Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Espectáculo natural | Un frutal que atrae a miles de visitantes

La peregrinación de los senderos en flor a Santiago del Teide

Los caminos coloreados estos días por los tonos blancos y rosados de la floración de los almendros se llenan de tinerfeños y turistas

Un senderista toma fotos de un almendro tupido de flores ayer en Santiago del Teide. María Pisaca

Silvia Morales no había podido ni levantarse a desayunar en la Oficina de Información Turística del casco histórico de Santiago del Teide cuando el reloj se acercaba a las 13:00 horas y el cielo empezaba a encapotarse. Todo por la llegada continua de tinerfeños y turistas que acudieron al municipio santiaguero para disfrutar del primero de los cuatro fines de semana de actividades sobre la floración de los almendros. Situada en la plaza de la iglesia, la oficina no paraba de recibir visitantes que querían saber dónde están los senderos de los almendros en flor o dónde se encuentra el mercadillo de productos locales. «Lamentablemente no hemos podido abrir el mercadillo al estar Tenerife en nivel 4 de pandemia, pero hay mucho que hacer estos días en Santiago del Teide», asegura esta trabajadora municipal, sorprendida por «la cantidad de gente» que ha acudido a la llamada de los almendros.

La peregrinación de los senderos en flor a Santiago del Teide

El sendero, que parte de la misma plaza de la iglesia, es un ir y venir de senderistas desde primera hora de la mañana, la mayoría en grupos numerosos. En uno de ellos va la tinerfeña Cristina Violán, que fuera subcampeona del mundo de natación sincronizada con la selección española a mitad de la década pasada. Ahora retirada del deporte de élite, Violán, que estuvo en el Circo del Sol, estudió arquitectura pero se dedica al arte, asegura estar «maravillada» con los pétalos blancos y rosados de los almendros. «Aprovechar espectáculos como este es una forma inmejorable de conectar con la naturaleza. Y la verdad es que pasear por estos parajes es una maravilla», cuenta en plena pendiente del sendero, con la cima nevada del Teide brillando en el horizonte. «Es ahora, tras dejar la competición, cuando disfruto de mi isla y la puedo conocer mejor», admite la ganadora de muchos títulos en natación sincronizada.

La peregrinación de los senderos en flor a Santiago del Teide

En el grupo de Violán, la mayoría de cuyos integrantes vienen de Puerto de la Cruz, se encuentra Luisa Espinosa, una de las responsables de que la familia haya apostado por la floración de Santiago del Teide para pasar el domingo. Aficionada al senderismo, ha venido muchas veces a estos parajes santiagueros «asombrosos» para disfrutar de su «belleza». «Esto es una pasada, desde el casco histórico de Santiago del Teide hasta estos caminos coloreados por las flores», cuenta una mujer cuya pasión por los pateos viene de un familiar muy conocido en la Isla: el médico portuense Luis Espinosa, gran conocedor de los senderos isleños a los que incluso dedicó un libro, Trochas, caminos y veredas.

La peregrinación de los senderos en flor a Santiago del Teide

Por segundo año consecutivo, la floración de los almendros se adelantó un par de semanas –suele ser entre finales de enero y principios de febrero– por un inicio de año más cálido de lo normal. Pero el municipio sureño comenzó este fin de semana a desarrollar el programa de actividades basado en estas flores de cinco pétalos cuyos colorido intenso contrasta con los tonos ocres de los paisajes volcánicos y los verdes de los pinares. Son miles de pequeñas flores que sobresalen en los alrededores del casco histórico y los caminos que se dirigen a la Reserva Natural del Chinyero y el Parque Natural de la Corona Forestal.

Familias enteras disfrutan de una floración de la que destacan su «gran belleza»

decoration

Pateos suaves y exigentes –incluso para mascotas–, talleres gastronómicos, exhibición de coctelería, restaurantes y bares con menús especiales... Desde el pasado sábado y hasta el 20 de febrero, multitud de actividades girarán en Santiago del Teide en torno a las flores de los almendros y los productos que se elaboran con sus frutos, que llevarán a miles de personas a la localidad como sucede desde que hace más de una década el Ayuntamiento apuesta fuerte por el colorido que adoptan estos árboles, muchos de los cuales crecen de forma silvestre.

La llegada de turistas se concentra entre el lunes y el viernes pero también aparecen algunos grupos el fin de semana. Es el caso de Erik, un belga que se enamoró de Tenerife, donde reside desde hace 11 meses. «Me encanta Tenerife por su clima cálido, sus playas y sus paisajes. Pero esto de los almendros en flor es diferente. Esta zona es muy bonita en estas fechas», asegura Erik, que camina con unos amigos mientras detrás viene otro grupo de turistas, en este caso procedentes de Rusia. Ninguno pierde la oportunidad de salirse de la vereda para fotografiarse ante alguno de los frutales más frondosos, con el zumbido de las numerosas abejas atraídas por las flores de fondo.

43

Almendros en flor en Santiago del Teide María Pisaca

Sheila Hernández viene de Icod de los Vinos. El año pasado se quedó con las ganas de ver este espectáculo en toda su dimensión porque acudió a finales de febrero, cuando muchos de los pétalos ya habían desaparecido. «Este año hemos venido el primer fin de semana de actividades y ha sido un acierto, porque los árboles están preciosos», comenta, al tiempo que reconoce que ante las restricciones que impone la pandemia de la covid, «actividades al aire libre como estas son ideales para disfrutarlas en familia». «Esto hay que cuidarlo, como toda nuestra privilegiada naturaleza», quiere dejar claro.

La madre de Sheila, Lola Chávez, es la responsable de que gran parte de la familia se haya animado a sumarse a esta peregrinación de los senderos en flor. «He venido unas seis veces y siempre disfruta igual. Aprovechamos para pasar el día en Santiago del Teide por todo lo que ofrece alrededor de los almendros», asegura, mientras uno de los integrantes de la expedición asegura que el paisaje «se parece a Japón» cuando allí florecen los cerezos entre marzo y abril.

Pasado el mediodía, apenas hay aparcamientos en el casco histórico santiaguero ni sillas en las terrazas de los bares y restaurantes, que sirven platos especiales como tiras de pollo y lomo de pescado en salsa de almendras, montadito de bacalao con almendras o crepe Flor de almendro. Hasta el taller mecánico de Luis se ha sumado con la Pre-ITV Especial Floración.

Compartir el artículo

stats