23 de agosto de 2020
23.08.2020

La isla que quiere ser acuarela

Un proyecto busca adecuar la cromática paisajística de El Hierro con su entorno empleando un antiguo proceso de oxidación de materiales constructivos para elaborar pinturas con las cuales embellecer viviendas, caminos y carreteras

22.08.2020 | 21:58
La isla que quiere ser acuarela

FERRO es el nombre de un proyecto colectivo y comunitario, una suerte de intervención en el paisaje físico y emocional de la isla de El Hierro, que está pensado como un instrumento que ayude a potenciar su identidad y que tiene en los antiguos procesos para elaborar pinturas con sulfato de hierro su efecto más evidente, ya que esta iniciativa impulsada por el fotógrafo herreño Alexis W está logrando unificar el abanico de colores de viviendas, muros y caminos isleños con ese método. "La intención de esta iniciativa es repensar la isla, soñarla, pensarla como una gran acuarela que vamos a pintar entre todos y paralelamente construir herramientas que nos permitan seguir trabajando e innovando en el modelo sostenible", explica el prestigioso artista.

Alexis W recuerda que hace una década conoció el proceso de elaboración de un color cuya gama de tonalidades naturales se consigue por un proceso de oxidación del sulfato de hierro cuando es diluido en agua y se aplica sobre el cemento. "Se trata de un pigmento terroso con el que se consigue una textura orgánica, arcillosa, muy similar a los colores de la tierra. Comencé a experimentar con él sobre superficies encementadas, testando sus posibilidades cromáticas, descubriendo y registrando su reacción, y acabé pintando el exterior de mi casa y el entorno. Desde entonces", reconoce, "he ido transmitiendo el conocimiento a otros vecinos que lo han ido aplicando y estos a su vez se lo han ido transmitiendo a otros".

La variedad de matices del sulfato de hierro, que va de los ocres a los naranjas, amarillos, rojizos, calabazas u óxidos, "se repite de manera natural en todas sus variantes en los paisajes de la isla, estableciéndose increíbles y curiosas relaciones de similitud entre ambas paletas. Pensamos aplicarlo en todas las manchas de cemento desparramadas en el paisaje, dando así pequeñas pinceladas ferrosas. Esta coincidencia cromática", prosigue el creador, "nos resuelve el conflicto con el gusto ya que hablamos de restaurar un territorio deteriorado visualmente con colores propios del paisaje evitando así lo que puede parecer la imposición de un color".

Alexis W está ilusionado con que su isla, referente mundial por autoabastecerse energéticamente de energías limpias además de por la posibilidad de que, más pronto que tarde, albergue el primer Parque Nacional marino de España (Mar de las Calmas), pase también a engrosar la lista de ciudades del mundo populares por el uso del color como es el caso de los pueblos azules del Norte de Marruecos; los pueblos Blancos del Mar Egeo o la Sierra de Andalucía, la ruta de pueblos de Colores de México...

Sin embargo, la promoción externa no es el principal objetivo del exitoso fotógrafo. "FERRO es una herramienta que nos permite poner en marcha un plan integral de rehabilitación, recuperación y embellecimiento de los pueblos de las Medianías de la Isla. La iniciativa consiste en recuperar callejones públicos para luego ser intervenidos con la gama cromática de FERRO. A partir de esta intervención se puede desarrollar una estrategia participativa para involucrar a los vecinos en ser un ejemplo de pueblo cuidado, en un modelo de comunidad preocupada por su espacio comunitario", explica sobre un proyecto que ya se está llevando a cabo con éxito en algunas localidades de la isla y que como dice el impulsor de la idea "está en marcha y ya no lo para nadie".

"Se interactúa directamente con el vecino arreglándole y embelleciéndole el lugar por el que transita diariamente porque cuando se le arregla el callejón al ciudadano", añade, "se le transmite la responsabilidad de mantenerlo limpio y bonito. Esta es una buena manera de hacerles partícipes del proyecto de pueblo e Isla que queremos además de que es una buena acción para involucrarlos en el compromiso ciudadano de reciclar, de generar en ellos la conciencia que necesitamos para tener la localidad más limpia y bonita".

La intención de dar a conocer la Isla por el discurso de los colores se conecta directamente con una de las teorías del origen del nombre de ésta. "Pura poesía", según Alexis W. "FERRO y su concepto esta relacionado con una de las teorías sobre su nombre actual, vinculada a los colores. Los navegantes veían los tonos ferrosos de la costa desde el mar y pensaban o especulaban con la posibilidad de que el material existiera en el territorio", rememora.

Entre las distintas teorías sobre el nombre de la isla, ésta aparece por primera vez en los mapas de mitad del siglo XIV que sirvieron a los viajeros y navegantes mallorquines, castellanos, italianos y portugueses para andar por el Archipiélago comerciando con las pocas riquezas que las Islas tenían. La primera inscripción en que aparece con el étimo latino de ferrum es en Le Canarien, en 1402. A esta iniciativa se han sumado la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Cabildo de El Hierro con la creación de un equipo de investigación para hacer un acercamiento a la arquitectura herreña.

FERRO, asimismo, ha sido seleccionado entre los cinco proyectos de investigación y creación artística que convocó Canarias Cultura en Red, organismo dependiente del Gobierno de Canarias, junto a la Fundación César Manrique en el marco del programa organizados por los actos conmemorativos del centenario del nacimiento de César Manrique en 2019. Dicha iniciativa quiere promover la creación de trabajos artísticos basados en los planteamientos conceptuales presentes en la trayectoria de César Manrique, que vinculen el arte, la conservación del medio ambiente y la defensa del patrimonio natural de Canarias. La intervención en zona de Las Playas, por ejemplo, afecta a una carretera de cemento de 800 metros se hace visible desde el Mirador y desde Isora. El proyecto pretende convertir dicho parada en un lugar donde el visitante pueda conocer la experiencia y el concepto de esta iniciativa e invitarle a descubrir las pinceladas en el paisaje mientras conoce la Isla.

Resignificar y restaurar el lugar con el color para mimetizar los espacios intervenidos con el paisaje volcánico, crear en la isla de un nuevo espacio experimental de trabajo donde desarrollar actividades y proyectos culturales y artísticos relacionados con el paisaje, la poética del reciclaje y la sostenibilidad y, también, dinamizar e incorporar la sala dentro de los circuitos culturales de Canarias son otras metas que busca alcanzar el territorio herreño con FERRO.

Hasta mediados los años 70 del siglo XX, la base de la economía familiar de la sociedad herreña se sostenía en gran medida de la auto suficiencia alimentaria en los recursos que ofrecía el territorio para el autoabastecimiento. Antiguamente los pueblos se disponían de arriba abajo: "sus caminos recorrían desde la costa a la medianía, ya que el herreño hacía por estaciones un aprovechamiento total de los recursos que ofrecía el territorio en cada época del año. Los asentamientos humanos se hacían al lado de los caminos", explica Alexis W. "Eran los lugares por donde pasaba la gente y entraban recursos y noticias" pero con la llegada del automóvil se crean vías que atraviesan en horizontal las poblaciones, cambiando la idiosincrasia de los pueblos, ya que empiezan a crecer alrededor de los nuevos caminos y las carreteras.

"Actualmente gran parte del patrimonio arquitectónico del medio urbano rural permanece oculto, escondido, y lo podemos encontrar en los callejones que van a dar a las vías principales. Hay un pueblo por descubrir en cada una de las poblaciones históricas de la Isla salvo en los poblamientos costeros, que empiezan a constituirse como núcleos urbanos con entidad a partir de los años 60 con el fenómeno del turismo. Restaurar los caminos y callejones de las localidades de medianía es una oportunidad para invitar al caminante, al viajero, a adentrarse en las entrañas de los pueblos, a descubrir el patrimonio arquitectónico que estos esconden", añade el creador herreño que enumera como atractivos del tipismo insular a poner en valor, entre otros, los hornos, lagares, parrales, aljibes, pozas, piezas arquitectónicas de diferentes estructuras y tipologías, mentideros, huertos, jardines, hornacinas, caminos empedrados o cuadras de El Hierro.

La iniciativa FERRO ya ha despertado interés y su génesis, implantación y resultado será el protagonista de proyectos audiovisuales y literarios. "Junto al documentalista y sociólogo Dailos Barco Machado estamos trabajando en un proyecto documental pensado como memoria de la experiencia estética y la creación de un espacio de pensamiento, donde reflexionar sobre la encrucijada contemporánea de nuestro paisaje y la realidad del territorio".

Asimismo, la revista canaria Rinco- nes del Atlántico trabaja en la elaboración de un artículo sobre el proyecto y su aportación en la recuperación del paisaje herreño. A. W. trabaja en una publicación de la editorial Ediciones Remotas (Lanzarote), "en la cual el editor nos invita a un escritor y a mi? a que construyamos un relato personal sobre la isla". La poética de los colores y el paisanaje herreño serán los protagonistas del relato.

Esta iniciativa que vuelve a poner en valor El Hierro, una isla de moda que vive una época dorada [entre otras razones por el éxito de Hierro, la exitosa serie de Movistar], se verá reforzada por una guía turística de la editorial alemana Emons en la que han elegido 111 lugares de la Isla y donde dedican espacio a FERRO como un atractivo más herreño, "proponiendo al viajero mirarla de otra manera, descubriendo el pantone en las pinceladas y el paisaje", concluye Alexis W.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook