18 de octubre de 2020
18.10.2020

"La producción sostenible es más costosa, pero es ética y más duradera"

18.10.2020 | 00:08
Neus Soler.

La profesora de Economía y Empresa, colaboradora en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), aboga por pasar de un modelo de economía lineal a uno circular.

La industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta, produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y transporte marítimos internacionales juntos. Esa realidad no pueden negarla ni los negacionistas ¿no?

La producción textil se encuentra concentrada en los países en vías de desarrollo, en los cuales no se controlan los procesos de producción ni la generación de residuos ni el vertido de sustancias tóxicas y peligrosas en los ríos. Tampoco existen depuradoras que recojan las aguas residuales generadas para poder tratarlas.

¿Hay que buscar etiquetas que garanticen sostenibilidad o hay que consumir menos?

Ambas opciones. Los productores están empezando a indicar en las etiquetas de las prendas que utilizan materiales sostenibles y que siguen procesos de producción en favor del medio ambiente. Asimismo, en los establecimientos de venta ya se destaca la durabilidad de algunas de las prendas, y se anima al consumidor a reciclar las prendas viejas. Y, en este sentido, el consumidor debe entender que la responsabilidad de preservar el planeta no le corresponde únicamente a la industria.

Abaratar el precio de la ropa ha permitido a las clases menos pudientes llenar el armario. ¿La ropa sostenible es para ricos?

No se trata de no comprar. Se trata de no comprar sólo por comprar, sino por necesidad. Es decir, hay que terminar con los dictámenes impuestos por la moda rápida (fast fashion) y con la cultura del desperdicio. Compraremos menos ropa, pero la que compremos tendrá más vida útil. Se trata de modificar la economía, pasando del actual modelo lineal (basado en la producción, consumo y desecho) a uno circular, que contemple la alternativa de reciclar y de reutilizar los productos. La durabilidad de los productos permitirá que esas clases menos pudientes tengan el armario igual de lleno.

¿Qué se puede hacer para frenar el hiperconsumismo?

Reparar, reciclar, reutilizar, y sobre todo entender que en el valor del producto se incluye su coste ambiental. Porque la producción sostenible es más costosa, pero el resultado, además de ético y solidario, es más duradero, lo cual beneficia al consumidor tanto de forma individual como social o colectiva. Se puede fomentar el ocio cultural, el deporte al aire libre, y actividades, en definitiva, que promuevan un estilo de vida que no dependa de las compras solamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España