El euríbor, índice de referencia de las hipotecas variables más utilizado en Europa, se ha incrementado, a lo largo de este año, una media de tres décimas cada mes; en total, 3,48 puntos porcentuales. Esto supone la mayor subida interanual que ha experimentado en toda su historia este indicador, que ya supera el 3%. A falta del dato de un día para que cierre el mes y el año, la media del euríbor en diciembre de 2022 se sitúa ahora en un 3,005%.

¿Qué significa esto? Por ahora, con los tipos en el 2,5% y el euríbor algo por encima del 3%, los que más sufren esta situación son los hipotecados, pero también los futuros propietarios. Por ejemplo, quien tenga contratada una hipoteca variable de 150.000 euros a 30 años con un diferencial del 0,99% + euríbor, verá cómo su cuota mensual pasa de ser de 448 euros a 705,93 euros. Esto supone un encarecimiento mensual de 257,93 euros, que significa que pagará 3.095,16 euros más al año tras la revisión.

Si el importe de la hipoteca asciende a 300.000 euros, con las mismas condiciones, ese encarecimiento también será más elevado: pasará de pagar cada mes 895,99 euros por su hipoteca a abonar 1.411,85 euros. Esto es una subida en la cuota de 515,86 euros cada mes y un encarecimiento anual de 6.190,32 euros.

Las hipotecas seguirán encareciéndose en 2023

Este encarecimiento que llevamos viendo de las hipotecas desde el segundo trimestre de 2022, no se termina con el año. El director de hipotecas del comparador y asesor hipotecario iAhorro, Simone Colombelli, asegura que “con la llegada de 2023, todavía habrá hipotecados, aquellos cuya revisión tengan que hacerla en el primer semestre del año, que verán un incremento significativo en la cuota mensual de la hipoteca”. ¿Por qué? En el primer semestre de 2022, el euríbor estaba al alza, pero no se había disparado tanto en comparación con lo que sucedió a partir del verano.

Es más, Colombelli se atreve a prever que, en 2023, “el 3% va a ser el valor de referencia”. Este experto se apoya en las sensaciones que transmiten las entidades financieras, que prevén “que el euríbor siga en ascenso, pero de forma más lenta que hasta ahora y lo habitual será ver los tipos de las hipotecas también entorno al 3%”. Eso sí, el portavoz del comparador hipotecario matiza que “seguramente no lleguemos al 4% el año que viene” porque “el hecho de que la curva haya desacelerado mucho los últimos dos/tres meses de 2022 puede ser un anticipo de lo que veamos en 2023”.

Para aquellos que estén en proceso de comprarse una vivienda, Simone Colombelli analiza que “las hipotecas siguen siendo el producto estrella de los bancos para captar nuevos clientes”, por lo que harán todo lo posible para que los ciudadanos tengan acceso a ellas. Eso sí, en función de cómo se mueva el mercado, sus ofertas mejorarán, se mantendrán o empeorarán.

El director de hipotecas de iAhorro también añade que, que haya o no una ‘guerra hipotecaria’ entre los bancos (es decir, que bajen los tipos para ser más competitivos que el de al lado) “dependerá de cómo se muevan las solicitudes de nueva hipoteca. Cuanta más demanda haya, más probable será que los bancos compitan entre sí para ser quienes más hipotecas firmen y, por tanto, podrían bajar un poco los tipos”.

Por ahora, agrega Colombelli, “estamos viendo mucho movimiento orgánico de clientes que buscan cambiar su hipoteca de banco” y eso significa que aún hay diferencias sustanciales entre lo que ofrece una entidad y lo que da otra. En este escenario es donde entra la hipoteca mixta, que para muchos bancos es el producto estrella porque es mucho más competitiva que la hipoteca fija, pero hay otros que todavía ni siquiera la incluyen dentro de su oferta comercial.

Los tipos de interés pasarán del 3%, pero no tocarán el 4%

Con la subida de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE), que ya los ha aumentado hasta cuatro veces desde el mes de julio, se ha ido desacelerando la inflación, que ha sido el principal detonante del crecimiento de los tipos de interés. Esto nos hace ver que podemos ir hacia un entorno con cambios menos drásticos.

No obstante, ese descenso de la inflación está siendo lento, por lo que los tipos de interés seguirán subiendo, según ha informado ya este mes de diciembre la presidenta del BCE. El objetivo de Christine Lagarde es que la inflación llegue al esté entre el 2 y el 3%, aunque, según explica Colombelli, “ahora tenemos los tipos al 2,5% y esperamos que el BCE se posicione en 2023 en torno al 3% o un poco por encima del 3% a lo largo de 2023, pero sin llegar al 4%... a no ser que la inflación vuelva a desatarse”.

Con esta situación, el director de Hipotecas de iAhorro analiza que “2023 va a ser el año del tres: el euríbor en el 3%, los tipos entorno al 3% y la hipoteca fija para perfiles buenos también en torno al 3%. Para perfiles medios los tipos fijos podrían estar en el 3,5% e incluso en el segundo semestre del año sí que podríamos ver tipos fijos en el 4%”. Pero, finaliza Colombelli, “la hipoteca fija no va a desaparecer porque llegará un punto en el que, incluso, a los bancos les sea más rentable vender hipotecas fijas al 4% que variables con un diferencial del 0,20% o mixtas en torno al 3%”.