07 de diciembre de 2019
07.12.2019

La comunidad musulmana despide a los inmigrantes que fallecieron al naufragar una patera

Los féretros con los cuerpos de los marroquíes que viajaban en la barquilla que naufragó cerca de Caleta Caballo han sido trasladados a una de las mezquitas de Arrecife

07.12.2019 | 01:24
Momento del funeral, hoy, en la mezquita del barrio de La Vega, en Arrecife, en memoria de ocho inmigrantes fallecidos.

Tarik Lakhal, Youssef Tamar, Abdelbassat Bensa'd, Abdeljalil Fardi, Boujemaa El Allam, Abelhouahed Mache, Abdelhafid Chaqui y Ouassim Dagouch son los nombres de ocho de los nueve varones inmigrantes marroquíes fallecidos tras zozobrar la patera en la que viajaban en la madrugada del pasado 6 de noviembre en Costa de La Laja, un entrante rocoso del tramo de litoral comprendido entre Caleta de Caballo y Caleta de Famara, en el municipio de Teguise. Otro hombre que viajaba con ellos en la barquilla y que también murió, aún no ha podido ser identificado. Por eso, su féretro no ha sido conducido hasta la mezquita de Arrecife en la que ayer se rezó en memoria de todos. Cuatro inmigrantes de la misma expedición lograron salvar su vida.   La comunidad musulmana de Lanzarote ha dado este mediodía, justo un mes después de la tragedia, el último adiós a las ocho personas identificadas en el funeral celebrado en la mezquita ubicada en la calle Zaragoza de Arrecife, en el barrio de La Vega, uno de los tres lugares de culto de religión musulmana que se encuentran en la capital lanzaroteña. En los próximos días los cuerpos serán repatriados a Marruecos y entregados a sus familiares en las ciudades de Safi y Nador, de donde procedían.   La oración, dirigida por el imán Sheij Mohammad, también ha servido para recordar a las 62 víctimas del naufragio de una patera el pasado miércoles frente a Mauritania.   Más de trescientos fieles se reunieron en el centro religioso para asistir al oficio de las 13.30 horas y unirse al dolor de los compatriotas que perdieron a sus familiares en aguas de Lanzarote y en la vecina Mauritania. El templo se quedó pequeño para acoger a los seguidores del Islam que se acercaron hasta el lugar. Algunos, incluso, tuvieron que seguir la celebración desde el patio de acceso al salón, al aire libre. El hecho de que este viernes sea festivo, Día de la Constitución Española, aumentó el número de personas que habitualmente van a cumplir con el rito islámico en horas del mediodía.   Los féretros, como manda la tradición, se colocaron con la cabeza de los difuntos orientadas hacia el este, mirando hacia la Meca (Arabia Saudí), el principal lugar sagrado del Islam debido a que en ella nació el profeta Mahoma.    El vicepresidente de la Unión de Mezquitas de Lanzarote, Mbarek Zini, aseguró que vivieron esta nueva tragedia de la inmigración en Lanzarote de manera "muy triste". Añadió que una vez se identifique el noveno cuerpo, este será conducido también a la mezquita para el funeral. Zini agradeció a la funeraria crematorio Mémora la colaboración prestada para desplazar a los fallecidos hasta el templo.

Por su parte, el imán señaló que "este funeral es un símbolo de la unión de la hermanad con nuestros hermanos musulmanes a la vez que suplicamos al creador el perdón para esta gente fallecida". Dijo además que "este dolor por la pérdida de vidas humanas debe ser compartido por la humanidad, tanto por los musulmanes como por los que no lo son".

Mohammad y Zini compartieron la reflexión, desde el punto de vista islámico, en el sentido de "condenar a todas aquellas personas que participan de cerca o de lejos, sean gobiernos, traficantes de personas, los que facilitan dinero para el viaje o incluso los que se atreven a subirse a una patera, en actos que derivan en tragedias como esta".

"Viajar en un trozo de madera jugándose la vida sin seguridad ninguna, es ir en dirección al suicidio. El camino no es seguro y no se debe realizar.", sentenció Zini. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook