04 de noviembre de 2019
04.11.2019
EN EL CAMINO DE LA HISTORIA

Franco ante la mirada de Enrique González Duro

04.11.2019 | 00:40
Juan Jesús Ayala

Enrique González Duro, una de las figuras intelectuales de alto prestigio dentro del campo de la Psiquiatría, profesión que ejerce hasta su jubilación, nos facilitó en el año 1992 un libro que cobra importancia y vigencia por lo acaecido estos últimos tiempos sobre la figura del antiguo jefe del Estado, titulado Una biografía Psicológica de Franco.

El campo de la Psicología, cuando se maneja con acierto desde la vertiente puramente científica, es capaz de revelarnos insondables espacios sobre personajes que han sido protagonistas en alto grado, porque de ellos dependió durante años el destino de pueblos que tenían bajo su mandato. Personajes que eran poseedores de carencias personales, que se fueron despejando en el tiempo y suplidas por decisiones irresponsables de quien tiene el poder por la gracia de Dios, más que por acciones de un estadista consecuente y cabal.

Desde El Pardo implantaba una paz perpetua en todo el país, mantenía rígidamente el orden publico, vigilaba atentamente la menor disidencia, exigía adhesiones inquebrantables, favorecía paternalmente a sus fieles y perseguía incansablemente a sus numerosos enemigos, quienes habían de optar entre el silencio, la despolitización forzada, la clandestinidad o el exilio. Era omnipresente en todos los espacios públicos con su imagen en la mayoría de la prensa y de aquellos Nodos de antaño.

Pues bien, González Duro hace en su libro una perfecta disección psicosociológica del personaje, que abarca desde su infancia hasta su muerte, que nos pone en pista de los descalabros políticos que ocurrieron en el periodo de su mandato por sus innumerables actos fallidos.

Nos comenta muchos de sus estigmas que fueron determinantes, como su complejo de voz atiplada, su figura rechoncha, su déficit de capacidad oratoria y conflictos psíquicos, así como fantasmas y fobias que de alguna manera marcaron las diferentes actuaciones que ejerció durante el tiempo que estuvo en el poder, favorecido, como se decía, por la providencias divina. Personaje que gozó de un apoyo incondicional pero que a medida que fueron pasando los años se sentía solo y débil pero que a pesar de todo, los suyos le seguían respetando desde el temor y la represalia.

El libro de González Duro cobra actualidad porque se ha elevado su intrahistoria al debate político y como objeto de un extraño deseo cuando su historia sepultada debería emitir reflejos de los despropósitos que se irradiaron y que muchos llegaban hasta la universidad, donde había compañeros camuflados bajo el ropaje de la policía secreta del régimen que emitían información de los que se salían fuera de los linderos establecidos lo que a más de uno le ocasionó soportar un servicio militar de 14 meses, donde la disciplina militar coartaba los inicios de una democracia que se intentaba instaurar.

Este libro del profesor González Duro es uno más de todos los que se han escrito sobre la figura de Franco, pero al hacerlo desde ese paisaje de la perspectiva humana es definitorio para sacar conclusiones de las distintas actuaciones del poder, sobre todo, cuando es omnímodo, a la vez que nos sirve de reflexión sobre un pasado que se intenta remover tanto por unos como por otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook