05 de abril de 2020
05.04.2020
Crisis del coronavirus

Prédicas para un tiempo recogido

Entre su discurso y las preguntas filtradas, pese a las protestas de la prensa, la de ayer fue una presencia recortada respecto a ocasiones anteriores

05.04.2020 | 00:49
Prédicas para un tiempo recogido

Con el país en mitad de un mes y medio de encierro, Pedro Sánchez consumió algo más de una hora en exponer lo que se nos viene encima. Entre su discurso y las preguntas filtradas, pese a las protestas de la prensa, la de ayer fue una presencia recortada respecto a ocasiones anteriores. El expresidente González figura entre los críticos del formato comunicacional de Sánchez, que, al entender del ahora incómodo jarrón chino, contraviene la concreción y parquedad que requiere una situación de emergencia como la que vivimos.

La apreciación de que hay un Sánchez de rasgos churchillianos quedó arrumbada ayer ante los múltiples Sánchez que anunciaban a España que seguirá confinada y debe resignarse a ver el sol tras los cristales.

Salió el Sánchez general y estratega al persistir en su retórica guerrera. Fue cuando anunció, por fin, "algunas nuevas certezas, ya contamos con cierto conocimiento del adversario y tenemos varias líneas de defensa en esta guerra". Llegó luego una versión de John Fitzgerald Kennedy, cuando pidió "pasar del qué pueden hacer los demás por mí al qué puedo hacer yo por los demás". Y se retrotrajo a Truman al reclamar a Europa un Plan Marshall continental.

En su mirar atrás alcanzó los Pactos de la Moncloa, un hallazgo de esa experiencia política que es la Transición. La propia denominación de aquel período de cambio le sirve a Sánchez para eludir la jerga epidemiológica: habla de transitar, para eludir la fealdad del "desescalar" con el que los especialistas aluden a la vuelta progresiva a las calles.

Sánchez refrendó a Stefan Zweig al constatar que "el mundo ya no volverá a ser como el de ayer". Ni siquiera faltó el Neruda de "nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos" al constatar lo mucho que hemos cambiado en tres semanas. Y pese a reclamar empatía no tuvo ninguna con Zapatero cuando afirmó que estamos ante "la gran crisis de nuestras vidas".

Por encima de tantos seres dispares se impuso el Sánchez predicador, al estilo de los dominicos que en vísperas de la Semana Santa batían las parroquias alertando contra las tentaciones y llamando al recogimiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook