Sanidad cede y planea una OPE de médicos en Canarias sin examen y por gerencias

La oposición puntuará una memoria profesional y de casos clínicos | Prometen estabilizar a casi 2.350 profesionales

Los facultativos del Hospital Universitario de Canarias se manifiestan por la consolidación. | | DELIA PADRÓN

La Consejería de Sanidad ha cedido ante las peticiones realizadas por los sindicatos sanitarios y contempla ahora la posibilidad de realizar una Oferta Pública de Empleo (OPE) para la categoría de Facultativos Especialistas de Área (Feas) en el que la fase de oposición se realice sin un examen tipo test y en el que los médicos puedan elegir el puesto concreto al que quieren opositar. De esta manera, el Servicio Canario de la Salud (SCS) ha escuchado las reivindicaciones del sector para mejorar la situación laboral de los médicos y que, con el anterior equipo de gobierno, habían sido desoídas e incluso aprobadas sin consenso. Todo ello, según la exdirectora del SCS Blanca Méndez, para dar “seguridad jurídica” al proceso selectivo. Sanidad, además, ha prometido la estabilización de 2.347 trabajadores que llevan más de dos años trabajando como eventuales y que pasarán a ser interinos antes de que finalice el año.

Aunque aún está en fase de negociación, Sanidad ha planteado a los sindicatos un plan B a la OPE de médicos. La propuesta del SCS –lanzada en una mesa sectorial realizada ayer, la primera en varios meses– viene a facilitar la estabilización de los facultativos mediante una prueba que tan solo consista en entregar una memoria profesional y de casos clínicos de su especialidad. Según Levy Cabrera, secretario general del sindicato de médicos de Santa Cruz de Tenerife, en este tipo de evaluación se debe dar respuesta a cuatro preguntas sobre la especialidad, responder a algunas cuestiones de carácter jurídico y legal y argumentar propuestas de mejora para el servicio. Esta forma de llevar a cabo la oposición se impuso durante las oposiciones nacionales celebradas en 2002, como recordó Cabrera.

Dentro de las nuevas concesiones, la Consejería de Sanidad da respuesta a una de las más importantes para los profesionales y que, además, fue el motivo por el que casi van a huelga en febrero: la descentralización de la OPE. Los profesionales han solicitado reiteradamente que la adjudicación de plazas se realice teniendo en cuenta las preferencias de los profesionales, de modo que cada uno pueda optar a la plaza que quiera en un centro concreto.

Así, por ejemplo, un radiólogo interino del Hospital de La Candelaria puede optar a ese puesto concreto que es el que ha estado desempeñando la última década. De esta manera, se evita un movimiento masivo de profesionales entre hospitales y, en el caso, por ejemplo de los médicos, la consecuente pérdida de las subespecialidades que se han ido asentando en los equipos del SCS. “Se había intentado torticeramente impedir que se llevara a cabo siguiendo este método”, critica el secretario general de la Federación de Empleados Públicos de UGT, Francisco Bautista, haciendo alusión a la posición que había adquirido el equipo de Teresa Cruz Oval durante el tiempo que desempeñó su puesto como Consejera de Sanidad. “Se ve que era posible hacerlo en tres meses, por lo que lo que hacía falta era trabajar y torpedear menos a la sanidad pública”, insistió. Cabrera, por su parte, se mostró satisfecho con la propuesta del director del SCS, Conrado Domínguez, por “adaptarse al escenario de pandemia”, aparte de ir en consonancia con sus reclamaciones.

La Consejería de Sanidad ha podido lanzar esta nueva propuesta porque existen muchas probabilidad de que la OPE de facultativos acabe en saco roto. Uno de los muchos recursos impuestos a esta oferta de empleo ha sido estimada a nivel judicial, por lo que ahora es el turno del área de Recursos Humanos del SCS para dictaminar si la acepta. Como existe la posibilidad de que la OPE se “tumbe”, se ha tenido que establecer un plan B para poder estabilizar a la plantilla de médicos del SCS que llevan desde el año 2007 sin poder consolidar sus puestos de trabajo.

En lo que respecta al resto de la oferta pública de empleo extraordinaria, en principio saldría adelante en el resto de categorías tal y cómo se había propuesto en un primer momento. En el caso de enfermería, matrona y fisioterapeutas –que realizaron su examen en mayo de 2019– “se procederá próximamente a publicar los listados provisionales”, afirmó Leopoldo Cejas, secretario del sindicato de enfermería Satse.

Más méritos

Durante la Mesa Sectorial, el director del SCS también estableció la posibilidad de añadir más indicadores a la hora de evaluar los méritos de cada trabajador. En este sentido, se ha optado por premiar la productividad del trabajador dentro del sistema sanitario canario. De esta manera, se salva –de manera parcial– otro de los escollos que más temen los sindicatos: el posible efecto llamada.

“Se concederán cinco puntos más a quienes cumplan los requisitos del programa de incentivos del SCS, que no existe en otras comunidades, por lo que la totalidad de nuestra plantilla obtendrá esa puntuación”, explicó Bautista. Este pequeño premio a trabajar en Canarias es distinto al que habían solicitado al principio los sindicatos que pretendían añadir a los méritos “los servicios prestados en Canarias”. Sin embargo, y como les remarcó el director del SCS, en el contexto de esta OPE no es legal porque no es de carácter nacional.