Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aitor: «Me quedo para ser útil»

El primer capitán blanquiazul alaba «el sentido común» de la nueva directiva y subraya que renueva «para arrimar el hombro» l> Podrá acercarse a los 400 partidos en el club

Aitor Sanz estrecha la mano del consejero Juan Guerrero, ayer en la sala de prensa del Heliodoro Rodríguez. | | CD TENERIFE

El CD Tenerife escenificó este martes el acuerdo con Aitor Sanz Martín (San Agustín de Guadalix, 1984) para que continúe en la Isla una temporada más. «Es donde quiero estar», señaló el gran capitán, que se ha erigido en uno de los emblemas más insignes de la institución a lo largo de los últimos 10 años. La renovación le permitirá cumplir su undécimo curso en el representativo y ganarse un sitio de oro en la galería de grandes héroes de la institución. Así, pronto podrá superar las 357 comparecencias oficiales de un histórico como Felipe Miñambres y acercarse a los 400 partidos como blanquiazul. Palabras mayores.

El acto de presentación del acuerdo estuvo presidido por el directivo Juan Guerrero, en representación del consejo de administración del club. Aitor reiteró que se queda con la intención de ser relevante y con el ánimo de participar de un proyecto ganador. Su gran ilusión es firmar el ascenso a Primera División que se le escapó por los pelos y en el último partido hasta en dos ocasiones (en 2017 contra el Getafe y en 2022 frente al Girona) y disfrutar en primera persona «de momentos mágicos» como los que antecedieron a las dos finales perdidas. Ahora sí, es definitivamente su última bala para finalizar la misión con éxito. Por él y por los que ya no estarán, como su inseparable Carlos Ruiz, que emprenderá otros retos a partir de ahora.

«Soy un afortunado porque hago lo que me gusta y lo hago donde quiero hacerlo, y donde quiero es aquí. El Tenerife era y es prioritario para mí, pero antes quería saber cuál era el proyecto que hay por delante. Si he llegado a tener dudas en algún momento era porque quiero tener la fuerza suficiente para estar a la altura en los momentos de dificultad. Y cuando me senté con ellos y me explicaron, enseguida me ilusioné», explicitó en alusión velada a sus conversaciones con la propiedad (José Miguel Garrido) y el consejo (Juan Guerrero).

«Al oírles, mis sensaciones fueron de tranquilidad y a la vez de entusiasmo porque las cosas se están haciendo desde el sentido común», indicó Sanz, quien calificó las negociaciones como «muy sencillas» hasta llegar a un acuerdo por un año, sin cláusulas de renovación automática por partidos jugados. Sin querer entrar en el detalle de sus reuniones privadas con los gestores del club, Aitor anunció que «se va a mantener la parte fuerte del equipo porque hay muchas cosas que se están haciendo bien», y añadió que «se va a reforzar ahí donde hay que poner el acento». A renglón seguido, manifestó que le ha gustado mucho «lo escuchado por su parte» –en alusión a sus conversaciones con la propiedad y el consejo de administración– y sugirió que el equipo tendrá muchas opciones de acabar en la parte alta «si hace las cosas bien».

«Me ha gustado mucho todo lo que ha escuchado y estoy encantado de poder seguir aquí un año más», reiteró. «Me quiero quedar, pero para ser útil», puntualizó a continuación. Aitor aseguró que no exige jugar «porque eso lo decidirá el entrenador y si hay compañeros que lo hacen mejor no habrá problema». «Arrimaré el hombro pase lo que pase, pero si me quedo es para ayudar», resumió.

El ex del Real Unión y Oviedo, entre otros clubes, relató que «se han ido amigos y eso huele», en alusión a Carlos Ruiz y los anteriores capitanes, Dani Hernández o Suso, pero recordó que «esto es fútbol profesional y habrá otros compañeros que den un paso al frente la próxima temporada». «Aparte de ser un trabajo, aquí disfruto y hay que adaptarse. Si quiero seguir haciendo esto hay que reinventarse y es mi intención», fue otro de sus mensajes.

Asimismo, reseñó que está con muchas ganas de comenzar la singladura 2023/24 –no podrá jugar este viernes por sanción– y confesó que acaba con buen sabor de boca por la emoción que han entrañado las despedidas «de dos personas que las merecían», en referencia a Carlos Ruiz y Luis Miguel Ramis. «Ha sido una semana muy intensa de momentos especiales, la he vivido con mucha intensidad y se ha rendido homenaje a dos figuras muy relevantes», completó.

En cuanto a sus propósitos colectivos para el curso venidero, aseveró que «la idea es mejorar los registros de este año e intentar estar más cerca de las posiciones de cabeza». Pero Sanz prefiere ir «al corto plazo». «Hay que ir poco a poco, empezando por hacer una buena pretemporada y ganar el primer partido. Ya veremos dónde nos va poniendo la clasificación, pero la idea es intentar estar arriba», afirmó.

La versión del club

En nombre de la directiva, Juan Guerrero manifestó que Sanz había querido llegar a un acuerdo «desde el primer momento, pero había que respetar los tiempos». Se refirió al mediocentro madrileño como una pieza incuestionable en el proyecto, que debía estar «sí o sí»; y se mostró convencido de que la suscrita el lunes no será la última renovación de Aitor. «Esperamos estar aquí de nuevo el año que viene para firmar por otra temporada», dijo con la sonrisa puesta.

Sanz ocupa el cuarto lugar en el escalafón histórico de futbolistas con más comparecencias oficiales con el Tenerife, solo rebasado por tres muy ilustres como son Felipe Miñambres, Toño y Molina. Durante el próximo curso podría superar los 350 partidos con el primer equipo blanquiazul y acercarse a las cuatro centenas. Su regularidad, media de minutos disputados por temporada, eficacia en el pase e influencia en el funcionamiento colectivo de todas las versiones del Tenerife –con entrenadores de muy distinto perfil y proyectos de resultado dispar– están fuera de toda duda. Ahora, se dispone aprovechar su última bala para orientar al representativo hacia la máxima categoría. Nadie lo confirmó ayer, pero en las conversaciones entre club y futbolista ha sobrevolado ese sueño compartido de llegar a Primera y poder jugar en ella. Es lo que quiere Aitor; es lo que anhela el Tenerife.

El club confirma a Mo Dauda

La comparecencia de Juan Guerrero ante los medios de comunicación sirvió para corroborar la continuidad en la entidad insular del ghanés Mo Dauda, quien tenía acordada con el club una cláusula de compra obligatoria en caso de permanencia. Serán tres años más en el CD Tenerife, si bien el jugador africano –a través de su agente– había sugerido en alguna ocasión su voluntad de salir.

Con un nuevo técnico en el banquillo y ya recuperado plenamente de su última lesión grave, se abren nuevas perspectivas para un Dauda al que ayer Guerrero confirmó en nómina para el proyecto 23/24. Según dijo, al club le queda el compromiso de asumir «una serie de pagos anuales» al Anderlecht, pero el jugador seguirá.Durante este ejercicio liguero ha contabilizado 26 comparecencias oficiales, diez titularidades y tres dianas, la última conseguida el pasado fin de semana en el choque contra el Burgos. También ha destacado como asistente en los muy pocos minutos de los que ha podido disfrutar, solo 998, frente a los 2299 que jugó en el Cartagena.

Compartir el artículo

stats