11 de mayo de 2019
11.05.2019

Clavijo se presenta como defensor del fuero ante un gran clamor por el cambio

El candidato de CC aprovecha el primer debate, organizado por la Cadena Ser, para concebirse como única garantía para el Estatuto y el REF, mientras el resto le afea su "victimismo" y que eluda responsabilidades

11.05.2019 | 05:30
Los candidatos antes del debate con Lourdes Santana y Miguel Ángel Rodríguez.

Economía y fiscalidad

Como se preveía, en la parte económica y fiscal los bloques ideológicos quedaron claros. Torres tildó de "irresponsable" la rebaja del 0,5% del IGIC decidida "contra su voluntad" por CC para 2019 por la presión del PP, recalcando que deben pagar más los que más tienen y recibir en consonancias las capas menos pudientes con una mayor progresividad y distribución de la riqueza. Clavijo subrayó su apuesta por el equilibrio, el alivio fiscal dentro de los márgenes razonables y en una sociedad más cohesionada desde la creación de empleo y de economía, recordando los datos que heredó en 2015. Le reprochó a Espino sus anuncios, que cree solo efectistas, mientras que la candidata de Cs considera que hay mucho margen y, aparte de insistir en el contrato único, planteó bajar en 1.200 euros el tramo autonómico del IRPF. Antona presentó al PP como el único capaz de recuperar la economía (y con menos presión fiscal) tras los gobiernos del PSOE y avisó de que ya hay indicadores de recesión, mientras que Santana y Rodríguez coincidieron en denunciar las políticas conservadoras si se quiere una sociedad más justa y no con el 40% de pobreza.

Infraestructuras y lo social

Los asuntos sociales, con la dependencia, infancia, igualdad y violencia contra la mujer coparon el segundo bloque y reiteraron, en su mayoría, los argumentos de la oposición frente a la defensa de Clavijo de lo hecho por CC. Las esperas en dependencia (22.000 personas, según Antona) fue de lo más censurado. Torres, como Rodríguez, criticó que se esté a la cola en esto y prometió 100 millones más de gasto social, al entender muy poco lo que se destina en un presupuesto regional "de casi 10.000 millones". El candidato del PP achacó la situación a la falta de personal y alertó también de las 15.000 discapacitados en espera, mientras que Santana considera que el fracaso en estos ámbitos es absoluto y Espino, que no olvidó el trato de Sánchez a las Islas, criticó, a su vez, lo hecho en Canarias por el PP, PSOE y hasta Rodríguez. Clavijo recordó los incumplimientos del Estado y llamó cínico a Torres por hablar de pobreza (40% de la población), pero no mencionar las partidas pendientes. Sobre infraestructuras, todos le reprocharon a CC el "colapso" en las vías, así como la situación de algunos hospitales, mientras Santana alertó sobre puertos "innecesarios", como el de Tazacorte, Granadilla o la reforma del de Agaete.

Como suele ser habitual desde hace varias convocatorias electorales, la Cadena Ser de Canarias -esta vez junto con Canariasenhora.com- organizó en la mañana de ayer, pocas horas después del arranque de la campaña para las regionales, en el santacrucero Hotel Escuela, con mucha presencia de miembros de los partidos y moderado por el periodista Miguel Ángel Rodríguez, el primer debate con los candidatos a la Presidencia autonómica de las 6 formaciones con mayor implantación en las Islas. La cita despertó una gran expectación y, durante una hora y 40 minutos, dejó a un presidente del Gobierno y cartel de CC, Fernando Clavijo, autoconcibiéndose como la "única" garantía para que se cumpla con el fuero canario, resumido básicamente en el nuevo Estatuto, REF y los convenios con el Estado.

Por el contrario, y si bien con preferencias distintas en cuanto a la composición de ese cambio, el resto de partidos (PSOE, PP, Sí Podemos Canarias, NC y Cs) consideran que ha acabado el tiempo de CC, que el Archipiélago necesita aire fresco y que el mejor reflejo de eso son los índices de paro, la situación de la sanidad, educación, dependencia o los ratios de exclusión social.

Fernando Clavijo. El líder de CC, quizás más por los 32 años de gestión de su formación o precedentes (ATI...), fue la principal diana de las críticas, pero se fajó con experiencia dialéctica y argumentario previsible. Resaltó las reformas estructurales, la evolución de los indicadores "por encima de la media" desde 2015 y su reflejo en la creciente inversión social, "la mayor de la democracia, con 950 millones más desde 2015 en Sanidad, Educación y lo social". Recordó las listas de espera sanitarias "dejadas por el PSOE" y dijo que las han bajado un 28%, que la media pasó de 137 a 77 días y que hay 7.000 plazas para profesionales". Subrayó también que la concertación es solo del 2%, criticó que se usen datos irreales (sobre todo Espino), remarcó la ley social y auguró que, de seguir CC, "y tras años de infrafinanciación, Canarias podrá estar en la media de todos los indicadores en 2023". Además, recordó que hay mil profesores más, que han apostado por el bilingüismo, censuró al PSOE por Las Chumberas y dijo que el modelo de viviendas de Podemos es el del chalé de Iglesias.

Sobre pactos, reiteró que descartan a Podemos y Vox por "alejarse muchísimo de lo que queremos para Canarias, mientras otras fuerzas no pueden decir lo mismo". Al resto no los desechó, pero pidió esperar primero al dictamen ciudadano y, en función de eso, actuar.

Ángel Víctor Torres. En su línea, el cartel del PSOE se presentó como la alternativa triunfante para cambiar, sobre todo, "los dos últimos años de CC, cuando ha tenido presupuesto récord y, sin embargo, hay que analizar cómo está el Estado del Bienestar, que recibe un suspenso con rotundidad". Ante esto, propone "apostar por las personas y la justicia social", con especial énfasis en la sanidad, "pues estamos a la cola en esperas". Defendió a Morera ("el mejor consejero"), denunció que Clavijo le dejó "sin recursos", afirmó que son los médicos los que denuncian la situación de las urgencias y cree que el problema es de prioridades, "pues no se puede invertir en 2 años 11 millones en urgencias y 400 en la concertada, que debe complementar, no sustituir". Fue igual de implacable con la educación, criticando la lejanía del 5% del PIB en inversión y las ratios. Además, preguntó a Clavijo cuántas casas ha hecho, "cuando esto es un drama".

Como Sánchez, pidió una "mayoría suficiente para cambiar políticas, pues se aprueba la ley social pero al final y se olvida a la gente 4 años, aparte de que el Estatuto sale por el Estado". En su opinión, "Clavijo está fuera de la realidad", si bien no habló de pactos.

Asier Antona. Con algunos problemas con el micro, el candidato del PP, que aspira por La Palma, vive su gran reválida y apostó ayer por una campaña propositiva. Por eso, cree "una falta de respeto" hablar de acuerdos antes de que se pronuncien las urnas y remarcó que "el único pacto que tenemos es para mejorar la sanidad, educación ("de excelencia y bilingüe") y las políticas sociales". Sobre sanidad, denunció los "27.000 canarios que esperan para operarse o los 127.000 que lo hacen por la primera consulta". Presentó al PP "como el único que ha presentado un plan de choque contra las listas de espera. Baltar dijo que compartía el 98%, pero no nos plagió ni el 1". A su juicio, hay que auditar, "no falsear datos, y flexibilizar la elección de centros". Su propuesta consiste en menos de 30 días para una prueba, menos de 60 para especialistas y menos de 90 para operar. Además, cree probado que de poco sirve reclamar recursos si no se aprovechan.

Noemí Santana. Más suelta y con reflejos que al comenzar su andadura parlamentaria (devolvió lo del chalé, "que es dinero particular", con lo de Zerolo), la candidata de Sí Podemos Canarias quiere poner fin "al malgobierno de los últimos 30 años, salpicado por la corrupción y, tanto es así, que hay un candidato investigado". Según subrayó, los canarios deben sentirse "orgullosos de su gobierno y no avergonzados, por lo que estamos ante una oportunidad histórica para formar una mayoría que piensa más en la mayoría y no en una minoría de privilegiados". Por supuesto, descarta un pacto "con los que han traído este desastre social sin paliativos" (CC), sin olvidar a "sus muletillas" (PSOE y PP), si bien espera que "deje de ser así". Santana fue muy crítica "con el peor sistema sanitario del Estado y el más privatizado, algo que no es una casualidad o que el consejero sea el gerente de una de las principales clínicas privadas. No dejaremos que sigan haciendo negocio con la salud y hemos ido a los juzgados a denunciar esos contratos ilegales". En educación, criticó la gestión y abogó por la de 0 a 3 años, por contratar a 2.500 docentes y eliminar las tasas universitarias, aparte de lamentar que solo se entregasen 300 casas sociales y no regularse el alquiler vacacional.

Román Rodríguez. El expresidente y referente de NC volvió a evidenciar sus dotes retóricos. Defendió la reforma electoral, aunque la sabe "insuficiente", así como su presencia en la lista regional. Para Rodríguez, "la clave es el programa y, por eso, estaremos en un gobierno si implanta la renta de ciudadanía y una ecotasa para mejorar el destino turístico, si se concentra en los servicios esenciales y nos saca de la cola, y si revisa el modelo de la ley del Suelo e Islas Verdes, apostando por uno de energías renovables. En definitiva, un programa de cambio, sin poderes fácticos y con representantes del pueblo". Sobre sanidad, llamó la atención que se trate de la única región donde se está "más preocupada por ella que por el empleo, lo que evidencia la crisis de credibilidad el sistema a pesar de los mejores presupuestos y de supuestos expertos en gestión. Los resultados son penosos: los últimos, con el doble de tiempo de espera y con recursos insuficientes. Hay que construir hospitales de verdad y no sucedáneos, como los del Norte y Sur de Tenerife; se necesita más inversión pública y más plantillas y, para eso, hay que priorizar la sanidad". Sobre educación, dijo que "se presupuesta poco y se gasta la mitad".

Vidina Espino. Quizás porque era la que se estrenaba en una contienda así, y porque se le conoce por su faceta periodística en un papel mucho más neutral, fue la que más sorprendió. Con un lenguaje directo, incisivo y muy crítico, sobre todo, con Clavijo y la labor opositora de Antona (al que le acusó de "llevar dormido 4 años" en el Parlamento), la candidata de Cs se descubrió como una política de raza y que dará juego, aunque diga que está de paso. Tanto, que en su alegato final, y como salida de la escuela de de Rivera, repasó sus vivencias como madre, autónoma, sufridora de colas o familiar de dependientes que mueren sin ser atendidos para resumir el estado de Canarias. Además, criticó a RTVC, a la que presentó como "chiringuito de CC" y le afeó que le nieguen debatir.

"Me dedico a dar noticias y hay demasiadas malas en las Islas", dijo. Sus formas, interrumpiendo a veces, le fueron censuradas por Clavijo, pero siguió con su receta y, en sobre sanidad, aludió a casos concretos, cifras o y a "hospitales no terminados o mal dotados". A su juicio, "votar al Partido Popular o PSOE es hacerlo por CC, pues llevan 25 años siendo cómplices de políticas agotadas, con los canarios a la cola de todo". Sobre pactos, reiteró que no cogobiernan con imputados.

Desarrollo y sostenibilidad

Antes del minuto de cierre, los candidatos hablaron de cambio climático y desarrollo. Todos coincidieron en la necesidad de afrontar de verdad este reto, aunque se reprocharon incoherencias y datos. Clavijo remarcó las rebajas fiscales en vehículos y que se pasase de un 8 a un 20% de energía limpia, con picos del 30. Aunque negó que la apuesta de CC sea el gas, no convenció a Rodríguez, quien recordó el sinsentido de algunos relatos si se aprueba la Ley de Islas Verdes o una del suelo "que ya critican hasta los empresarios". Torres defiende que Canarias sirva de laboratorio mundial para la investigación y lucha contra el cambio, subrayando que creará una vicepresidencia específica, al tiempo que, como Antona, abogó por la economía verde, azul y circular. El líder del PP se alejó de los tiempos en que su partido cuestionaba el cambio, mientras Espino no olvidó el abandono del campo y propuso una tarifa de 30 euros en 2 años para mujeres autónomas. Santana acusó a Clavijo de mentir sobre el porcentaje de renovables, que rebajó al 10%, y todos le culparon de la sanción europea por los vertidos. El presidente recordó que las competencias son insulares y fue cuando se le volvió a afear que eluda su responsabilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook