agote?

Lo que veo es que todos los políticos canarios deben exigir a Madrid que preste atención a las singularidades del Archipiélago. Sinceramente, no creo que sea el momento de abrir ese debate. Ahora no cabe romper al Gobierno sino pedir que España nos entregue lo que es nuestro. Si el Estado no responde tendremos que independizarnos.

Rodríguez (NC) se va a rebelar contra el Gobierno de Pedro Sánchez si no cumple con Canarias, ¿y usted?

Por supuesto que lo haré. De eso no le quede ni la menor duda. Frente a una situación así también tendrá que rebelarse Ángel Víctor Torres, ¿no? Nadie puede creer, al menos en estos momentos, que hacer volar por los aires el pacto de Canarias sería beneficioso para la mayoría de los ciudadanos. No es el momento; ahora toca trabajar juntos y para salir lo antes posible de esta situación de emergencia social y económica. Lo que no hay que tener es miedo a la hora de decir que el Gobierno de España no ha dado la espalda.

¿Obviamente no está satisfecho con el Gobierno de España?

¿Cómo me voy a sentir satisfecho de que Canarias, que está saliendo de este problema sanitario a un ritmo distinto, tenga que pagar durante años tener un modelo productivo ligado al turismo que han abandonado? La crisis económica y social será demoledora y. sinceramente, yo no veo una capacidad de respuesta que nos permita decir: ¡Todo irá bien!

¿Y si Madrid gana el pulso?

No voy a aceptar que el Gobierno de España se quede con el superávit y los fondos de remanentes de los ayuntamientos sin más, pero si pasa no sería entendible que no nos permitieran endeudarnos. No disponer de esos fondos sería una catástrofe. Hay que buscar el dinero que nos permita seguir adelante mientras se recupera el sector turístico pero, a su vez, necesitamos activar nuevas vías de ingresos para no volver a repetir los errores. Estos días se habla mucho de los cambios registrados en el planeta en cuanto han bajado los niveles de contaminación. Ese es un sector que debemos explorar para no hipotecar el presente de este archipiélago a una sola carta. El Covid-19 ha destrozado nuestro sistema financiero y eso es algo que no vamos a corregir de inmediato. Sobre todo, si entran dudas a la hora de reclamar lo que es nuestro. La crisis sanitaria acabará en unas semanas, pero si somos conformistas lo vamos a pagar caro muchos años.

¿Se ha tenido en cuenta a la consejera de Turismo?

Es verdad que la atención ha estado centrada en el tema sanitario, pero la consejera de Turismo tiene un plan de restructuración y recuperación de los sectores de su área: comercio, industria y turismo. Uno de los problemas que tiene Canarias es la ausencia de una diversificación económica, y eso no se puede arreglar en dos días: nos hemos quedado sin reacción cuando hemos visto que el sector se quedaba a cero y eso es algo que debemos corregir lo antes posible.

Sánchez insiste mucho en la idea de un gobierno de concentración, ¿pasa igual en las Islas?

Lo que está planificando Pedro Sánchez es una salida de la crisis endiablada buscando un reparto de las cargas entre todos los partidos, pero la oposición se niega a tener las manos atadas y perder así la posibilidad de pedir un cambio de gobierno por ineficacia. En Canarias la situación es otra porque incluso uniéndonos los cuatro partidos del Gobierno y la oposición no estamos en condiciones de hacer frente a un desastre de esta dimensión sin el respaldo del Estado.

¿Sería bueno abrir un diálogo más fluido con Coalición Canaria por el hecho de la experiencia acumulada en los años que lleva gobernando en las Islas?

A Coalición Canaria la he visto en una posición de ayuda, comprometida e incluso bastante condescendiente con las medidas que está anunciando el Gobierno de Canarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España