09 de julio de 2020
09.07.2020
Estafa

Detenidas 94 personas por estafar medio millón de euros clonando tarjetas SIM

La red, ubicada en varios municipios de España, operaba con los datos bancarios de sus víctimas

09.07.2020 | 10:37
Los estafadores copiaban las tarjetas SIM de las víctimas.

La Policía Nacional ha detenido a 94 personas de una organización criminal, ubicada en diferentes municipios de España, que llegaron a estafar más de medio millón de euros clonando tarjetas de móviles para obtener los datos bancarios de sus víctimas.

Los arrestados estafaron un total de 504.800 euros a numerosos afectados de todo el territorio nacional. A uno de ellos le llegaron a retirar de su cuenta 240.000 euros, según ha informado este jueves la Dirección General del cuerpo.

El operativo se ha desarrollado de manera coordinada en 16 municipios durante la pasada semana y finalizó con la detención de 94 personas, dos investigados no detenidos y dos registros domiciliarios, así como la incautación de material informático.

Los arrestados cumplían roles diferenciados, como falsificadores, muleros, blanqueadores de beneficios y contratadores de todos ellos.

Se les atribuyen delitos de estafa continuada, blanqueo de capitales, pertenencia a grupo criminal y, en algunos casos, falsificación y usurpación de estado civil.

Las detenciones se han producido en las provincias de Almería, Baleares, Barcelona, Burgos, Granada, Guipúzcoa, A Coruña, León, Madrid, Málaga, Murcia, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife y Valencia.

En primer lugar, los miembros de la organización se apoderaban de las claves de acceso a la banca online de la víctima por medio del método phishing, captando los datos personales de sus víctimas con trucos y engaños por internet.

Sin embargo, con esta información los estafadores no estaban capacitados para operar plenamente debido a que tenían que salvar una doble barrera de seguridad.

Por ello, en una segunda fase, con el 'SIM swapping', duplicaban la tarjeta SIM del teléfono del perjudicado, engañando a los empleados de una tienda de telefonía mediante falsificaciones de documentos oficiales.

Con ello, suplantaban la identidad de la víctima y obtenían una copia de la tarjeta de su teléfono móvil.

De esta manera, recibían los mensajes del banco con las claves necesarias para autorizar las transacciones monetarias que previamente ellos mismos han realizado en su beneficio, mediante la aplicación o web de la entidad bancaria de la víctima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook