Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD Tenerife

Rubén Díez sale del ostracismo en el CD Tenerife

El futbolista aragonés completó en Ipurua su primer partido completo de la segunda vuelta

Rubén Díez y Corredera se felicitan por un gol del CD Tenerife. CD Tenerife

La hora de Rubén Díez. En un curso absolutamente complicado y que no ha colmado las altas expectativas que tenía el jugador proveniente del CD Castellón, el pasado sábado en Ipurua disputó su primer partido completo en la segunda vuelta. El atacante blanquiazul es el componente del plantel insular que más ha visto decrecer su cuota de protagonismo en relación a la primera mitad de la competición, sin que por medio hubiese ningún motivo inesperado (lesiones o sanciones) que pueda explicar tamaña diferencia entre sus minutos hasta el parón invernal y los que ha tenido desde entonces.

Ahora bien, este impás en el calendario entre la confirmación de la clasificación del representativo para la promoción y la disputa de los cruces por el ascenso supone para Díez una oportunidad, como así demostró el partido de Éibar. Ramis está dispuesto a darle carrete y todo apunta a que su presencia en el once incluso pudiese tener continuidad el próximo domíngo en el epílogo liguero (Helidoro Rodríguez, 19:00 horas)en el duelo contra el Cartagena, cita importante por cuanto debe de valer para certificar la cuarta plaza.

Díez vivió entre la alineación inicial y el banquillo en el tramo inaugural de la competición. Venía con muy buenos bríos y sensaciones de su último curso con el Castellón, donde fue determinante para mantener con vida a los orellut hasta que ya fue imposible impedir su descenso. Pero en la Isla se ha encontrado con una altísima competencia, que además creció con los movimientos invernales; y también con dificultades para rendir cerca de su mejor nivel. Hasta la fecha, su único gol en el Heliodoro y su reaparición en la alineación titular –con 90 minutos jugados el sábado en Ipurua– son de las pocas buenas noticias en el marco de una trayectoria difícil. Pero aún hay margen para remendar.

«Todo jugador lo que quiere es sentirse importante, participar... y cuando no te toca, hay que ayudar de otra forma. Llevo bastante tiempo entrenando bien, preparándome para cuando tuviese la oportunidad y estar preparado. Ha llegado este sábado, han sido 90 minutos... pero mi objetivo siempre es que el equipo consiga los mejores resultados que se pueda», cuenta el profesional aragonés, que pone el bien colectivo por encima de sus intenciones más egoístas.

«No lo sé, no me he parado a pensar porque la liga avanza demasiado rápido», responde Díez cuando se le pregunta por las causas de su prolongado tiempo en la suplencia. «La competición en Segunda, aparte de larga, es muy intensa. Lo que intento es entrenar lo máximo posible para estar disponible. Al final, el míster es quien decide y sus razones tendrá», sugiere a continuación.

«El día que me den la oportunidad, intento aprovecharla», resume un Díez que ha cambiado de rol en un año. De figura del Castellón, a suplente en el Tenerife. En todo caso, confiesa que está viviendo un año bonito y marcado por la ilusión colectiva. «Queremos el cuarto puesto, sí o sí. Nos toca esperar, recibir al Cartagena e intentar conseguir los tres puntos para lograr este objetivo tan importante», verbaliza el maño, quien cree relevante acabar la liga regular en el puesto que más semanas ha ocupado el representativo. Por varios motivos, pero sobre todo porque este año no valen doble los goles fuera de casa y, en caso de empate tras prórroga, sale triunfador el equipo que mejor haya quedado ubicado en la tabla.

En cuanto a los puntos en litigio del próximo domingo, donde podría volver a tener minutos, subraya que es la victoria es un propósito innegociable frente a un Cartagena que apenas se juega nada. «En lo único en que pensamos es en certificar el cuarto puesto para un posible caso de empate en la primera eliminatoria. Llegue quien llegue a la promoción, ahí nos encontraremos a auténticos equipazos y no hay ninguno por encima del resto. Serán partidos a cara de perro, se definirán por detalles. Y nosotros vamos a llegar bien», promete. «Vamos a llegar lo mejor posible físicamente y, sobre todo, de cabeza. Es importante no desconectar en los 180 minutos de la eliminatoria, para así poder pasar», avisa.

Otros en su misma situación

No es Rubén Díez el único futbolista que encuentra en estas dos últimas jornadas ligueras los minutos que ha buscado (y no ha tenido)en semanas pretéritas. En la demarcación de lateral derecho fue el sábado el día de Shaq Moore, a quien Ramis vaticinó un rol importante y tal vez lo tenga en la fase de ascenso.

En el mediocampo, lo mismo ocurre con Míchel Herrero, llamado a aliviar la sobrecarga de minutos que acusan Aitor Sanz o Corredera. Y en el eje de la retaguardia, en Éibar tuvo minutos Nikola Sipcic para que pudiese descansar uno de los capitanes, Carlos Ruiz; es probable que el montenegrino repita el domingo frente al Cartagena. Aunque esta temporada esté teniendo un papel secundario, el club ha movido sus hilos para que no se vaya con su selección –había sido convocado– y pueda ayudar al grupo, tanto en el último partido liguero como también en la promoción que viene. 

El Tenerife necesita de todos, también de aquellos que no han sido del todo importantes a lo largo de la liga regular. Ha llegado la hora de la verdad. 

Compartir el artículo

stats