3974151312_e146cdd902_oAl bueno de Javier Peláez le pareció una tomadura de pelo el recorte en los presupuestos en el Ministerio de Ciencia. Así que se animó a crear una campaña en la Red en la que los internautas activos se hicieran eco de que si queremos cambiar y tener una economía que sea capaz de aguantar mejor los envites de un mundo globalizado en el que tenemos poco que aportar y mucho que comprar.

Su blog y podcast es uno de los más importantes de España en historia y ciencia. Este afincado en el sur de Tenerife es uno de los más referenciados en Menéame, y su iniciativa contra el tijeretazo en el recorte de los presupuestos ha tenido eco en RTVE.es. La idea que propone es sencilla:

El próximo miércoles, día 07 de Octubre, todo aquel que tenga un blog y crea que la Ciencia en España no está para recortes presupuestarios, deje un Post con una razón en contra del tijeretazo a la Ciencia en España

Quizás queramos aprovechar parte de los presupuestos europeos en las subvenciones que ofrecen en  colaboraciones internacionales, pero no tenemos en este país muchos investigadores en las áreas estratégicas que le interesan a Europa. Es necesario tener varios niveles de apoyo a la investigación para que crezcan en su conjunto. Algo parecido a lo que sucede con la industria informática.

Si en Canarias a veces hablamos de “precios península”. En la península también se dice “precios Europa”. Por eso tantos compañeros de profesión, y seguro que de otras también, han tenido que emigrar para poder desarrollarse. En investigación sucede lo mismo, no son pocos los profesores universitarios que se quejan al compararse con colegas de otros países. Cuando aquí costaba obtener un equipo potente para todo el Departamento, en otros lugares había uno por cada persona. Evidentemente algo faltaba y no eran células grises.

Defiendo la inversión en Ciencia. Y más aún, por mi profesión, que tenga aplicaciones prácticas. Como me decía un excelente profesional hace unos meses ¿Cuánto repercute el esfuerzo en innovación/investigación/I+D+i+e+… en la economía real? La respuesta a esa pregunta es dolorosa. Y aunque esperamos a 20 años, cuando esta política de apuesta por la innovación para diversificar nuestra economía debería de dar sus generosos frutos,  probablemente seguirá siendo incómoda.

La ciencia española no necesita tijeras