03 de noviembre de 2019
03.11.2019

Es el momento de potenciar la interlocución social

02.11.2019 | 22:42
Pedro Alfonso Martín*

El caos económico que se cierne sobre este país debe solucionarse a través de las políticas de empleo necesarias y de una política económica sostenible que garantice la creación de empleo, el crecimiento económico dentro de un ámbito sostenible y no añadir a este problema el caos institucional.

No se trata de querer solucionar los problemas de forma inmediata, sino de que seamos capaces, entre los interlocutores sociales, de acordar qué decisiones hay que tomar, qué dotación financiera las sostendrá y qué ratios deben mejorar en el tiempo.

Tampoco de trata de excluir a nadie del diálogo social, pues, una vez terminado el proceso electoral, nacional, autonómico o local y constituido el nuevo Gobierno, hay que tejer alianzas constructivas entre las instituciones públicas, empresariales y de trabajadores.

En el caso de la concertación social de Canarias, siempre se ha tratado de encontrar espacios comunes, que sin duda existen, para posibilitar la compleja gobernabilidad de esta compleja sociedad canaria.

Con ella debemos seguir colaborando para formular la legislación negociada, la consecución de continuos pactos sociales pegados a la realidad socioeconómica, la celebración de acuerdos tripartitos y bipartitos para mejorar la negociación colectiva, más allá de los convenios de empresas o colectivos.

Fruto de la concertación social se han potenciado las políticas activas de empleo, prevención de riesgos laborales, expendeduría, empleabilidad, sostenibilidad de los servicios públicos, acciones contra la economía sumergida, el absentismo laboral y hasta una ley de participación institucional que pone las reglas sobre la interlocución social.

No es el momento de dudar del valor e interlocución de las organizaciones sindicales y empresariales. Es el momento de potenciarlas.

Sin escuchar a todas las partes, a lo largo de un largo proceso en el tiempo, y el compromiso de su ejecución y puesta en marcha, no se hubiera conseguido la corresponsabilidad social que no es patrimonio de cualquiera de los interlocutores sociales sino del interés general de una sociedad canaria que quiere progresar de manera continua y sostenida.

*Vicepresidente del Consorcio de la Zona Especial Canaria

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook