11 de febrero de 2020
11.02.2020

Paladín del gasto

11.02.2020 | 00:08
Francisco Pomares

Román Rodríguez, vicetodo del Gobierno de Canarias, y a ratos consejero de Hacienda, se ha prodigado estos días elevando el tono de su? (llamémosla así) preocupación ante el bloqueo de lo ahorrado los últimos años, y también ante el previsible fracaso de cualquier intento de mejorar la financiación. Durante una entera legislatura, se mantuvo la ficción de que el problema del gasto público en Canarias era de fácil solución: se trataba por un lado de conseguir que un Gobierno de progreso relajara desde Madrid las trabas a la flexibilización de la regla de gasto, y por otro de que el Gobierno y las regiones se pusieran de acuerdo en el reparto de una nueva financiación autonómica, pendiente desde 2014. La expectativa creada era esperar a que la llegada de los socialistas (más aún de los socialistas y Unidas Podemos) desatascara ambos asuntos, apostando por los territorios y ciudadanos más pobres. Pero las cosas no parecen haber ido por ahí. El propio Rodríguez denunciaba hace algunos días que -tras defender PSOE y Podemos en la oposición flexibilizar la regla de gasto- el acuerdo de legislatura entre Sánchez e Iglesias dejó fuera esa relajación de la regla, obligando a mantener los ahorros en los bancos, usarlo para pagar deuda o en inversiones financieramente sostenibles, muy difícilmente aplicables a la mejora de los servicios públicos. Así las cosas, a finales de este año, Canarias mantendrá ociosos en los bancos alrededor de 1.750 millones. Es mucho dinero muerto de aburrimiento en los apuntes contables? tenerlo aparcado beneficia a las cuentas del Gobierno Sánchez, porque disminuye el déficit público. Cada euro que no se pueden gastar los ayuntamientos y regiones resta en la suma del déficit público del Estado.

Por supuesto, el Consejo de Política Fiscal y Financiera no se ha comprometido a resolver el problema. La política que se hace hoy es cada día más marketing y menos comprometerse con las cosas, y la ministra ha optado por los juegos de manos: ha anunciado que creará un grupo de trabajo conjunto entre el Ministerio, la FECAM y las regiones para estudiar flexibilizar el gasto.

Lo curioso del caso es que ese grupo de trabajo que quiere crear la ministra ya está más que creado, y además emitió sus conclusiones en septiembre del año pasado, conclusiones que incorporan ya once acuerdos operativos (frente a cinco desacuerdos) sobre lo que hay que hacer, pero que el Ministerio se ha pasado hasta ahora por el refajo...

La fórmula es más que conocida: si quieres retrasar algo, crea una comisión para estudiar el asunto. La ministra perfecciona la técnica, volviendo a crear una comisión que ya existe, en la que participa su propio ministerio y que emitió sus conclusiones hace casi medio año. ¿Parece un poco fuerte? Pues más fuerte aún es que el consejero a ratos que lleva días sacando pecho con éste y otros asuntos (como una reforma de la financiación que sabemos ya que no va a poder modificarse ni este año ni posiblemente en esta legislatura), el paladín del gasto público, Román Rodríguez, diga ahora que le parece bien montar otro equipo de trabajo. Y a esperar que lleguen las conclusiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook