24 de septiembre de 2020
24.09.2020
Cataluña

El PP busca vetar por ley los indultos a los presos del 1-O

Junqueras se muestra contrario a la medida de gracia y apuesta por la "amnistía"

24.09.2020 | 20:09
La vicesecretaria de Política Social del PP., Cuca Gamarra

El Partido Popular quiere impedir cualquier posibilidad de que los políticos catalanes presos obtengan el indulto. Tras el guiño del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, a los partidos independentistas anunciando que la semana que viene comenzará la tramitación de las peticiones de indulto de los líderes del 'procés', el partido de Pablo Casado movió su primera ficha para tratar de poner fin a esta "traición": promover una reforma legal que prohíba indultar a los condenados por secesión y rebelión. El gesto del Gobierno tampoco fue bien visto por Oriol Junqueras, que insistió en la amnistía y la "desjudicialización" de la política. En conclusión, todo un "guirigay" sin sentido, en palabras del propio Campo, cuando el Ejecutivo lo único que va a hacer es dar comiendo a un proceso al que le obliga la ley.

Apenas unas horas después de que Campo revelara el próximo gesto del Consejo de Ministros, Casado ya cargó contra el Gobierno y anunció que, de llegar a concederse los indultosrecurrirán la decisión al Tribunal Supremo -al igual que Vox y Cs-. No obstante, su intención es no tener que llegar a este punto y, directamente, prohibir al Gobierno dar este paso.

La portavoz de los populares en la Cámara baja, Cuca Gamarra, explicó que su formación registrará una proposición de ley para reformar la ley de indultos e impedir que se pueda conceder esta medida de gracia a los condenados por sedición y rebelión. La propuesta de los conservadores no resulta novedosa. En septiembre de 2018, un mes antes de que se conociera la sentencia del juicio del 'procés', el PP ya registró la misma iniciativa. Sin embargo, la convocatoria de elecciones hizo que decayera y no se llegó a debatir en el Pleno del Congreso.

Los "favores"

"Si Sánchez no defiende los intereses de España, si se le cae ya la careta y revela el precio tan caro que paga por seguir en el poder, el PP sí está dispuesto a defender a España", sostuvo ayer Gamarra cuando adelantó las intenciones del PP. Previamente, el secretario de Justicia e Interior del PP, Enrique López, tachó de "escándalo y traición democrática" el indulto a los presos independentista al no haber mostrado arrepentimiento y haberse "jactado" de que volverían a actuar igual. Acto seguido, la vicesecretaria de Política Social popular, Ana Pastor, acusó al Gobierno de llevar a cabo "otro de los favores" que le deben a los independentistas a cambio de "que les apoyen".

Unas críticas a las que se sumó Casado echando mano de unas declaraciones de Felipe González. El líder del PP publicó en Twitter un vídeo del ex presidente del Gobierno en el que criticaba el acercamiento de Sánchez a ERC y EH Bildu: "Hacer un proyecto de país con gente que no cree en ese país es inquietante". Casado aprovechó los reproches del exlíder socialista para defender su 'no' a negociar con el Gobierno: "Con ese socialismo [que defiende González] sí que podríamos pactar, pero Sánchez lo ha liquidado". "Efecto transversal"Pese a que la oposición no para de denunciar un trato de favor por parte del Gobierno al independentismo, los políticos catalanes parecen no verlo de la misma forma. Junqueras, como ya hiciera hace dos años al asegurar que los miembros de ERC "nunca, nunca, nunca" pedirían el indulto, aseguró ayer que este sigue sin ser el camino "porque no resuelve en ningún caso el origen de la problemática".

"Nuestra respuesta sigue siendo la misma: somos inocentes y nuestra opción es la amnistía", sentenció el líder republicano en declaraciones a La Sexta enviadas desde la cárcel de Lledoners. La solución, apuntó, pasa por "desjudicializar" la política y, en ese sentido, ve "pocas diferencias" entre las intenciones del Gobierno y las del PP.

Todo el revuelo generado en torno a los indultos parece que sorprendió a Campo que calificó de "guirigay" las reacciones de unos y otros cuando el Ejecutivo solo está cumpliendo con "la obligación legal de tramitar cualquier indulto, sea de quien sea". El líder del PSC, Miquel Iceta, también salió en defensa del Gobierno central y aseguró que "no es un motivo de escándalo" que se cumpla la ley de indultos. Aun así, el ministro de Justicia sí reconoció que sería "estupendo" si al final la cuestión de los indultos ayuda a resolver un "conflicto político" como "efecto transversal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook