09 de octubre de 2019
09.10.2019

El STEC reclama acciones en los centros contra el cambio climático

El sindicato solicita desde 2017 medidas en el camino a la transición energética y ha pedido una reunión urgente con la consejera

09.10.2019 | 03:17
Instalación de placas solares en el IES San Matías de Taco.

De la veintena de centros educativos públicos que cuentan con instalaciones fotovoltaicas en Canarias, "ninguno se está beneficiando de ellas y mantienen la energía eléctrica convencional". Lo expone el sindicato de profesores STEC-IC. La razón, argumentan estas fuentes, "estriba en los obstáculos que plantea Hacienda para validarlos como pequeños productores y, por tanto, han desistido de continuar con la alternativa energética".

Por este motivo, alegan, "es tan importante la reunión que hemos solicitado con la consejera y su complicidad. Hay que destrabar los problemas con la Consejería de Hacienda y que los centros educativos puedan considerarse productores de energía limpia y autofinanciarse".

Por lo tanto, añaden, "la energía que están produciendo no la rentabilizan. No ven un euro ni se benefician y ni siquiera la que consumen es limpia. La Consejería ingresa lo que produce sin que vean beneficio alguno". Entre esos centros, como ejemplos, están los IES Los Cristianos, San Matías y Rafael Arozarena (La Orotava), en Tenerife, o Roques del Salmor, en El Hierro.

"Vamos a ver si ahora nos hacen caso", explican desde el STEC "porque ya en 2017 recomendábamos una serie de actuaciones en los centros pero, como suele ocurrir, hasta que no se haga en otros sitios, no lo llevamos a cabo aquí. Vamos con retraso respecto a otras Comunidades y no nos podemos permitir perder mas tiempo", sentencian.

El STEC-IC ha solicitado una reunión con la consejera de Educación, María José Guerra, "con el fin de plantearle una hoja de ruta y un plan de trabajo para cambiar la fuente de energía de los centros públicos canarios, pasando de la eléctrica a limpias, principalmente fotovoltaicas, que potencien la lucha contra el cambio climático y la degradación medioambiental".

"Incidiremos -añaden- en que la construcción de los nuevos centros, o la ampliación de los ya existentes, sean sostenibles y apuesten por el bioclimatismo (arquitectura que se beneficia de lo que el entorno ofrece)".

Lo ideal, valoran, "sería empezar por un estudio centro a centro. Estimamos que el 90% no consumen más de 13 kilovatios. Aunque se ha abaratado la instalación de placas, hay que tener financiación".

También defienden "acondicionar los centros frente a las olas de calor, una legislación que impulse medidas drásticas o cambios en el currículo escolar para educar al alumnado en valores de respeto a la naturaleza".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook