Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El regreso del humo a las terrazas, un paso atrás en la lucha contra el tabaco

Desde la medianoche del viernes al sábado se hizo efectivo el decaimiento de todas las restricciones Covid de ámbito autonómico

Un hombre fuma en una terraza. Andrés Gutiérrez

El tabaco vuelve a estar presente  en las terrazas de los establecimientos del Archipiélago después de 84 semanas. Y es que desde la medianoche del viernes al sábado se hizo efectivo el decaimiento de todas las restricciones Covid de ámbito autonómico, una decisión que fue adoptada el jueves en el marco de la reunión del Consejo de Gobierno. «Las sociedades científicas de neumología y el Colegio Oficial de Médicos de Las Palmas se han opuesto a esto. Hay que seguir implementando acciones de protección al fumador pasivo y prohibir fumar en las terrazas es una de ellas», manifiesta Pedro Cabrera, presidente del citado órgano colegial, quien además lamenta que se haya dado «un paso atrás» en la lucha contra el tabaquismo. 

Fue el 14 de agosto de 2020 cuando el Ejecutivo regional decidió liberar de humo estos espacios ante el aumento de los contagios y la existencia de estudios que desvelaban que el riesgo a contraer la infección por SARS-CoV-2 era mayor por esta vía. Ocho semanas después, el 9 de octubre, la prohibición se extendió a los viandantes, impidiendo así fumar o vapear en las calles mientras se estuviera caminando, por no poder garantizar una distancia mínima de seguridad de 1,5 metros con respecto a otras personas. 

Estas limitaciones fueron respaldadas por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), que además el pasado año llevó a cabo una campaña con motivo del Día Mundial sin Tabaco centrada en promover la idea de conservar libres de humo las terrazas de los bares y restaurantes, más allá de la pandemia de coronavirus. La iniciativa contó con el apoyo de 70 establecimientos de la Isla. «El humo del tabaco no solo incrementa el riesgo de transmisión del virus, sino que afecta negativamente a la salud de las personas. Teniendo en cuenta los datos que arrojó una encuesta realizada por la institución, la mayoría de los participantes se mostró a favor de ampliar las zonas libres de humo, por lo que apelamos a la responsabilidad social», remarca Fernando Fraile, presidente de la entidad en la provincia de Las Palmas. 

A su juicio, las personas no fumadoras «no tienen por qué estar expuestas a las sustancias tóxicas que están presentes en el humo de los cigarros», pues está demostrado que el tabaco es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón. «Esto va mas allá del coronavirus, el cáncer de pulmón es el que más incidencia tiene en la sociedad y el que más muerte provoca», recuerda. 

Fraile tiene muy claro que la AECC continuará luchando contra el hábito tabáquico y por proteger a la población, pero solicita apoyo para ganar la batalla. «Pedimos al Gobierno que mantenga espacios sin humo y que las personas respeten la decisión de los establecimientos que han apostado por prohibir el consumo de tabaco en exteriores».

Desde la Asociación Canaria de Neumología y Cirugía Torácica (Neumocan) también discrepan con la decisión del Ejecutivo canario. «Lamentamos profundamente la oportunidad que ha perdido el Gobierno de Canarias de mantener esta medida de forma indefinida. Este decreto no solo contribuía a proteger la salud de la población, sino que suponía un refuerzo a la libertad que tienen las personas de no estar expuestas al humo del tabaco», manifiesta Carlos Cabrera, vicepresidente de la sociedad. 

En palabras del neumólogo, esta prohibición ya se había buscado antes de la irrupción de la pandemia, «por lo que debería haberse conservado» para potenciar la lucha contra el tabaco y preservar el bienestar de la población. 

Compartir el artículo

stats