Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando la edad es un don

En clubes como el Cartagena con Rubén Castro, el futbolista más veterano es también el más resolutivo y eficaz del plantel

Mientras en Real Sociedad B, Málaga, Sporting o Mirandés apenas hay futbolistas que se acerquen a la treintena, en el Cartagena casi son mayoría los que peinan canas. De la Bella, David Simón, Rubén Castro o De Blasis, todos tienen más de 30.

Máximo goleador de su equipo a los 40 años de edad, Rubén Castro es la viva imagen de la longevidad en el campeonato de plata. Como los buenos vinos, la madurez le ha venido de perlas al grancanario, que vive una segunda juventud en Cartagonova.

La veteranía es un valor añadido. No es una frase hecha ni un tópico, sino una realidad absolutamente demostrable en categorías como la Segunda División española, donde han venido a parar y echar raíces varios ilustres del fútbol nacional que confirman su valía incluso mucho después de la treintena. Y en casos como el de Rubén Castro, que hoy espera al Tenerife en Cartagonova, con 40 años recién cumplidos.

Juan Villar, el más veterano del líder Almería. | | CARSTEN W. LAURITSEN

El abuelo de la categoría, como tantas veces se le ha llamado, no es un actor secundario en su equipo ni tampoco un futbolista venido a menos con el paso de las temporadas. Más bien al contrario, está siguiendo la estela de otro delantero que fue providencial en los últimos coletazos de su carrera, el exblanquiazul Nino, que también lució plena efectividad goleadora incluso después de los 40 con el Elche. El artillero del Cartagena lleva una decena de goles y esta tarde espera al representativo, equipo al que vuelve a enfrentarse después de un sinfín de cruces, alguno especialmente recordado por la afición blanquiazul cuando al Tenerife lo entrenaba Martín Marrero. Hace de esto una eternidad.

Carlos Ruiz, en la presentación de un acuerdo de renovación con el CD Tenerife.

Justamente el Cartagena es el equipo con más veteranos de toda la competición. No solo el grancanario Rubén, también otros jugadores con largo recorrido como David Simón, De Blasis, Okazaki, De la Bella o Marc Martínez, todos ellos ya por encima de la treintena. De hecho, el cuadro blanquinegro tiene una media de edad de 30,1 años; nada que ver con Mirandés, Real Sociedad B o Málaga, donde apenas hay futbolistas que se acerquen a esta edad. El mayor del filial donostiarra es Sangalli, nacido en la década de los noventa; y el más experimentado de los rojillos, un Odei que vino al mundo en 1989.

Resulta llamativo que los jugadores más veteranos de muchos equipo sean su faro y en algunos casos su gran estrella. Por ejemplo en Fuenlabrada es absolutamente crucial el rol de Juanma, lo mismo que los goles de Christian Stuani en el Girona o los de Yuri en la emergente Ponferradina. En otros clubes, el futbolista que atesora más años y experiencia es guardameta, demarcación donde la veteranía es un don apreciado desde antaño.

La veteranía del Tenerife

El caso del Tenerife de los últimos años también ha sido paradigmático. Una serie de futbolistas que vinieron bajo la dirección deportiva de Quique Medina se convirtieron durante un quinquenio en la columna vertebral de los blanquiazules. Los Raúl Cámara (ya fuera del club), Carlos Ruiz, Aitor Sanz y Dani Hernández mantuvieron a flote el proyecto insular en situaciones muy comprometidas. Y junto a otros hombres también talluditos y de la casa como Vitolo y Suso Santana, ambos ya fuera del balompié profesional, estuvieron próximos a llevar al club a un ascenso a Primera el año de aquel fatídico playoff en Getafe. Cierto es que los fichajes a granel de Cordero han valido para rejuvenecer el plantel este verano, pero algunos como Ruiz o Sanz siguen siendo absolutamente relevantes. El proyecto blanquiazul marida juventud y experiencia. La media de edad en el conjunto de Ramis está en los 28 años. Y hay cinco jugadores nacidos en los ochenta: Carlos Ruiz, Aitor Sanz, Dani, Enric y Míchel Herrero.

En busca del récord que le falta

El gran peligro del Cartagena es la voracidad de Rubén Castro, segundo jugador más longevo de Primera y Segunda División en anotar un gol. Lo hizo con 40 años y 147 días, y superó así al mítico brasileño Donato, que hizo su último tanto con el Deportivo de La Coruña a los 40 años y 141 días. Una de las motivaciones de Castro es rebasar igualmente a Font exjugador de Espanyol, Valencia, Levante y Albacete de la década de los 50 que firmó su última diana con los manchegos a la edad de 40 años y 326 días. Si el ariete albinegro marca en las jornadas 41 o 42 de este mismo torneo liguero, pulverizará el récord que le falta y se convertirá en el jugador de más edad en conseguir un gol en el fútbol español.

Compartir el artículo

stats