07 de noviembre de 2019
07.11.2019

Seis personas mueren al zozobrar una patera en Lanzarote por fuerte oleaje

Cuatro migrantes de la expedición marroquí logran salvarse | La búsqueda de los cuerpos de al menos otros dos desaparecidos se reanuda entre Soo y Famara

06.11.2019 | 23:48
Seis personas mueren al zozobrar una patera en Lanzarote por fuerte oleaje
Tres de los fallecidos ayer en la patera que encalló en Costa de la Laja, en Lanzarote.

La vida y el sueño de un futuro mejor hechos añicos. De la misma manera en la que ha quedado la frágil patera en la que viajaban hasta Lanzarote entre doce y quince inmigrantes varones de origen marroquí, la cifra está aún por concretar, que salieron el pasado viernes de Agadir (Marruecos) rumbo a Canarias y encalló en la madrugada de ayer en Costa de La Laja, una zona rocosa de difícil acceso y con olas de tres metros entre Soo y Caleta de Famara, en el municipio de Teguise, al oeste de Lanzarote.

Seis de ellos no pudieron contarlo. Murieron cuando intentaban alcanzar el litoral en medio de una agresiva marea en la que se desvanecieron. De los seis fallecidos, uno de ellos no pudo ser rescatado por la fuerza el mar. Otros cuatro, entre ellos un varón que ha declarado ser menor de edad, se salvaron de forma milagrosa. Los equipos de emergencias siguen buscando a los otros ocupantes de la embarcación.

Los cuatro supervivientes caminaron unos cuatro kilómetros en medio del jable y terrenos pedregosos hasta las primeras luces que encontraron, las del pequeño pueblo costero de Caleta Caballo, para pedir ayuda a sus vecinos con la que auxiliar a sus compañeros del malogrado viaje. "Nadie se explica cómo han podido aguantar seis días en la patera", indicó el vicepresidente del Cabildo de Lanzarote, Jacobo Medina, que acudió hasta Costa de la Laja y Caleta Caballo junto al consejero de Bienestar Social, Marcos Bergaz.

A las 8.10 horas de ayer miércoles el Centro de Operaciones Autonómico de Cruz Roja en Canarias (COA), coordinado con el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes), activó el Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencia (ERIE) en la especialidad de Ayuda Humanitaria a Inmigrantes para colaborar en la asistencia de los inmigrantes. Cruz Roja desplazó a diez de sus voluntarios hasta Caleta Caballo, donde esa ONG y Emergencias de Lanzarote (Emerlan) trasladaron algunos de los efectivos y recursos materiales que desplegaron la pasada jornada.

Tamara Luis, presidenta de Cruz Roja en Lanzarote, indicó que las cuatro personas que han sido localizadas presentaban heridas leves. Los voluntarios les entregaron ropa, calzado, mantas y alimentos. La ONG desplazó una ambulancia y tres vehículos todoterreno. El director de recursos de Emerlan, Rubén López, explicó que "a medida que las olas nos van echando los cuerpos a una zona a la que podemos acceder los cogemos rápido y los sacamos hasta tierra". Añadió que "tenemos a otro localizado [aparte de los cinco cadáveres recuperados], pero no se han dado las condiciones para que la mar nos lo acerque y poderlo coger".

Con la marea baja la situación se complica porque "nos desfavorece, ya que no nos deja los cuerpos más cerca, pero intentamos recuperarlos cuanto antes". Las edades de los rescatados, estimó López, "están entre los 20 y 40 años". Un helicóptero del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES), la embarcación de Salvamento Marítimo Al-Nair, con base en Arrecife, y la patrullera de la Guardia Civil rastrearon el mar desde por la mañana hasta la siete la tarde para localizar a los desaparecidos junto a los equipos en tierra, pero fue imposible encontrar a más desaparecidos. "Hoy no ha sido un buen día para nosotros. Es un día triste para la sociedad lanzaroteña", reconoció López.

No es la primera vez que ve la tragedia en primera persona. Estuvo en primera línea del mayor naufragio en la historia de la inmigración en patera que ha ocurrido en Lanzarote. El 15 de febrero de 2009 López acudió a socorrer a las víctimas de la barquilla que zozobró a unos pocos metros de la costa de Los Cocoteros, en el municipio de Teguise. El balance fue de veinticinco muertos, la mayoría de ellos adolescentes, dos mujeres y tres niños. En la expedición viajaban 31 personas, de las que seis lograron salvarse. La tragedia pudo haber sido todavía peor sin la ayuda de los vecinos, que no dudaron en lanzarse al agua para rescatar a los ocupantes de la embarcación.

"Parece que hoy he vuelto a revivir la tragedia de Los Cocoteros, aunque esa me chocó mucho más porque eran menores de edad. Pero, al final, cierro los ojos y hago mi trabajo. Ojalá se pudiera recuperar aquí alguno con vida, pero las condiciones son muy desfavorables", lamentó López.

Emerlan colaboró con tres vehículos de rescate, seis rescatadores y ocho voluntarios para rastrear la costa. Junto a ellos estaban también bomberos del Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote, miembros de la Policía Local de Teguise, la Guardia Civil, Protección Civil y Policía Nacional en tierra y la patrullera de la Benemérita, el helicóptero del GES y Salvamento Marítimo. Los bomberos reanudan hoy desde las 6.30 horas las labores de búsqueda y tres horas más tarde se incorporarán efectivos de Emerlan y Cruz Roja. Desde que amanezca volverán a la costa de Soo el helicóptero del GES, la patrullera de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo.

PEORES NAUFRAGIOS EN LANZAROTE

Abril de 2000

Una patera naufragaba en la costa de Mala en el municipio de Haría dejando tras de sí el fallecimiento de tres inmigrantes. Las tres fallecidas eran mujeres nigerianas, una de ellas embarazada de tres meses.

Abril de 2002

En el mes de abril de 2002 se producía el fallecimiento de otros doce inmigrantes (once hombres y una mujer) después de que una barquilla zozobrara a pocos metros de la costa de Los Ancones, en Costa Teguise.

Junio de 2002

En la madrugada del 19 de junio de 2002 cuatro inmigrantes (tres marroquíes y un subsahariano) fallecían cuando su patera, en la que viajaban otras 16 personas, chocaba contra las rocas en la zona cerca a la residencia real de Las Maretas en Costa Teguise.

Febrero de 2009

Pero fue en Los Cocoteros (Teguise) donde se producía la mayor de las tragedias ocurridas en Lanzarote tras fallecer 25 personas en febrero de 2009. Entre los fallecidos había 15 menores (con edades comprendidas entre los 7 y los 17 años) y una mujer embarazada. Los inmigrantes que corrieron peor suerte lanzaron gritos de desesperación y lamentos bajo la barca antes de desaparecer, según los testigos. Otras seis personas lograron salvar su vida gracias a la acción heroica del surfista uruguayo Cristian Hunt -Premio Canarias 2009 por su gesto humanitario-, que se lanzó al agua para rescatarlos.

Enero de 2018

Siete inmigrantes magrebíes perdieron la vida en enero del pasado año cuando viajaban a Lanzarote en una lancha neumática, cuyo motor se averió.

Mayo de 2019

La Guardia Civil localizaba en mayo de este año el cuerpo sin vida de uno de los inmigrantes que llegó en patera a la costa de Tinajo.

DATOS GLOBALES

A finales del pasado octubre el Bluebird, buque petrolero con bandera de Singapur, rescataba en aguas canarias a los 33 ocupantes de un cayuco. La embarcación llevaba 15 días a la deriva, cuatro de sus ocupantes fallecieron, dos de ellos ya a bordo del Bluebird. Por otro lado, el pasado mayo una mujer y un bebé de un año y medio fallecían ahogados, mientras que otra mujer desaparecía durante el desembarco de una patera de unos siete metros de eslora que consiguió alcanzar una playa de piedras de Arguineguín. En España, al menos 336 inmigrantes han muerto en lo que va de año al naufragar sus pateras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook