Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guancha vuelve a prohibir usarel agua de grifo a toda la población

El exceso de fluor fuerza al Consistorio a extender las restricciones en el consumo a todo el municipio por tercera vez este año

El edil de Aguas de La Guancha, Juan Felipe Rodríguez (PP), junto al depósito de Cruz de Tarifes. Delia Padrón

El Ayuntamiento de La Guancha ha extendido la prohibición de usar el agua de grifo para beber o cocinar a todo el municipio –5.540 habitantes– por el exceso de flúor. Esto anunció ayer el Consistorio en un comunicado oficial tras las últimas analíticas realizadas en la red municipal. De esta forma, el Consistorio se ha visto obligado a aumentar las restricciones de consumo que estaban vigentes y que afectaban a zonas concretas, que concentran la mitad de la población del municipio.

«El agua de grifo no es apta para beber, cocinar o preparar alimentos en general hasta nuevo aviso», anunció el Ayuntamiento guanchero. Según los datos que arrojan los últimos análisis realizados en la red de abastecimiento, el parámetro de fluoruro se ha visto alterado alcanzando un valor de 4,1 miligramos por litro, cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda que ese valor no puede sobrepasar 1,5. El Consistorio calcula que para que ese parámetro vuelva a los valores normales habrá que esperar un mes.

Las medidas correctoras se pondrán en marcha en función de la demanda de agua en las próximas semanas. Según apunta el alcalde, Antonio Hernández, «tenemos que intentar recuperar los niveles en los depósitos que se han visto mermados principalmente por dos motivos: por un lado, el alto consumo por parte de la población y por el otro, fugas que se producen por las diferentes averías en la red».

De la mitad a toda la población

El pasado 13 de septiembre el Ayuntamiento de La Guancha anunció que la restricción afectaba a prácticamente la mitad de los habitantes de la Guancha, concretamente a los residentes en los núcleos de El Convento, Las Montañetas, Las Crucitas, Llano de Méndez, Las Sorribas, Las Longueras, Las Cucharas, Hoya de Pablos, Santo Domingo y El Pinalete. En estas zonas la prohibición era para todas las edades y se sumaba a la vigente para los menores de 8 años en toda la localidad. Por tercera vez en lo que va de año la restricción se amplía a la población de todas las edades. Ya ocurrió entre el 22 de febrero y el 2 de marzo.

El Ayuntamiento de La Guancha solo adquiere agua de la galería de Vergara. Esta dependencia conlleva un problema principal: el líquido de esta galería es rico en flúor, un elemento químico que es perjudicial en determinadas cantidades para la salud humana. Al superar los niveles permitidos por Sanidad –hasta 1,5 miligramos por litro–, el agua tiene que pasar primero por una planta desalinizadora –la planta de Cruz de los Tarifes– para ser apta para el consumo humano.

La perdida repentina de caudal y los problemas consiguientes hacen aumentar el flúor, por lo que hasta que no se regulen los depósitos no se podrán recuperar los niveles óptimos. Por eso, los vecinos tendrán que usar agua embotellada para beber o hacer la comida hasta que se den por resueltos estos problemas. El agua se puede seguir usando para otras tareas, como la limpieza o el riego, que son las que ocupan el 96% de los 300-400 litros de agua que usa cada guanchero al día de media.

Compartir el artículo

stats