30 de agosto de 2019
30.08.2019

Drones contra los incendios forestales

Las aplicaciones prácticas de estos dispositivos, que avanzan más rápidamente que su legislación, están mejorando de forma determinante al sector agrícola y forestal

30.08.2019 | 00:05
La jornada, que amplió aforo, se celebró en el Centro Rural de Candelaria La Caseta.

Los drones son las navajas suizas del siglo XXI. Más que un juguetes son máquinas profesionales cargadas de sensores que cada año amplían su ámbito de actuación y se incorporan a nuevos sectores profesionales como la prevención y extinción de incendios, el medio agrícola y el forestal. Esta es una de las principales conclusiones de la jornada inaugural del festival Candelaria Dron Festival, Agricultura de Precisión, celebrada ayer en el Centro Rural de Candelaria La Caseta e inaugurada por Margarita Eva Tendero, concejala de Desarrollo Rural y Pesquero, Medio Ambiente Natural y Educación, y Andreu Ibáñez, presidente de LleidaDrones, coorganizador de Candelaria Drone Festival.

De la misma forma que se introdujo en el riego por goteo en Canarias como una forma eficiente de solucionar un problema, los drones se convierten en un bisturí de información que permite tanto actuar de forma precisa a los técnicos ante estas tragedias, como realizar una gestión preventiva que reduzca sus riesgos. "Crear un inventario forestal y obtener un modelo en tres dimensiones del bosque permite obtener modelos de combustible de cada zona con el fin de gestionarlos de forma preventiva", indica Eduard Ibáñez, director de Aerofor, una startup especializada en Agricultura de Precisión con drones. No es la única actuación posible, proyectos como Dronecoria permiten realizar una reforestación inteligente, incluso de forma autónoma, con la dispersión de semillas de una forma más económica que utilizando aeronaves. Durante el incendio el uso de drones es menos conocido por la sociedad. En el incendio de Gran Canaria participó un módulo de drones que monitorizó por la noche, cuando el resto de aeronaves no puede volar, la evolución nocturna del incendio, siendo los ojos del puesto de mando. Sus sensores no solo ofrecen una visión del incendio, también puede ofrecer información térmica y de la velocidad y dirección del viento. Tras el incendio "sus cámaras térmicas permiten conocer los focos calientes que no se ven a simple vista permitiendo que las brigadas forestales puedan acudir a las zonas que requieren una actuación prioritaria", destaca Eduard Ibáñez.

Aunque la utilización de drones abarata los costes, la contratación profesional de servicios de medición en Canarias prácticamente está monopolizada por las administraciones públicas. Así lo reconoce Isidoro Quintero, director de Tecnofly Canarias, empresa especializada tanto en la teledetección en tierra, como en las batimetrías, estudio de las profundidades marinas con drones. Uno de los trabajos que presentó durante su exposición fue el estudio de frecuentes afloraciones de microalgas en la zona de Las Eras, en Tenerife. Tras analizar los datos descubrieron que se trataba realmente de un emisario submarino no catalogado.

Los drones han permitido en otros países mejorar los resultados de las explotaciones. Sin embargo, su actual coste hace que no sea viable para la mayoría de las explotaciones en Canarias por tratarse de pequeñas extensiones cultivadas.

Una industria en continua evolución tecnológica y legal

Casi nadie se asombra cuando escucha el peculiar sonido de un dron multirrotor, el dron más habitual de encontrar que cuenta con más de una pala. No era lo habitual hace unos años en los que al pedir un permiso para pilotar un dron, implicaba llamar al Ministerio de Defensa, recuerda Salvador Bellver, presidente de la Asociación Española de Drones (Aedron). Abogado de profesión recalca que la actual normativa española no es clara ya que "piden pocos requisitos a los aficionados y muchos a los profesionales". Se debe a que la tecnología avanza mucho más rápidamente que la legislación. "No es ninguna broma", recalca Bellver, al indicar que las multas varían entre los 4.500 euros y los 2,5 millones de euros. La primera gran infracción en España se produjo en Tenerife. El multado, de origen británico, recibió una sanción de 6.000 euros por volar un dron en el Teide. Había suficientes pruebas porque publicó el vídeo en Youtube. Parece que no fue suficiente porque publicó un segundo vídeo de un vuelo de más de 7 kilómetros haciendo aterrizar el aparato en la terraza de su casa. La isla también hizo historia con el rodaje con drones de la película Wonder Woman 1984 al acoger el primer vuelo de uso profesional en España en un espacio aéreo controlado.

Viernes, 31 de agosto

  • 9:00: Apertura de puertas
  • 9:30: Inauguración. Con la asistencia de la alcaldesa de Candelaria, María Concepción Brito.
  • 9:45: Presentación. Andreu Ibáñez, presidente de LleidaDrone. presenta las actividades del festival.
  • 10:00: Cómo conseguir dinero en Canarias para empresas jóvenes sin morir en el intento. Los principales incentivos fiscales y financieros de Canarias son diseccionados por David Mora, experto en inversión.
  • 10:45: Aplicaciones de los drones en el sector forestal. Eduard Ibáñez, director de Aerofor, startup especializada en Agricultura de Precisión y servicios drone, muestra el uso práctico de esta tecnología.
  • 11:15: "Haz tu propio robot y busca la ocasión". Gonzalo Luis Aller, presenta las experiencias de la asociación maker Kreitek en la creación de hoverboards a medida.
  • 11:45: Pausa café y experiencia interactiva.
  • 12:15: Proyecto Dronecoria. Albert Morea, secretario de LleidaDrone, y Andreu Ibáñez, director de los Laboratorios TIC del Parque Científico de Lleida, muestran un proyecto de drones becado por Google.
  •  
  • 12:30: Airmedia 360. Javier Gil y Francisco Salazar presentarán la expansión de esta empresa tinerfeña en EE.UU.
  •  
  • 13:00: Networking. Mesas de trabajo con los ponentes en las que presentar proyectos y recibir asesoramiento.
  •  
  • 13:45: Clausura.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook