28 de enero de 2020
28.01.2020

La Sanidad en el gobierno PSOE-Unidas Podemos

28.01.2020 | 00:25
José Vicente González Bethencourt

Coordinador federal de Sanidad del PSOE

Grande a la vez que preocupante es la expectación que ha generado el pacto de gobierno del PSOE y Unidas Podemos entre profesionales sanitarios y trabajadores y usuarios relacionados con el sector sanitario, que tradicionalmente engloba a unos colectivos muy numerosos y variados, a la vez que muy reivindicativos y críticos con el sistema.

Se trata no solo de un gobierno de coalición entre dos partidos de la izquierda sino de un gobierno que nace con un programa sanitario en el que uno de los partidos ya ha gobernado la Sanidad en diversas ocasiones, el PSOE, y otro no lo ha hecho nunca a nivel estatal, Unidas Podemos. Y si bien queda claro que la gestión de la cartera de Sanidad corresponde al PSOE, Unidas Podemos va a hacer todo lo posible por marcar su impronta en el programa sanitario, y de hecho los dos partidos han acordado unas catorce medidas que definirán la gestión de la política sanitaria en la legislatura ya iniciada.

Algunas medidas ya estaban consensuadas en los comicios electorales anteriores y en las frustradas negociaciones para la formación de gobierno, como son la eliminación progresiva de los copagos en los medicamentos, el acceso universal a la sanidad, y el blindaje de la gestión en apoyo de la Sanidad Pública, cuestiones todas ellas ya abordadas o iniciadas por el equipo ministerial y la Secretaría de Sanidad del PSOE que dirigía la anterior ministra María Luisa Carcedo, de tal forma que con la introducción también progresiva de la atención a la salud bucodental en el Servicio Nacional de Salud y el impulso a la renovación de la tecnología sanitaria, fueron promesas significativas en las elecciones. Respecto al acuerdo que garantice el acceso universal al Sistema Nacional de Salud, se procederá a tramitar una ley que derogue definitivamente el Real Decreto Ley 16/2012 del Partido Popular.

La eliminación del copago farmacéutico se refiere a los pensionistas y hogares en situación de mayor vulnerabilidad, estableciéndose, además, la garantía de que en esos casos no puedan introducirse nuevos copagos como los del transporte sanitario no urgente, los productos ortoprotésicos, y los dietéticos, eliminándose así los copagos que el Partido Popular aprobó en 2012.

Uno de los acuerdos más destacados es la orientación de las políticas relativas a la industria farmacéutica hacia el cuidado de la salud de la ciudadanía, la transparencia en la fijación de los precios de sus productos, la potenciación de la digitalización, y a que se vayan dando los pasos necesarios para que el 7% del Producto Interior Bruto (PIB) se invierta en Sanidad en España en 2023.

Otros aspectos del acuerdo PSOE-Unidas Podemos proponen avanzar en la implementación de la Atención Primaria, desarrollar un sistema de atención temprana, actualizar las estrategias en la Salud Mental, integrar las necesidades de las enfermedades raras en la planificación global de la cobertura sanitaria universal, mejorar la carrera profesional y las condiciones del personal sanitario, evitando el uso abusivo de las interinidades, y aumentar los recursos del Fondo de Cohesión Sanitaria.

Una novedad muy necesaria es la regulación de los juegos de azar para prevenir y frenar la ludopatía, con medidas como el impulso de criterios homogéneos con las comunidades autónomas para evitar que los locales de apuestas puedan abrir antes de las 22.00 horas, limitando su proximidad a los centros escolares y educativos, reorientando la tasa por la gestión administrativa del juego que pagan los operadores.

El pacto es contrario a la gestación subrogada y a los vientres de alquiler, dado que la explotación reproductiva no está incluida en nuestra legislación, en coherencia con las recomendaciones del Parlamento Europeo, si bien garantizando la reproducción asistida a todas las mujeres, independientemente de su condición civil y sexual. En cuanto a la lucha contra la despoblación, se garantizará el acceso a la atención sanitaria a domicilio cuando no exista un consultorio o centro de salud.

Un reto que espera al nuevo ministro de Sanidad y secretario de Organización del Partido Socialista de Cataluña (PSC), el filósofo Salvador Illa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook