03 de noviembre de 2019
03.11.2019

El Cotarro

02.11.2019 | 23:21

CIERTO ES QUE LA VETERANÍA ES UN GRADO

Hoy El Cotarro va de veteranía y de lo que podrían (y deberían) aportar desde su conocimiento y experiencia las personas que han ocupado la Presidencia de nuestras dos más altas instituciones, el Gobierno canario, presidido actualmente por Ángel Víctor Torres, y el Parlamento de Canarias, cuya presidencia ostenta hoy Gustavo Matos. Ellos y todos sus antecesores podrían tomar ejemplo (salvando las distancias) del encuentro que, anualmente, celebra la cúpula directiva de Cajasiete, la única entidad financiera netamente canaria y que, actualmente preside Fernando Berge Royo. Se trata de reconocer y valorar que, como reza el dicho "la veteranía es un grado" ... y aprovecharla.

LA INTELIGENTE Y SABIA IDEA DE CAJASIETE

Muchas instituciones, entidades y empresas de Canarias, suelen organizar anualmente un encuentro con los máximos responsables de los principales medios de comunicación de las islas. Cajasiete también lo hace con la inestimable colaboración del incombustible Julio Luis Pérez Alonso (presidente de Toscal Consultores). Pero la curiosidad que marca la diferencia y que dice mucho de la inteligencia de la buena gente de Cajasiete, con Fernando Berge al frente, radica en que, desde hace ya por lo menos cinco años, reúne en otro singular y especial encuentro (de ámbito regional) a una serie de veteranos periodistas (de las dos provincias) que han ostentado altos cargos de dirección, relevancia o responsabilidad, y que, de una u otra manera, continúan en activo.

ENCUENTRO CON LA VETERANÍA EN PRENSA

Hace un par de semanas se celebró el encuentro de este 2019 en el también veterano restaurante El Coto de Antonio, de Santa Cruz de Tenerife, liderado por el no menos veterano Carlos Padrón (que sigue como una puncha). Actuando como anfitrión el propio Fernando Berge Royo a quien acompañaban Manuel Del Castillo González (director general de Cajasiete) y José Manuel Garrido García (director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la entidad). Se reunieron unos quince veteranos profesionales de la Prensa regional, (ex directores o subdirectores de algún medio). En tres horas de agradable reunión gastronómica, se pasó revista a los temas más importantes de la actualidad siendo analizados y comentados por todos los asistentes.

ANALIZANDO EL HOY DESDE LA EXPERIENCIA

Creo que muchos se sorprenderían de lo que se puede llegar a conocer y lo que se puede aprender y enriquecer, poniendo sobre la mesa las opiniones, reflexiones de personas que durante años han vivido profesionalmente en el mundo de la información y que, por ello, han tenido que utilizar y trasladar puntual, certera y responsablemente esa información a todo el mundo. Y por ello, en este último encuentro de Cajasiete, saltó a la mesa el necesario "Consejo de la Presidencia", muchas veces nombrado desde la época presidencial de Jerónimo Saavedra (primer presidente de la etapa democrática) y siempre dejado de lado por un equivocado temor a las críticas.

POSTERGADO ESTATUTO DE LA PRESIDENCIA

En un momento del encuentro de Cajasiete, algunos de los periodistas presentes plantearon la oportunidad y conveniencia de que, ahora que casi estamos comenzando la legislatura regional, se debería afrontar la "asignatura pendiente" de hacer realidad el siempre postergado "Estatuto de la Presidencia" que, a su vez, diera paso a lo que se podría llamar "Consejo de la Presidencia de Canarias" y que, a modo de "Consejo de Estado" pero en el ámbito regional, estuviera a punto para asesorar al presidente del Gobierno o del Parlamento en todo lo que procediese, o bien, llegado el caso, representar a nuestra Comunidad en algún acto o viaje institucional al que Ángel Víctor Torres o Gustavo Matos no pudiesen asistir.

MUCHOS SE SORPRENDERÍAN SI SUPIERAN

·Muchos de ustedes se sorprenderán si les digo que más de uno de los ex-presidentes de nuestro Gobierno canario y del Parlamento de Canarias se las han "visto canutas" (o se las están viendo) para llegar a fin de mes, después de haber dejado muchos años de trabajo en su importante y hasta ostentoso cargo. Pero la realidad es que algunos se han dejado todo el tiempo en dicho cargo y ahora están como están. El postergado "Estatuto de la Presidencia" no es un "regalo por lo bonito que son" ni debe ser un "echadero" de por vida. Es la réplica inteligente a lo que ya hay en otros países y regiones. Una forma de dar nivel, categoría y hasta el agradecimiento debido a las personas que han ostentado el cargo más alto de nuestra Comunidad.

NUNCA LLEGARÍA A MAS DE 10 PERSONAS

Si se fijan, en el párrafo anterior no he puesto ningún nombre. Pero haberlos que lo están pasando mal, haylos. Sepan que el aludido Estatuto se ocuparía de los expresidentes vivos, tanto del Gobierno como del Parlamento que no estuvieran ocupando puesto alguno en entidades o empresas públicas o privadas (o sea, que estuvieran realmente en paro) y que, libre y voluntariamente, quisieran pertenecer al citado Consejo de la Presidencia. Por ello, de los actualmente vivos y salvo error u omisión, los "ex" que se quedarían fuera serían: Román Rodríguez (que sigue en el Gobierno, ahora como vicepresidente), Fernando Clavijo (que continúa como senador) y Carolina Dárias (ahora es consejera de Economía). O lo que es lo mismo, el Consejo no podría tener hoy sino a las ocho personas fotografiadas arriba, cada una con su edad actual y creo que nunca pasarían de diez.

DE PASO SE RESUELVEN OTROS PROBLEMAS

Estas ocho personas (de querer estar en el mismo y según lo comentado en el encuentro de Cajasiete con los veteranos periodistas) recibirían a cambio de su asesoramiento, el tratamiento de "presidente" (como actualmente en USA, Jimmy Carter, Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama), un sueldo mensual (digno y correcto), un pequeño despacho posiblemente compartido (en la sede de la Presidencia o el Parlamento) un pequeño equipo se secretaría (a compartir) y la posibilidad (puntual) de solicitar y utilizar coche oficial y escolta (si se va ostentando alguna representación). En cuestión de dinero, el chocolate del loro. Y de paso, se conseguiría (cosa muy importante) que estos expresidentes dejaran paso (en sus partidos y en las corporaciones) a otras personas, gente nueva y preparada que quisiera entrar en política y que, sinceramente, creo que buena falta nos hace.

UNA DECISIÓN QUE REQUIERE CONSENSO

Lo fácil es pensar y decir que se quiere seguir pagando "a los mismos", que bastante bien se les ha pagado, que no necesitan "echaderos" o que, por donde viniste, te fuiste y a llorar al valle. Pero no es menos cierto que estas personas (ideologías y partidos aparte) han dado años de sus vidas a la cosa política y, por sus cargos, tienen una información de Canarias que hay que preservar y de la que todos nos debemos beneficiar, empezando, en este momento, por Ángel Víctor Torres en el Gobierno y Gustavo Matos en el Parlamento. Y se trata de tomar una decisión desde la experiencia ya vivida, desde la inteligencia y, por supuesto, obligatoriamente y sin dudarlo, por un gran consenso, por no decir mayoría absoluta.

HAY SOLUCIÓN, SI HAY VOLUNTAD POLÍTICA

Estando precisamente Ángel Víctor y Gustavo en sus respectivas presidencias, sería absurdo (por no decir mezquino) pensar y decir que los diputados y diputadas que en su momento aprobasen este Estatuto y el Consejo de la Presidencia (por el mecanismo parlamentario que proceda) estuvieran preparándose su "día después". Porque desde el primero, Jerónimo Saavedra, y todos los fotografiados arriba se lo pensaron en su día, pero ninguno hizo nada, por miedo al qué dirán. Y de hacerlo ahora, habría que hacerlo ya, comenzando la legislatura, entre todos y por consenso. El grupo de gobierno parece que ya estaría convencido y solo faltaría Coalición Canaria, PP, Podemos y Ciudadanos. En sus manos está. Y€ yo ahí lo dejo.

josécarlosmarrero@elcotarro.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook