04 de septiembre de 2019
04.09.2019

Colegios en peligro de extinción

39 alumnos inician el curso en los cuatro colegios que permanecen activos en Anaga: Roque Negro, Taganana, Igueste y Las Carboneras

04.09.2019 | 01:55
Una de las actividades realizadas el curso pasado por alumnos de los colegios del Macizo.

La implicación de los maestros y de la Administración, clave para seguir abiertos

Apenas 39 alumnos comenzarán el curso escolar en los cuatro colegios que aún permanecen abiertos en el Macizo de Anaga, en el que durante los últimos años la disminución de matriculados ha derivado en el cierre de los centros educativos de Taborno, Almáciga y Chamorga, y unos años antes los de Afur y Casas de la Cumbre.

El nuevo curso escolar, que oficialmente comienza el próximo lunes -pero que desde esta semana ha devuelto la actividad a los centros-, regresará a los colegios de Roque Negro, Taganana e Igueste, en la zona de Santa Cruz, y al de Las Carboneras, en el municipio de La Laguna. Todos conforman el Colectivo de Escuelas Rurales de Anaga (CER Anaga).

Curiosamente, al centro docente de Roque Negro acudirán este curso cuatro alumnos, uno más que el año pasado. Su área de influencia abarca Afur, Catalanes y Casas de la Cumbre. Se trata de una escuela unitaria pura, como las de Las Carboneras e Igueste, es decir, que solo tienen una unidad en la que, llegado el caso, se abarcan los tres niveles de Infantil y hasta sexto de Primaria.

Solo la de Taganana tiene en estos momentos dos unidades separadas, una para Infantil y primer ciclo de Primaria y otra para el resto de cursos hasta sexto. También es esta la única que cuenta con dos maestros. En el resto, el referente es el director, que hace también las funciones de docente.

A ellos se suman los conocidos como maestros itinerantes, que son aquellos especialistas en inglés, francés, educación física y religión, que también están adscritos al CER y que rotan por los distintos centros. "Normalmente van a uno o a dos colegios al día porque la orografía de Anaga no permite llegar a más", precisa María Mamely, directora del colegio de Roque Negro. Junto a la coordinadora, que en este caso es la maestra de música, conforman el equipo pedagógico.

Mamely detalla que durante el curso todas las escuelas comparten actividades como la fiesta de Navidad, Carnaval -rotatorio- y la fiesta de fin de curso, y a ello tratan de añadir todas las salidas que se les presentan. "Estos últimos años hemos tratado de hacer mucho rescate etnográfico, darle bastante valor a lo que son las tradiciones de Anaga", relata la directora de Roque Negro. "Muchas veces, a estos propios niños hay que darles a conocer el valor cultural que tienen alrededor de sus casas", comenta. "Y, desde hace tres años, el plan de formación Trabajamos en Anaga lo estamos enfocando a que los profesores también conozcan Anaga", añade.

En su caso, María Mamely lleva dieciséis años como responsable del colegio de Roque Negro, pero hay otros compañeros que llevan muchos años más. "Aquí hay un profesorado muy comprometido; los que llegamos no nos vamos", subraya.

Al respecto, señala también el "compromiso" de toda la comunidad educativa, en la que todos aúnan fuerzas para trabajar. "Siempre los tenemos ahí y se nota un respeto hacia el colegio. Eso da ganas de trabajar", reconoce.

Esos esfuerzos contribuyen a la continuidad de estos pequeños colegios, que de estar en otras zonas deberían cerrar por no llegar a la ratio de alumnos establecida. "Desde que estoy aquí han cerrados varios. Y, por mi experiencia, el que cierra no vuelve a abrir", lamenta.

Por eso hace hincapié en el apoyo de las Administraciones, tanto de la Consejería de Educación como del Ayuntamiento de Santa Cruz, para mantener abiertos estos centros educativos, entre otras cosas apoyando el transporte escolar y llevando a ellos las últimas novedades tecnológicas. "Ha habido sensibilidad durante los últimos años", recalca.

En este sentido, María Mamely destaca que estos colegios no solo cumplen con su función educativa, sino que también, fuera del horario lectivo, desempeñan otro papel importante para los caseríos, pues acogen otras actividades como clases de alfabetización para adultos. "Pienso que el colegio es de todos y así he trabajado", asevera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook