El Tribunal de Apelación de Sassari (Cerdeña, Italia) ha decidido suspender el procedimiento sobre la entrega a España del expresidente catalán Carles Puigdemont a la espera de que se pronuncie la Justicia europea sobre la inmunidad del líder independentista y la cuestión prejudicial, afirmó su abogado en Italia, Agostinangelo Marras.

Puigdemont, que no hizo declaraciones a la salida de la Corte que estudió su posible entrega a España, fue detenido el 23 de septiembre a su llegada al aeropuerto de Alguer por una orden del Tribunal Supremo y fue trasladado a la cárcel de alta seguridad de Sassari, aunque fue puesto en libertad al día siguiente.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha salido, tras más de dos horas de declaración, del Tribunal de Apelación.

Durante su declaración, Llarena ha emitido una providencia para informar al Tribunal de Apelación de Sassari (Italia) que las órdenes de detención y entrega (OEDE) contra los exconsellers Toni Comín y Clara Ponsatí siguen vigentes, por lo que ha reclamado su extradición al conocer por medios de comunicación que han viajado a Cerdeña para acompañar a Puigdemont.

El expresidente de la Generalitat aterrizaba este domingo hacia las 9.00 horas en Cerdeña (Italia), según han confirmado fuentes de la Oficina de Carles Puigdemont a Europa Press.

Puigdemont vuelve a Italia una semana después de su detención y puesta en libertad en L'Alguer (Cerdeña) para declarar ante el tribunal sardo. El abogado italiano del expresidente, Agostinangelo Marras, ha afirmado que actualmente "hay todos los elementos" para que la euroorden no se ejecute y que, desde el punto de vista procesal, sería una decisión sin fundamento, ha dicho textualmente.

Puigdemont sale en libertad. Agencia ATLAS | EFE

"Estoy molto contento"

Puigdemont ha asegurado estar "molto contento" (muy contento) tras salir del Tribunal de Apelación de Sassari.

"De una sala de audiencia que lleva este nombre -Giovanni Falcone- sólo podía salir una decisión justa. Esta tarde podré seguir el pleno del Parlamento Europeo de manera telemática desde l'Alguer, porque la justicia sarda ha suspendido el procedimiento de extradición", ha explicado en un mensaje en su cuenta de Twitter recogido por Europa Press.

Puigdemont ha salido a las 15.05 horas del edificio, donde ha entrado poco antes de las 11h para declarar, y ha saludado a las personas que se habían concentrado para mostrarle su apoyo al grito de 'Independencia' y 'Libertad'.

El expresidente catalán ha salido acompañado de su abogado, Gonzalo Boye, ha saludado a los exconsellers Toni Comín y Clara Ponsatí, y ha estado rodeado de personas de su confianza como el jefe de su oficina, Josep Lluís Alay, y su amigo Jami Matamala.

Ya por la tarde, Puigdemont ha acusado a España de utilizar el poder judicial para conseguir objetivos políticos, y considera que es un camino que no les ha servido para lograr resultados positivos. "Es momento de decirle a España, basta. ¡Basta!. Basta de seguir un camino que no le da ha dado ningún resultado positivo, un camino que dificulta una resolución política de un conflicto político, el conflicto entre Cataluña y España, que consiste en negar a los catalanes el derecho a decidir su futuro, a ejercer el derecho a la autodeterminación", ha sostenido en rueda de prensa.

Aragonès exige amnistía

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha exigido este lunes una ley de amnistía "sin demora". En declaraciones a los medios en su visita al Automobile de Barcelona, ha celebrado la decisión de la justicia italiana sobre el expresidente pero ha insistido en que "para ganar completamente" es necesaria la amnistía. Contento por el presidente Puigdemont, evidentemente esta es una lucha larga que todavía queda. Pero es solo una batalla. Para ganar completamente es absolutamente necesaria una amnistía que permita el libre retorno de los exiliados", ha reivindicado.

Aragonès ha defendido la amnistía como un "primer paso" para resolver el conflicto catalán, que, a su juicio, se debería solucionar completamente con un referéndum de autodeterminación. Así, ha subrayado que la amnistía serviría "para que se deje de perseguir a las personas que están vinculadas con el referéndum del 1-O, para que puedan volver los exiliados pero también servirá para que el juez Llarena deje de visualizar ante Europa las deficiencias del Tribunal Supremo de su propia causa y deje demostrar las vergüenzas de procedimientos judiciales que son una persecución política y una causa general contra el independentismo".