Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reto es mejorar en casa

El Tenerife firmó el curso pasado sus peores dígitos como local desde su regreso al fútbol profesional l> Hace cuatro años que no llega a las diez victorias en el Heliodoro

Luis Miguel Ramis, antes de la final por el ascenso contra el Girona FC. CARSTEN W. LAURITSEN

La asignatura pendiente del Tenerife de Ramis es mejorar sus prestaciones en el Heliodoro. El equipo blanquiazul firmó el pasado curso su peor temporada en casa desde su regreso al fútbol profesional, y aún así fue capaz de clasificarse para la promoción de ascenso y pelear por el pasaporte a Primera hasta el último suspiro. Eso sí, finalmente se cumplió la profecía: el representativo nunca ha logrado subir a la máxima categoría cuando ha sumado más de cinco derrotas en su feudo. En la campaña que finalizó en junio, fueron un total de siete los tropiezos en la liga regular, a los que habría que añadir el registrado contra el Girona en el aciago último partido de la temporada.

En sus contadas apariciones públicas desde el comienzo de la pretemporada, Ramis ha puesto el acento en la necesidad de dar un giro –a mejor– en el comportamiento del equipo ante su afición. El año pasado fueron demasiados los puntos que volaron en casa, empezando por los que el equipo se dejó en las jornadas inaugurales contra Sporting o Mirandés. Aquellos duelos ya fueron un anticipo de lo que ocurriría a lo largo de todo el campeonato, hasta el punto de que fue el Rodríguez López uno de los escenarios más vulnerables de toda la competición de plata.

El Tenerife, que siempre hizo del Heliodoro un bastión y un feudo casi inexpugnable, ha cedido mucho terreno en su casa en las últimas temporadas. De hecho, hace cuatro años que no llega a las diez victorias como local; y desde que salió del pozo de la Segunda B solo ha habido una vez que firmó unos dígitos notables en el Heliodoro. Fue en la anterior ocasión que el club se clasificó para la promoción, de la mano de José Luis Martí. Entonces, acabó el torneo liguero como séptimo mejor anfitrión de Segunda.

Desde este domingo, el cuadro isleño afronta un tramo del calendario donde pocos puntos han de escaparse en casa, al calor de una afición que va a citarse nuevamente de forma masiva a su cita en el coliseo de la calle San Sebastián. Lugo, Racing de Santander, Málaga y Sporting serán –por este orden– los primeros adversarios del representativo en testar si ha mejorado su nivel en el Heliodoro. De lo contrario, el equipo se abocaría a hacerse otro torneo de récord a domicilio (Ramis batió la plusmarca de Benítez) si quiere volver a ser candidato.

Compartir el artículo

stats