Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guancha | Restricciones de Salud Pública

El exceso de flúor afecta de nuevo al agua del grifo de la mitad de La Guancha

Nadie debe usar el agua de la red pública para beber ni para cocinar en diez barrios

La EDAS de Cruz de Tarifes trata toda el agua que se distribuye por La Guancha.

La EDAS de Cruz de Tarifes trata toda el agua que se distribuye por La Guancha. Delia Padrón

La mitad de la población de La Guancha no puede usar el agua del grifo para beber ni para cocinar después de que un fallo eléctrico en la Estación Desaladora de Aguas Salobres (EDAS) de Cruz de Tarifes, donde se trata toda el agua que se consume en el municipio, generara un incremento en los niveles de flúor en diez barrios. El Ayuntamiento de La Guancha anunció en la mañana de ayer esta nueva restricción en el consumo de agua potable, que esperan que se resuelva en un plazo relativamente corto. La restricción para los menores de 8 años continúa vigente en todo el municipio desde febrero.

Esta nueva restricción afecta a prácticamente la mitad de los 5.540 habitantes de la Guancha, concretamente a los residentes en los núcleos de El Convento, Las Montañetas, Las Crucitas, Llano de Méndez, Las Sorribas, Las Longueras, Las Cucharas, Hoya de Pablos, Santo Domingo y El Pinalete. En estas zonas la prohibición es para todas las edades.

Desde el pasado febrero se mantiene la prohibición para los menores de ocho años

El alcalde de La Guancha, Antonio Hernández (PP), decretó la restricción en el consumo de acuerdo con las indicaciones de la Dirección General de Salud Pública. Desde el Gobierno local se insiste en que esta nueva restricción temporal se debe a una avería ajena al Consistorio, lo que dejó la EDAS de Cruz de Tarifes «bloqueada durante varias horas». Este cierre afectó a los depósitos de Montefrío y El Pinalete, «con un descenso extremo de sus niveles de agua tratada». La inyección extraordinaria de agua bruta para evitar la interrupción general del servicio provocó un incremento de los niveles de fluoruro, que se sitúan en 4,2 y 4,3 miligramos por litro, cuando el máximo permitido para los mayores de 8 años es de 1,5 miligramos por litro. El alcalde espera que «a lo largo de los próximos días, y tras las pertinentes muestras de control, se recuperen los niveles óptimos de flúor y se proceda a la suspensión de la restricción en vigor».

Compartir el artículo

stats