Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Cruz de Tenerife inicia la recogida separada de basura orgánica para los vecinos

El contenedor marrón, que se abrirá con una llave, comenzará a colocarse en el Distrito Salud-La Salle | En esta primera fase, el reciclaje será voluntario, pero pasará a ser obligatorio

11

Colocación del contenedor marrón de basura orgánica en Santa Cruz de Tenerife Carsten W. Lauritsen

El nuevo contenedor marrón para que los vecinos depositen en él solo basura orgánica, y que se abrirá con una llave, ya ha llegado a las calles de Santa Cruz. A partir del 2 de noviembre, comenzará a implantarse en la capital el servicio de recogida separada de residuos orgánicos para los domicilios. Dicha implantación en el municipio se realizará de manera progresiva, iniciándose la primera fase en el Distrito Salud-La Salle, con la colocación de los primeros 147 depósitos marrones en el plazo de dos meses. En un principio, la adhesión a este servicio por parte de los vecinos será voluntaria, pero «a medio plazo» se convertirá en obligatoria, «para así aumentar el reciclaje de residuos y cumplir con los objetivos marcados en la normativa europea».

Así lo anunciaron este miércoles el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez (CC), el edil de Servicios Públicos, Guillermo Díaz Guerra (PP), el concejal del Distrito Salud-La Salle, Carlos Tarife (PP), y el responsable de Servicio en Valoriza (empresa concesionaria del servicio municipal de limpieza y recogida de residuos), David Posada, quienes destacaron que «ha llegado el momento de afrontar un gran reto y de dar un paso cualitativo y cuantitativo en la progresiva implantación de un sistema de reciclaje moderno en la ciudad».

En esta primera fase, en noviembre y diciembre de este año, el Ayuntamiento colocará casi 150 contenedores en los 14 barrios de Salud-La Salle con capacidad para recoger 117.600 litros. Esta cantidad de depósitos se irá incrementando en 2022 hasta sumar 246 contenedores en dicho distrito. La siguiente fase del plan de implantación del nuevo servicio se desarrollará en Centro-Ifara en 2023. A partir de ese año y hasta 2025, se irán instalando contenedores marrones en el resto de distritos del municipio (Suroeste, Anaga y Ofra-Costa Sur). La previsión es colocar un total de 1.486 depósitos de orgánico en las calles de la capital.

Para que los vecinos conozcan este nuevo servicio, el Ayuntamiento, a través de Valoriza, llevará a cabo una amplia campaña de información y concienciación ambiental, bajo el eslogan ¡Organízate! Separa lo orgánico de los residuos. Una semana antes de que comiencen a instalarse las nuevas unidades, se pondrá en marcha un punto de información itinerante, que recorrerá los 14 barrios de Salud-La Salle para entregar una llave a cada una de las familias que deseen sumarse a la iniciativa y hacer uso del nuevo contenedor. Y es que estos depósitos marrones están provistos de una cerradura, que solo podrán abrir los usuarios que dispongan de llave. También se les entregará en el punto de información itinerante un pequeño cubo orgánico marrón para que lo coloquen en casa, de siete litros de capacidad, y un paquete de bolsas compostables.

Una vez que los nuevos contenedores estén ubicados en la calle, el residuo orgánico deberá depositarse dentro de bolsas 100% biodegradables o compostables. Está prohibido usar otro tipo de bolsas o dejarlas fuera del depósito. Se entiende por basura orgánica la formada por restos de fruta y verdura; restos de pan, bollería y otros alimentos; papel de cocina y servilletas usadas; posos de café y restos de infusiones; restos de carne y pescado; cáscaras de huevo, de marisco y frutos secos; pequeños restos vegetales o de jardinería; palillos de comida y virutas de madera natural. No se podrán depositar colillas, pelo, polvo, excrementos y arena de mascotas, chicles, toallitas húmedas y corchos sintéticos.

La recogida, por parte de Valoriza, se realizará de lunes a sábado, en horario de mañana, para su traslado a la planta de tratamiento de residuos de Arico. Los vecinos deberán depositar la basura orgánica entre las 19:00 y 21:00 de la noche. Toda la información sobre este nuevo servicio podrá obtenerse en la web www.santacruzlimpia.es.

El alcalde destacó que Santa Cruz de Tenerife será el primero de los cuatro grandes municipios de Canarias en implantar la recogida domiciliaria de residuos orgánicos. Bermúdez hizo hincapié en los beneficios medioambientales que aporta el reciclaje de residuos, así como en el «importante ahorro de tasas que conlleva para el Ayuntamiento, dado que cuántos menos residuos se destinan al vertedero de Arico, menor es la tasa que paga el Consistorio». En este sentido, y según un estudio preliminar, solo con la recogida separada de orgánica, la Corporación local podrá ahorrarse desde unos 400.000 euros, en el caso de que se adhiera al servicio un 30% de la población, hasta 1,3 millones de euros, «si llegamos al 100%».

«Sin duda, estamos ante un nuevo hito en la implantación de un sistema de reciclaje moderno. Desde 2017, los vecinos de Santa Cruz han participado en la separación de residuos, pues la recogida de papel y cartón ha aumentado un 17% y casi un 100% la de envases. Por eso, confiamos en el compromiso de la población chicharrera ante este gran reto, ya que estamos hablando de reducir la recogida de la fracción resto, la mayor de todas y que, hasta ahora, incluye también los residuos orgánicos. La fracción resto supone el 85% del total de residuos, incluyendo los enseres», manifestó el regidor.

El concejal de Servicios Públicos explicó que todo el residuo orgánico que se separe irá a parar a la planta de transformación de residuos de Arico, que gestiona el Cabildo de Tenerife, para su uso en la elaboración de compost, que «ayuda a enriquecer los cultivos». «Por ello, el residuos orgánico que se separe debe ser de calidad, libre lo más posible de impropios o de otra basura orgánica», agregó. Guillermo Díaz Guerra recordó que ya el año pasado, se puso en marcha un servicio de recogida de residuos orgánicos para las empresas que generan gran cantidad de desechos, tales como restaurantes, colegios, hospitales, supermercados y hoteles, «con el que, solo en el primer año, se consiguieron recuperar 587 toneladas».

Díaz Guerra insistió en que el reciclaje de basura orgánica pasará a ser obligatorio «a medio plazo», situación que se regulará, según indicó, a través de la nueva Ordenanza Municipal de Residuos, que «esperamos que entre en vigor en un año». Con respecto a esto, el edil dijo a EL DÍA que también la Policía Local tendrá un papel fundamental en la vigilancia del cumplimiento de los artículos de la nueva ordenanza.

El edil del Distrito Salud-La Salle explicó que se ha elegido esta zona de la ciudad para iniciar la implantación del contenedor marrón porque es la más poblada del municipio, con 60.825 habitantes, «lo que representa casi el 30% de la población de Santa Cruz». Además, dijo, los datos recogidos en un estudio previo, indican que «es también el distrito que más residuos orgánicos genera, en torno a un 46% del total».

Por su parte, el responsable de Valoriza destacó la importancia de esta iniciativa e informó de que a medida que se vayan instalando contenedores marrones, se irán quitando los de resto que existen en la capital.

Compartir el artículo

stats