Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Apertura del curso 2022/23 | El final de las vacaciones

Reencuentro en las aulas sin límites

Desde el colegio El Chapatal explican que las complicaciones derivadas de la nueva Ley se suplen con la «profesionalidad, la ilusión y el empeño de los profesores»

18

Vuelva al cole en Tenerife 2022/23 Andrés Gutiérrez

El primer día de clase en los colegios de Canarias comenzó con un madrugón mayor al habitual para muchos padres y escolares, así como con una prematura llegada a la puerta del centro para solventar cualquier posible incidencia. Algunas madres esperaban en el exterior del colegio de Infantil y Primaria de El Chapatal, en Santa Cruz de Tenerife, desde las ocho de la mañana, una hora antes del inicio oficial de clases para los primeros días del nuevo curso escolar.

Tres años después, los menores volvieron a entrar y a permanecer en sus aulas y patios sin restricción alguna por la pandemia del covid-19. Frente a ese aspecto positivo estuvieron las complicaciones para los profesores y equipos directivos de iniciar la temporada con una nueva legislación, para la que faltan definir currículos y programas, pues tienen que basarse en borradores. Así lo recordaron sindicatos como Anpe o CCOO. Pero los pequeños fueron ajenos a esos obstáculos burocráticos. Para muchos niños fue el reencuentro con los compañeros de clase, con saludos cariñosos, sonrisas y la emoción de volver a compartir vivencias en las aulas. Otros, aquellos que se incorporaron por primera vez a estas instalaciones, permanecían junto a sus padres o madres a la espera de ser llamados por los docentes, que los esperaban al final del largo paseo de entrada, donde se habían colocado los carteles para que hicieran las filas y así poder acceder de manera ordenada a las aulas.

Reencuentro en las aulas sin límites

Algunos progenitores se dieron una escapada, de forma excepcional, para ver entrar a sus hijos o hijas tras los meses de verano. Una de las madres, Ithaisa, comenta que, en los primeros días el horario para recoger a su hija es complicado para quienes trabajan, pues la salida se ha fijado para las 12:20 horas y eso implica que muchos deban pedir permiso en sus empresas. En su caso, no puede contar con abuelos u otros familiares para esperar a su hija. Una de las niñas, Erika se hallaba «contenta, porque voy a estar con mis amigas», comentó con una sonrisa. En su caso va a cursar segundo de Primaria.

Reencuentro en las aulas sin límites

Ayer fue la primera vez que Giovanna llevaba a su hija al colegio de El Chapatal. La niña estudiaba hasta el pasado curso en un centro en Tomé Cano. Pero el próximo (2023-2024) accederá a Primero de la ESO y su madre desea que ya desde sexto de Primaria esté habituada a la organización que existe en las instalaciones próximas al Parque de La Granja. En su caso, también accederá al servicio de comedor, que se termina de prestar a las 15:15 horas.

Reencuentro en las aulas sin límites

Otra progenitora, Nuria, está «encantada» con el horario ordinario del centro, entre las 8:30 y las 13:30. De esta manera, puede dejar a sus dos hijas antes de ir al trabajo. Y, a la salida, ambas menores abandonan el recinto juntas y son esperadas por su abuela al otro lado de la calle. Nuria está muy satisfecha con el nivel educativo del colegio El Chapatal. Una de sus hijas está en sexto de Primaria y la mayor, en tercero de la ESO.

Reencuentro en las aulas sin límites

Elena es una de las trabajadoras que se ocupará de la Recogida Temprana de aquellos niños cuyos padres no pueden llevarlos a la hora de inicio de las clases. Dicho servicio se presta por parte de una empresa a partir de las 7:00 horas. Comenta que, en ese tiempo, a los menores «los acompañamos y los entretenemos». Elena también espera en el exterior del centro, con el objetivo de recibir instrucciones, junto a sus compañeras, por parte del equipo directivo de El Chapatal. Tiene experiencia en trabajar con niños y niñas en actividades extraescolares y campamentos de verano. Hace años se formó y se graduó en Animación sociocultural y turística. Y ahora, además de trabajar, también está terminando sus estudios de Trabajo Social.

Con el paso de los minutos, la calle Unamuno, que enlaza la avenida de Madrid con la de Reyes Católicos, se convierte en un pequeño caos, debido a los vehículos aparcados en doble fila, los padres que esperan en la entrada principal del recinto y quienes circulan hacia una de las principales arterias de la capital.

Desde las 8:00 horas, una mujer permanece junto a su hijo en dicho acceso. Fue una de las primeras en llegar. Prefiere no revelar su identidad. Es el primer día que su hijo va a estar en El Chapatal. Eligió este colegio público porque es «preferente en discapacidad motora». El niño padece distrofia muscular de Duchenne y en el anterior centro privado en el que estaba no disponían de servicio para ayudarlo. Tras entrar el menor con sus compañeros de clase, la progenitora intercambia algunas palabras con una integrante del equipo directivo.

Eliber es otra de las progenitoras que se concentran en la puerta de la calle Unamuno. En su caso, la elección de esta infraestructura de la Consejería de Sanidad se debe a que vive en las proximidades. Además, comenta que «me lo recomendaron, porque es un centro muy bueno». Trae a sus hijos desde finales del pasado curso.

En la entrada del colegio existen dos paredes que simulan ser pizarras en las que se dejan claros los principios. En una se leen palabras como: esperanza, humildad, alegría, crecer (feliz), empatía, generosidad, respeto, solidaridad, paz, amor, música, imaginación, perseverancia, amistad, confianza o bondad, entre otras muchas. En la otra, se aprecia el dibujo de un árbol que se llama CEIP Chapatal, del que parten ramas como formación, diversidad, creatividad, innovación, cariño, valores, actitud positiva, compromiso, autoestima o emociones.

La directora de este colegio es Dulce Rodríguez, que admite que las complicaciones están relacionadas con un inicio de las clases bajo una nueva Ley educativa y reformas, con programas y currículos que no están plenamente definidos; esta es una dificultad que no se ha dado otros cursos. Pero advierte de que, «como los profesores trabajan con profesionalidad, ilusión y empeño», las dificultades serán superadas con solvencia. «Nos gusta recalcar el compromiso y la comprensión de las familias con el centro ante las pequeñas complicaciones del comienzo del curso», apunta.

El Colegio de Educación Infantil y Primaria de El Chapatal acoge a casi quinientos alumnos. Se trata de un recurso de referencia, en la medida que, además de ser preferente en la atención de discapacidad motora, también ofrece el programa de impulso de las lenguas extranjeras (bilingüe). La directora saluda a una niña de corta edad y a su abuela. Y la menor le responde: “¡Hola, Dulce!”. Rodríguez afirma que «trabajamos por conseguir el espíritu chapatalero», con el que se busca que alumnos, padres y profesores «se sientan implicados y partícipes de la familia de El Chapatal». Los valores escritos con tiza a la entrada del edificio presidido por la cúpula metálica son, a juicio de Dulce Rodríguez, «el punto de partida para educar con el corazón».

En Comisiones Obreras (CCOO) manifestaron ayer que en el primer día de la actividad en Educación Primaria no hubo incidencias importantes. Así lo reflejó también el presidente canario, Ángel Víctor Torres, en La Palma. Desde CCOO señalaron que, con la contratación de unos 1.800 profesores para cubrir plazas vacantes, se han llamado esta vez a un número menor de interinos. ANPE explicó que «falta parte de profesorado por nombrar, pero pensamos que en breve estarán todos los docentes, porque hoy mismo ha habido nombramientos».

La secretaria de Educación y Universidades y diputada regional del PSOE Canarias, Ana González, destacó las medidas del Gobierno de Canarias para el inicio de este curso, a las que considera como el «compromiso cumplido» con la educación pública en Canarias. González celebró el inicio de este curso escolar marcado «por la normalidad» sin grupos burbuja, ni medidas de distancia social ni mascarillas. Resaltó el aumento de profesores en las aulas, y en especial la apuesta por la educación pública de 0 a 3 años, «un hecho histórico que ha permitido que este sea el primer septiembre con plazas públicas de dos años en 34 colegios del Archipiélago».

Compartir el artículo

stats