La cuna del rey Alfonso XII, que estaba a la venta en una casa de antigüedades de Xàtiva, ya tiene nuevos dueños. Una pareja residente en Madrid se ha hecho con la histórica pieza, que ha despertado un notable interés desde que hace unas semanas se conociera que volvía a salir al mercado tras quedar desierta en una subasta pública en 2018.

Se da la circunstancia de que los nuevos titulares pertenecen a otra rama familiar relacionada con Enrique Puigmoltó —presunto padre del monarca— distinta a la de los herederos que pusieron la composición a la venta. Podría decirse que la cuna del rey bautizado como 'el Pacificador' se queda en la familia.

De momento, se desconoce la cifra que los compradores han tenido que afrontar para hacerse con una pieza de alto valor histórico. Con forma de galeón y fabricada con materiales nobles, la cuna fue un regalo de la reina Isabel II a Enrique Puigmoltó (1827-1900), que ostentó los títulos de III conde de Torrefiel y I vizconde de Miranda. Muchos historiadores han identificado a este militar nacido en Ontinyent como uno de los favoritos de la reina, atribuyéndole la presunta paternidad de Alfonso XII. 

Posibles compradores

Desde la casa de antigüedades Llorens destacaron que la cuna ha despertado el interés de un conjunto bastante amplío de posibles compradores: "Los comités de adquisiciones de dos museos — uno europeo y otro norteamericano— se han puesto en contacto con nosotros y estaban estudiando su compra, aunque aún tenían que reunirse y contar con el ‘ok’ definitivo. También nos habían consultado tres posibles compradores privados. Lo malo es que ya no les da tiempo. Estas cosas son así", comentó Lluis Llorens, portavoz de la firma. 

El anticuario explicó que la operación se gestó tras recibir una llamada mientras estaba de viaje: "Una señora contactó conmigo y me preguntó por la cuna. Me dijo que las noticias que habían leído le habían despertado interés a ella y a su marido. Son una pareja residente en Madrid que también descienden de Enrique Puigmoltó. Pertenecen a una rama diferente de la familia. Nos dijeron que le estaban siguiendo la pista a la pieza desde hace tiempo", expuso el experto.

Tras cerrar la compraventa, el propio Llorens se encargó la semana pasada de su envío a la capital de España: "Es una pieza importante, hemos hecho un traslado personalizado". A lo mejor, la pieza ha sido utilizada como un regalo de alto copete en estas fechas tan señaladas. 

"La verdad es que todo ha salido bien. La valoración del proceso es muy buena, no puede ser de otra forma. Hablamos de la pieza de mayor valor que hemos vendido este año, eso seguro", finalizó Lluis Llorens. 

De estilo Imperio

El brezo en el que descansó un monarca que reinó en España durante una década destaca por gran estado de conservación. Esta datado entre los años 1856 y 1857, coincidiendo con su nacimiento. Pertenece al estilo Imperio. Fue confeccionado con maderas nobles —palisandro y ébano— y cuentan con tallas doradas y aplicaciones de bronce. Con forma de galeón, esconde muchas referencias a la cultura clásica.