Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Menos de 5.000 alumnos de la provincia tinerfeña se enfrentan a la EBAU

La convocatoria ordinaria se desarrolla entre el miércoles 8 y el sábado 11 de junio y se elimina, en Tenerife, la sede del Campus de Anchieta

Una biblioteca de Tenerife con jóvenes estudiando. Carsten W. Lauritsen

Algo menos de 5.000 jóvenes se examinarán, desde el miércoles 8 y hasta el sábado 11 de junio, en la convocatoria ordinaria de la Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (EBAU) en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Los exámenes, que comenzarán a las nueve y media de la mañana con la prueba de Lengua Castellana y Literatura II, vuelven poco a poco a la normalidad tras lo más grave de la pandemia, aunque mantienen buena parte de las medidas sanitarias. De este modo, la comisión organizadora de la EBAU recomienda el uso de mascarillas durante la realización de las pruebas y apela a la responsabilidad del alumnado, profesorado y personal de apoyo. También se mantiene, como en los últimos años, la supresión del llamamiento a las aulas alumno a alumno para evitar aglomeraciones.

No obstante, la principal novedad es que en esta ocasión se elimina una de las sedes que se había abierto para acoger los exámenes en Tenerife, con el objetivo de evitar las aglomeraciones de alumnos. De este modo, todo el estudiantado del norte de la Isla, así como del área metropolitana, se examinará en el Aulario Central de Guajara y en la Facultad de Económicas –también se prescinde de la sede de Derecho– mientras que los jóvenes empadronados entre los municipios de Granadilla de Abona y Santiago del Teide se examinarán en la sede de Adeje.

De los 5.000 alumnos de la provincia que se presentarán a la prueba, unos 4.600 lo harán por primera vez llegados desde 2º de Bachillerato y se prevé que hagan todos los exámenes, mientras que unos 300 solo se examinarán de la fase específica y proceden de Formación Profesional (FP) o se presentan para subir nota. En cualquier caso, lo harán a lo largo de los cuatro días de pruebas, una de las medidas impuestas por la crisis sanitaria y que se mantiene este año únicamente en Canarias y en Madrid. Así, el miércoles tan solo se examinarán de las materias generales los estudiantes de la opción de Ciencias mientras que un día más tarde harán lo propio los de Artes y Ciencias Sociales y Humanidades. El resto de días se celebrarán las pruebas de las materias optativas y la afluencia de estudiantes será menor.

Aunque en menor medida, este año vuelven a descentralizarse las pruebas, aunque se prescindirá totalmente de la sede del Campus de Anchieta donde en los últimos años se examinaban los alumnos empadronados en el norte de la Isla. Esto, explica el coordinador EBAU de la Universidad de La Laguna, Antonio Adelfo Delgado, permitirá prescindir de más de 150 profesores y personal de apoyo que se había tenido que movilizar en las últimas convocatorias. Además, este año queda oficializada la colaboración del Ayuntamiento de Adeje con la organización de estas pruebas a través de la rúbrica de un convenio. De este modo, los exámenes se llevarán a acabo en el Pabellón Polideportivo Las Torres y Centro de Participación Ciudadana, antigua Escuela de Seguridad y Convivencia.

En el resto de las islas de la provincia tinerfeña, las pruebas se realizarán por segundo año consecutivo en el Centro de Profesorado de El Hierro, en Valverde, donde se prevé que se examinen alrededor de 25 alumnos. En La Gomera, las pruebas se desarrollarán en el IES San Sebastián de La Gomera, que recibirán a un máximo de 70 estudiantes. En el caso de La Palma, los exámenes se organizan en el IES Alonso Pérez Díaz. En este caso, se ha previsto una prueba con un diseño, realización y opcionalidad diferentes para dar respuesta al alumnado que se vio afectado entre los meses de septiembre y diciembre del año pasado por la erupción volcánica. En concreto, se tendrá en cuenta la especial situación de los alumnos de los IES El Paso, Eusebio Barreto Lorenzo y José María Pérez Pulido que vieron interrumpida su actividad lectiva por tener que trasladar su matrícula a otros municipios palmeros o incluso a otra isla como consecuencia de la erupción. Se estima que serán 161 los alumnos que se encuentran en esta situación y que, aunque se examinarán en el IES Alonso Pérez Díaz, lo harán en un espacio diferenciado para realizar esta prueba adaptada.

Delgado explica que en los últimos años se ha notado un notable incremento del porcentaje de alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) que se matricula para examinarse de la EBAU. «En esta convocatoria contamos con unos 125 estudiantes de este grupo que, si bien no precisan de una adaptación curricular para llevar a cabo la prueba, sí precisan de más tiempo o del uso de ordenadores por lo que hace falta organización», dice.

Compartir el artículo

stats