Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Igualdad
Ada Santana Presidenta nacional de la Federación de Mujeres Jóvenes

«Los pinchazos buscan generar miedo o terror sexual en las mujeres»

«Es importante que se denuncie y se visibilice lo que está ocurriendo; no hay que tener miedo». indica la presidenta nacional de la Federación de Mujeres Jóvenes

Ada Santana, presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes. E. D.

Graduada en Derecho y estudiante del Máster Universitario en Abogacía en la ULPGC y en Grado en Ciencias Políticas y Administración en la UNED, es la presidenta nacional de la Federación de Mujeres Jóvenes. Compagina su labor al frente de la federación con su papel como secretaria general de las Juventudes Socialistas de Canarias (JSC).

¿Cómo están viviendo los casos de pinchazos a mujeres en locales de ocio nocturno?

Estamos un poco alucinadas, por así decirlo. Uno de los ejes de la Federación de Mujeres Jóvenes es la violencia sexual. Trabajamos en muchos términos la sumisión química, que es algo que desagraciadamente sí que habíamos visto ya. Lo que no habíamos visto era esto de los pinchazos, esa ola, que no tienen una finalidad como sí tienen los que se hacen para sumisión química, que es la comisión de un delito como es una agresión sexual. En este caso es simplemente generar ese miedo, ese terror sexual a las mujeres que es incluso hasta más frívolo. Además, está produciendo una ola, que nos preocupa un poco cómo se está tratando a través de los medios de comunicación, y la respuesta que se está dando a través de las administraciones e instituciones. Nos parece muy importante contar con los agentes del ocio nocturno, porque algo que reivindicábamos es que una vez más no hagamos campañas para que las mujeres se protejan, no se trata de que las mujeres no salgan, se queden en casa y tengan miedo; se trata de evitar que haya esas agresiones. Habrá que hacer campañas que se dirijan la prevención y la sensibilización a ellos que son los que están pinchando a mujeres. Afortunadamente son una minoría pero es hacia donde hay que apuntar.

Entonces, ¿cree que se debe poner el foco en los agresores y no solo en las víctimas?

Exacto. La campaña que sacamos nosotras esta semana, y que es una campaña que venimos lanzando todo el verano, la hemos enfocado ahora más hacia los pinchazos. Se llama Fiestas Seguras para todas y hace hincapié en eso en prevenir y sensibilizar con ellos que es con quienes hay que trabajar. Los datos son claros al respecto: según la macroencuesta contra la violencia de la mujer del 2019, el 99,6% de las agresiones que declaran haber sufrido las mujeres han sido por hombres. Entonces, habrá que hacer esa sensibilización con ellos.

¿Cómo se puede atajar?

Un eje fundamental, para empezar, es la formación y la educación. Eso es primordial. Desde el colegio tiene que comenzar y hacerse efectivo, porque es algo de lo que se lleva hablando y debatiendo durante muchos años y no ha cambiado tanto, no ha llegado a las aulas. En segundo lugar, es establecer una serie de protocolos. Por ejemplo, saber los pasos a seguir si hay un pinchazo en una discoteca o incluso otra cuestión que nosotras llegaríamos a plantear es que las discotecas puedan realizar un registro de entrada. Si esa es la solución que no pensamos, que la sea porque no es ideal hacer un control parecido al de un aeropuerto. Pero bueno, nos parece que hay soluciones que se pueden llevar a cabo y que se podrían establecer fácilmente.

El Ministerio de Igualdad y la patronal del ocio nocturno han acordado la implantación de espacios seguros, como los puntos violeta, en los locales de ocio nocturno y fiestas. ¿Qué le parece esta medida?

Está genial que haya un punto de referencia por si alguna persona tiene dudas o en algún momento se siente incómoda que pueda acudir a él. Pero nos parece que se queda corto. Algo que se podría hacer es elaborar un protocolo o formar al personal de la sala. Así, si ven quién está pinchando, saben qué es lo que tienen que hacer. Si se produce algo más que un pinchazo, como es un caso de sumisión química en la que ven que un chico se está aprovechando de una chica, que actúen. Son cosas sencillas que nos ahorrarían más de una agresión sexual

A veces se mira para otro lado

Claro. Es también importante porque muchas veces la gente tiende, con la idea de no querer problemas, a ver algo y callarse. Pero si están viendo algo tan grave como una agresión sexual deben actuar. Se tiene que hacer un llamamiento a toda la población para que si están en una fiesta y ven algo que actúen, que avisen.

¿Qué cree que buscan los agresores?

El primero de los casos lo tenemos claro, que es la comisión de un delito a través de la anulación de la voluntad de la víctima. No tiene ningún sentido en sí mismo más que para generar ese temor, ese miedo que ya existe. El terror sexual se basa mucho en la educación que hemos recibido nosotras, porque realmente muchas veces no se basa en la experiencia personal, aunque por desgracia todas las mujeres podríamos decir que tenemos experiencia de acoso callejero o de algún comentario. Pero sí lo es ese miedo, ese temor con el que nos hemos educado y ahora mismo ese pinchazo sin más está generando mucho miedo. No tiene ningún sentido. No creo que lo hiciera ninguna persona con dos neuronas bien conectadas. Pero desgraciadamente está ocurriendo.

¿Qué le diría a las víctimas?

A ellas y a todas las chicas jóvenes que lo sufran, en primero lugar que lo denuncien, que es importante que se denuncie y se visibilice lo que está ocurriendo. También es importante que no tengan ese miedo, que no se viva con temor, aunque es difícil decírselo a alguien que lo ha sufrido pero el miedo no se puede apoderar de nosotras.

Compartir el artículo

stats