29 de mayo de 2019
29.05.2019

El pleno de La Laguna declara lesivo el acuerdo para que el superávit vaya a Muvisa

El voto de calidad del alcalde en funciones saca adelante una moción para impugnar la decisión del pleno de anteponer el pago de esta deuda a la que existe con el Banco Santander

29.05.2019 | 06:11
Un instante del pleno municipal celebrado ayer.

Mejora de las viviendas de maestros de Taco

El pleno aprobó por unanimidad la mejora de la veintena de viviendas de maestros de Taco para favorecer el acceso a los usuarios a su propiedad. El Ayuntamiento delimitará, así, la zona como área de rehabilitación y reurbanización.

Intervenciones en las instalaciones deportivas

También por unanimidad se aprobaron medidas para potenciar las instalaciones deportivas de Taco. Entre los acuerdos destaca la creación de una escuela municipal de boxeo o dotar al polideportivo de la montaña de Taco de un gimnasio.

Reprobación del gobierno municipal por el PGO

XTF-NC presentó una moción para reprobar al Gobierno municipal "por su incapacidad para elaborar un nuevo PGO", pero el edil en funciones Santiago Pérez retiró este punto. El concejal afirmó que "tras una década de trámites, se tendrá que volver a redactar la memoria de impacto ambiental" y añadió que un ayuntamiento en funciones no está en disposición de decidir sobre este tema".

Ayudas para los vecinos con pisos de Visocan

La Laguna instará a Visocan y al Gobierno de Canarias a crear ayudas a la compra para los vecinos dispuestos a adquirir las viviendas de la empresa públicas de Canarias. El pleno aprobó así una moción presentada por Unidas se Puede para facilitar la atención y las acciones de compra a los residentes en pisos de Visocan, y que salió adelante con los votos a favor de Unidas se Puede, XTF-NC, PSOE, Javier Abreu y Yeray Rodríguez.

La moción incluye estudiar la viabilidad de Visocan mediante una auditoría completa; instar a que se establezca un precio de adjudicación adaptado al valor catastral del momento de la entrega, a la realidad de las familias y teniendo en cuenta las cantidades ya abonadas en los alquileres y las subvenciones recibidas; establecer en La Laguna un plan en colaboración con Muvisa para el asesoramiento técnico y jurídico de las familias residentes en viviendas de Visocan; instar a Visocan a que haga públicos los datos de su situación económica; e incorporar a la mesa de negociación sobre las promociones de Visocan a la Asociación Vicocasa.

Este punto del orden del día contó con dos intervenciones finales y muchos afectados se congregaron en el Salón de Plenos. No obstante, tras la intervención del alcalde en funciones, quien destacó el trabajo realizado por el Ayuntamiento de La Laguna a lo largo de estos cuatro años en materia de vivienda, abandonaron la dependencias municipales. El edil en funciones Santiago Pérez afirmó que se trata de un "tema dramático" y precisó que, aunque "el Ayuntamiento de La Laguna no es el organismo competente", "sí valen los compromisos y creo que esta corporación debe ponerse de parte de los vecinos. Así que no hay ningún inconveniente para que el Ayuntamiento cree un programa para el asesoramiento jurídico de los vecinos". Además, añadió que, "si en la próxima corporación este concejal tiene influencia, el Ayuntamiento se pondrá del lado de los vecinos".

El pleno de La Laguna, y gracias al voto de calidad del alcalde en funciones, José Alberto Díaz, declaró ayer lesivo el acuerdo por el que se destinará parte del superávit del presupuesto municipal al pago de la deuda contraída con la Sociedad Municipal de Viviendas y de Servicios de La Laguna (Muvisa). El mismo pleno municipal aprobó esta moción en la sesión del pasado mes de abril, cuando se rechazó que ese remanente de 8.165.574 euros se destinara al pago de la deuda contraída por el Ayuntamiento de La Laguna con el Banco Santander. Sin embargo, Coalición Canaria (CC) siempre cuestionó la legalidad de este acuerdo y, de hecho, trasladó a la Fiscalía la documentación relacionada con el mismo por si se incurría en delito.

Además de declarar la lesividad de este acuerdo, el pleno también acordó impugnarlo para proceder a su anulación y facultó al alcalde lagunero para llevar a cabo las acciones legales necesarias para la ejecución de la resolución. La votación de esta declaración se saldó con un empate entre los diez votos a favor emitidos por los concejales de CC, Partido Popular (PP), Partido Socialista (PSOE) y Zebenzuí González, y los diez en contra de Unidas se Puede, Por Tenerife-Nueva Canarias (XTF-NC), Javier Abreu y Yeray Rodríguez. Los dos concejales de Ciudadanos (Cs) abandonaron el Salón de Plenos durante la votación ante la duda de que una corporación en funciones pueda tomar acuerdos de esta índole.

Se da la circunstancia, además, de que la concejal en funciones de Cs, Teresa Berástegui, solicitó hace ya dos semanas el cambio en el sentido del voto negativo que esta formación emitió en el pleno del 11 de abril en la moción para destinar el superávit al pago de la deuda. Berástegui solicitó a la Secretaría del Ayuntamiento de La Laguna la "subsanación del acta" de dicho pleno sustituyendo los dos votos negativos de los concejales de Cs por dos abstenciones. Ayer, la edil en funciones reiteró su solicitud y afirmó que se trata de un "error material" puesto que, "una vez revisado el vídeo del pleno, se comprueba que existe confusión en el número de votos y no consta el voto de nuestro grupo". No obstante, el alcalde en funciones recordó que "la secretaria ya ha dictado resolución y no hay posibilidad de cambio en el sentido del voto".

Este punto del orden del día del pleno celebrado ayer en La Laguna centró gran parte del debate entre los partidos con representación. En primer lugar, gran parte de la oposición planteó ante la secretaria y el interventor municipal la potestad que tiene un gobierno en funciones como el que ahora existe en La Laguna tras las elecciones del domingo para sacar adelante mociones sobre modificaciones presupuestarias. No obstante, la secretaria municipal precisó que en ningún momento se planteaba la aprobación de un asunto de esa índole sino que se debatía si el acuerdo adoptado en el pleno del pasado mes de abril "se adecúa al ordenamiento jurídico y si podrían derivarse del mismo responsabilidades". En este sentido, la secretaria puntualizó que "procede que sea esta corporación la que tenga la posibilidad de revisar una decisión tomada por ella misma".

Así, el concejal en funciones de XTF-NC, Santiago Pérez, precisó que "creo que el acuerdo no fue lesivo" y añadió que, ante el traslado a la Fiscalía del acuerdo adoptado en el pleno de abril, "relevo a todos mis compañeros de las responsabilidades jurídicas que puedan derivar de esta decisión. Yo no soy gente que le echa la culpa a los demás, y volvería a tomar las mismas decisiones que he tomado porque yo creo que el acuerdo que se tomó es completamente legal y, si en la próxima Corporación tengo algún tipo de poder, plantearé a la Alcaldía que no formule esta demanda y, si la ha tramitado, que la retire".

Ante estas afirmaciones, el alcalde recordó que "la ley establece que, cuando hay superávit presupuestario, la obligación es pagar las deudas por lo que es lo que tenemos que hacer. Ya está bien de contar cosas que no son ciertas porque este alcalde no ha llevado ninguna denuncia al Juzgado, sino que los funcionarios me han dicho que el acuerdo adoptado es lesivo. Solo estoy trayendo al pleno una opinión de los funcionarios".

No obstante, Pérez rebatió este discurso y afirmó que "es usted el alcalde más mentiroso que ha tenido La Laguna porque está dando por sentado que el acuerdo es lesivo pero el informe del interventor dice lo contrario, que el acuerdo que se tomó está dentro del marco de decisión política de la Corporación". En concreto, este informe del interventor destaca que "es una cuestión de oportunidad política decidir" sobre el destino del superávit. No obstante, señala que el pago de la deuda "tendrá como límite temporal el ejercicio presupuestario 2019" y que, "en caso de no atender el límite temporal, se estaría ante la infracción muy grave en materia de gestión económico-presupuestaria".

Este fue uno de los momentos más tensos de este pleno, en el que el alcalde en funciones no solo tuvo que llamar al orden a Pérez, sino también al edil Javier Abreu.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook