29 de julio de 2020
29.07.2020
Retiro lo escrito

Silencio en Valle Gran Rey

29.07.2020 | 00:30
Silencio en Valle Gran Rey

En la mañana de ayer, en medio del pleno parlamentario, Román Rodríguez se levantó del banco azul y se dirigió al escaño de Casimiro Curbelo, ambos con mascarillas, y sin ningún prolegómeno se sentó a su lado y comenzaron a hablar. Las relaciones entre ambos nunca han sido demasiado buenas. A Rodríguez le encanta decir que en política se puede soportar cualquier actitud, salvo la insaciabilidad. A su juicio Curbelo es insaciable. No solo por lo que pide, sino por su insistencia en influir en la estrategia del Gobierno, sea en sus relaciones con Madrid, sea en su interacción con grupos empresariales. Pero algo ha cambiado. Al menos formalmente. Nueva Canarias y la Agrupación Socialista Gomera han cerrado un acuerdo para gobernar Valle Gran Rey expulsando a los socialistas.
El concejal de Nueva Canarias, Ángel Piñera, será el alcalde de Valle Gran Rey con el apoyo de ASG. Piñera proviene de Coalición Canaria, y gobernó como coalicionero en el pasado mandato, pero se embroncó con la organización, y allí estuvo Román para ficharlo instantáneamente: es un viejo hábito de Nueva Canarias no hacerle ascos a nada si eso supone conseguir representación en alguna institución pública. Lo más enternecedor de la moción de censura es, precisamente, el delicado silencio de los socialistas. Este movimiento viene comentándose hace muchas semanas en La Gomera, pero el PSOE local no habla de pandemia, de situación excepcional y traición a los vecinos o de crasos intereses personales, como ocurre con sus compañeros chicharreros.
Ángel Víctor Torres y la dirección del PSOE no van a hacer bulla y clamor por Valle Gran Rey porque, a pesar de la importancia política y electoral de la plaza, la prioridad es la estabilidad del Gobierno. Tal vez un día se rompa el pacto regional, pero todavía no ha llegado el momento. Por un motivo similar, Torres castiga sin pudor al PSOE tinerfeño y no será un cómplice especialmente activo de Patricia Hernández en su estrategia de lagunizar el ayuntamiento de Santa Cruz y declarar una guerra incivil a Coalición Canaria en la corporación y en los juzgados. Torres necesita tener contento a su gente: para ser generoso con Tenerife siempre habrá tiempo. Y no pierde de vista que un día CC sea un socio menor tolerable en un Gobierno porque, ¿qué motivo tiene el PSOE de unir su destino durante una década con NC, su principal adversario electoral en Gran Canaria?
Por eso no ocurrirá nada porque el bueno de Piñera sea el alcalde y los de Casimiro gestionen, de facto, otro ayuntamiento en La Gomera, y que, de paso, Sí se puede sea expulsada a las tinieblas. Ángel Víctor Torres es paciente. Está cansado, ciertamente, pero es un líder construido a base de paciencia, cuando otros están construidos a base de palabras, heroísmo, postureo. Torres el Breve calla, admite lo inevitable, lo convierte en combustible para el futuro, sacrifica piezas y a la vez afianza posiciones frente a su propia gente y a Moncloa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook