Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música
Música Luis Morera Artista

«En mis prioridades está el alimento y luego la cultura»

«Este disco es amor infinito hacia mi compañera y también hacia lo que nos rodea», afirma el músico

Luis Morera E. D.

El último trabajo del palmero Luis Morera, ‘Amor infinito’, expresa un profundo amor a la naturaleza y a la vida, la defensa de la identidad de las Islas y su preocupación por el deterioro del planeta. Una docena de canciones que son el resultado de la fusión de la cultura canaria, africana y andaluza.

El compositor, músico, cantante y pintor Luis Morera lanza su nuevo trabajo discográfico, Amor infinito, un canto a las grandes pasiones de su vida, a su compañera Silvia y a su tierra. «Hay que reivindicar lo nuestro», sentencia el artista integral, quien afirma que las nuevas generaciones de músicos canarios llegan pisando fuerte, pero es necesario darles el apoyo que se merecen. Y para eso, el papel de las administraciones públicas es indispensable.

¿Cómo surge la idea de grabar este nuevo disco?

En este momento de mi vida he querido hacer este disco para mostrar mis reflexiones y lo que quiero decir con más exactitud. Así que las canciones nacen del cúmulo de experiencias. Este disco está dedicado a la que hasta hace muy poco que se fue mi compañera, Silvia, y sobre todo el primer tema, Amor infinito, que va dedicado a ella y de hecho la portada es una imagen de ella mirando hacia el mar porque, como nos ocurre a los isleños, necesitamos el mar para expandirnos.

¿Amor y naturaleza son los dos temas alrededor de los que gira este nuevo trabajo?

Sí, por un lado amor infinito hacia mi compañera y también amor infinito hacia lo que nos rodea. La naturaleza es una de mis fuentes de inspiración más importante.

No solo mezcla temas sino también géneros musicales que ha ido descubriendo a lo largo de su carrera. ¿Qué es lo que propone?

En este disco yo me proyecto con una nueva fórmula. Igual que Martín Chirino denominaba afrocan a la mezcla que él hacía entre África y Canarias, yo sumo un lugar más que creo que también forma parte de nuestro ADN cultural, y que está basado en la cultura andaluza. En este sentido, las canciones que yo también hago con Taburiente están dentro de una espiral donde está reflejada África, Andalucía y Canarias, y que defino como africandalusí. En este disco hay tres temas con esta idea para ir poco a poco adentrándome en este futuro proyecto.

Para grabar estos temas se inspira en estos lugares pero ¿también ha viajado a ellos para nutrirse de nuevas ideas?

Algunos temas me han inspirado tras un viaje que realicé hace tiempo al Sáhara, invitado por el Frente Polisario. Ahí me impregné de las jaimas y de la luna de los desiertos, que se comporta de otra manera. Escuchando sus sonidos aprendí muchas cosas. También visité Argelia y allí oí los cantos dedicados a Alá a la caída del sol, son cantos a capela y me inspiraron mucho. Así que en este disco he incluido también malagueñas a capela. Mi influencia no se basa en sentarme en una mesa y componer sino que se basa en el paisanaje, el ADN de los pueblos y en la naturaleza, que para mí es muy inspiradora.

Y en cuanto a la parte andaluza, ¿también realizó un viaje a esa comunidad?

Sí. En al década de los 70 y 80 recorrimos como Taburiente todos los pueblos de España. Cuando el Partido Comunista fue legalizado nos invitaron a viajar con ellos y pasamos por Andalucía. Allí conocí el cante jondo, esa fue una de las maneras de encontrarme con ADN culturales tan diferenciados del nuestro y luego he ido reuniéndolos. Son pueblos muy diferenciados pero que nos influyen mucho.

Es un disco que publica ahora pero que lleva años dentro de usted con todas esas experiencias que ha vivido.

Sí, todo eso se va acumulando. Cuando me senté a trabajar en este disco decidí hacer todo ese recorrido porque me apetecía trabajar con todos esos sonidos. Además, hay una parte que me interesa mucho, que es la de Canarias, y creo que hay algunos temas que son muy importantes. Hay uno dedicado al problema que se nos presenta en esta casa maravillosa que es el mundo. Estamos viviendo momentos determinantes con el cambio climático, que nos puede hacer perder nuestra casa. El hombre quiere seguir conquistando nuevos mundos pero sin respetar y cuidar lo que le está sucediendo a nuestra casa. Somos depredadores tremendos y no nos paramos a pensar lo que puede suceder en el futuro. Es por todo eso que compuse el tema SOS por la Tierra. También tengo un tema que creo que es muy interesante y que está dedicado a Néstor de la Torre, nuestro gran pintor, que sigue sin ser valorado. Ese el gran problema de nuestra tierra, que no valora lo que tiene en casa. Néstor emigró, como todos los canarios que queremos crecer, porque el canario no es apoyado desde su casa y hacen falta circuitos en los que los artistas se puedan desarrollar y mostrar sus propuestas. Néstor fue uno de los precursores del modernismo y tuvo que irse, y por eso le dedico ese tema, para que abramos los ojos y apoyemos a nuestros autores.

¿Ha vivido usted también esa marginación de la que habla en su música?

A mí se me conoce más por mi voz que por toda mi obra y para que se me conociera integralmente me tendría que ir fuera, como hizo Néstor. Cuando la política se une a la cultura y los creadores funciona todo de maravilla. Yo, en vez de irme fuera, he sido de esos guerreros que han querido quedarse en casa y no me va tan bien como les fue a los que viajan fuera, pero mi ADN está en Canarias. Prefiero no ser tan conocido pero sí tener una inspiración como la mía. Me gustaría que cuando muriera mi obra se convirtiera en un museo para que no se pierda y las nuevas generaciones lo tengan como un libro abierto para desarrollar su música. Lo único que le falta a Canarias es que las instituciones inviertan mucho más en cultura. En mis prioridades está el alimento para poder vivir y después está la cultura. Un pueblo que quiere mostrarse al mundo tiene que tener una gran cultura.

Compartir el artículo

stats