El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha defendido el derecho a la autodeterminación durante su comparecencia este martes en la comisión de investigación del 155 que se ha celebrado en el Parlament y a la que ha acudido en calidad de testigo desde la cárcel de Lledoners en la que está recluso.

"Queremos volver a ejercer la autodeterminación. La volveremos a ejercer", ha dicho tras en su primer turno de palabra que ha durado unos 40 minutos y en el que ha realizado un alegato en favor del diálogo y una defensa de la independencia de Cataluña, dos elementos que considera centrales en la labor que ERC está desempeñando en la política actual. Un alegato que también han realizado los otros exconsellers condenados a prisión por su papel en el 'procés', al tiempo que han deplorado las peleas entre JxCat y ERC.

Junqueras ha defendido el posicionamiento de los republicanos que ha recordado que se basa en ampliar los apoyos a favor de la república catalana para poder ejercer la autodeterminación: "Un referéndum de autodeterminación es una cosa normal. Queremos volverlo a ejercer".

"Para hacerlo necesitamos ser más. Acumular más fuerzas, sin duda. Porque una de las cosas que aprendimos de octubre de 2017 es que, si hubiera sido una cuestión estrictamente democrática y solo se hubiesen contando votos, es indudable que habríamos ganado, que hemos ganado, pero en uno de los platos de la balanza pusieron algo más que votos: porrazos, dirigentes políticos en la cárcel, la disolución del Parlament y el Govern", ha advertido.

La mirada de Cs

Así, Junqueras ha explicado que su tesis se basa en seguir acumulando votos sobre su lado de la balanza como única fórmula para conseguir que venza en favor de los que defienden la república catalana, convencido de que "estas mayorías amplias existirán", ya que se han conjurado para hacer todo lo posible para que existan.

"Queremos pensar que los resultados electorales de 2019 son un buen indicador y quien más grita contra nuestras tesis, sobre nuestro trabajo y nuestra voluntad democrática es quien más votos ha perdido y en todos lados. El hecho de que algunos de vosotros bajéis la mirada cuando os lo digo es la mejor prueba", ha razonado en referencia a la líder de Cs en Cataluña, Lorena Roldán, y al presidente del grupo naranja en la Cámara, Carlos Carrizosa.

El líder republicano ha sostenido que el 155 "solo sirvió para perjudicar los intereses de los ciudadanos de Cataluña, para perjudicar la aplicación de políticas sociales y de políticas destinadas a aumentar la competitividad" de la economía.

Sin embargo, ha reivindicado que la intervención de la autonomía no sirvió para uno de sus objetivos, según él: "No sirvió en el objetivo de hacernos desistir, de darnos miedo. No tenemos miedo, no lo hemos tenido nunca y menos ahora".

En este sentido, ha destacado que su encarcelamiento "es una parte más del camino hacia la libertad, y es casi de una belleza poética que la cárcel sea un paso más hacia libertad", y ha recordado que antes de ellos ha habido mucha gente encarcelada injustamente.

Junqueras ha reiterado que ni él ni el resto de presos del 1-O cometieron ningún delito: "Nada de lo que hemos hecho es delito. Porque celebrar un referéndum no es delito, por una razón muy simple e incontestable: no está recogido en el Código Penal".

Asimismo, ha insistido que defender la independencia no es delito, de manera que ve su encarcelamiento injusto y vengativo: "Confunden justicia con venganza. Pero insisto, esta venganza no nos intimida. No nos da ningún miedo".

Diálogo e independencia

La intervención de Junqueras ha pivotado sobre la estrategia de ERC de apostar por el diálogo, especialmente con aquellos que aplauden que él esté en la cárcel, y ha afirmado que pese a ello "no hay nadie más independentista" que ERC.

Lo ha defendido un día después de la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, como diputado del Parlament, que ha provocado una fractura entre los socios de Govern y las acusaciones de JxCat a los republicanos porque consideran que no han defendido al presidente.

Junqueras ha asegurado ser feliz, ha dicho estar contento de hablar en sede parlamentaria con todos los presentes sin excepciones y ha insistido en su apuesta por el diálogo, "especialmente con los que han aplaudido de manera más entusiasta la represión y la prisión", porque considera que el diálogo no puede estar supeditado a la situación carcelaria de los exconsellers.

"Termino reiterando mi voluntad de diálogo, mi compromiso con la independencia y la república. Mi agradecimiento a vuestro trabajo, constancia y esfuerzo. Reiterar la alegría de estar aquí. De poder hablar con vosotros. Alegría a la que no pienso renunciar siempre que pueda tener la oportunidad", ha reflexionado.

En la cárcel "hay gente más honrada"

Junqueras también ha reivindicado que en la cárcel hay gente "más honrada" que los que han condenado a los exconsellers a penas de prisión por impulsar el 1-O. "Esta noche volveremos a la cárcel, no pasa nada. En la cárcel encontraremos mucha gente, mucha de ella mucho más honrada que los poderosos que nos condenan cada día", ha afirmado en su intervención en la comisión de investigación del 155 en el Parlament en respuesta a los grupos.

También ha destacado que los que aplicaron el 155 y los que lo pidieron más, en alusión al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, a la exvicepresidenta Soraya Saéz de Santamaría y al exlíder de Cs Albert Rivera, ya no están en la primera línea política: "Y yo sí. Estoy y estaré".

"¿A mí me hablan de romper familias?"

En respuesta a la líder de Cs, Lorena Roldán, -se ha marchado y no ha escuchado la réplica de Junqueras- que lo ha acusado de romper familias en Cataluña, ha contestado: "¿A mí me tienen que hablar de romper familias? ¿A mí, que hoy tampoco podré ir a mi casa a saludar a mis hijos? ¿De verdad esta pregunta retórica creen que sirve de alguna cosa más allá de satisfacer su vanidad de repetir siempre lo mismo y no preguntarse nunca lo que verdaderamente pasa a su alrededor?".

Ciudadanos abandona la comisión de investigación sobre la aplicación del artículo 155

Ciudadanos abandona la comisión. Agencia ATLAS / REUTERS

Además, después de que Cs le dijera que pida perdón, ha reiterado que si alguna vez ha molestado a alguien, no tiene ningún inconveniente en disculparse, pero que él no ordenó cargar contra votantes ni encarcelar a nadie: "Esta es una diferencia sustancial, radical y decisiva entre yo y aquellos que aplauden nuestra prisión".

"Porque nosotros no lo haríamos, nosotros no lo hemos hecho y nosotros no lo haremos. Y esto no nos hace más débiles, nos hace más fuertes. Mucho más fuertes que ellos. Y la prueba es que no se esperan a oír la respuesta", ha reprochado al partido naranja.Mesa de diálogo

Sobre la mesa de diálogo entre gobiernos pactada entre ERC y PSOE, ha reconocido las dificultades y su escepticismo, pero que esto es compatible con el "entusiasmo" que tiene por poder dialogar y negociar con el Estado, ya que considera que siempre es lo que ha pedido el independentismo.

Ha defendido que la mesa de diálogo "es un paso adelante, un paso incierto, seguro, pero un paso adelante", ha destacado que, a su juicio, es la primera vez que el Gobierno central reconoce la existencia de un conflicto político en Cataluña, y ha sostenido que el independentismo nunca puede abandonar su voluntad de diálogo.

"Cuando algún día en esa mesa no quede nadie más porque se han levantado, nosotros tenemos que seguir siempre. Porque la bandera del diálogo es la mejor de las banderas para hacer realidad aquella república que tanto deseamos y que estamos tan seguros de que es la mejor opción para nuestro país", ha concluido.

Deploran las peleas entre JxCat y ERC

Los presos del 'procés', aclamados a su llegada al Parlament

Los presos del 'procés', aclamados a su llegada al Parlament. Agencia ATLAS / EFE

Tras Junqueras y Roldán, ha llegado el turno del exconseller de la Presidencia Jordi Turull, que ha hecho un llamamiento al independentismo a rehacer la "unidad" y "recuperar el espíritu de ir todos a una de verdad": "Episodios como los de ayer, por favor, no los hagan", ha dicho, en alusión a la bronca entre JxCat y ERC por la retirada del acta de diputado a Torra.

Romeva, por su lado, ha afirmado que, "cuando uno no tiene capacidad para imponerse al otro solo, se debe pasar al diálogo e intentar llegar a acuerdos", y ha añadido: "De acuerdo, no hemos ganado, pero ellos tampoco". Mientras, el exconseller de Interior Joaquim Forn ha pedido a los partidos independentistas que abandonen "los partidismos y el tacticismo" y ha asegurado sobre el 1-O que "volvería a hacerlo", pero "mejor".

El que fuera conseller de Territorio y Sostenibilidad del Govern del 1-O, Josep Rull, ha afirmado que "los fuertes pactan" y solo "los débiles imponen" y, en este sentido, ha sostenido que la aplicación del 155 en Cataluña fue "la expresión más descarnada de la debilidad del Estado".

La última en intervenir ha sido la exconsellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias Dolors Bassa, que ha rechazado las "batallas de postureo" entre independentistas y ha apostado por "el diálogo" y por "avanzar en el día a día".