Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bernarda Alba llega a Tenerife

La nueva producción de Ópera de Tenerife se estrena el próximo martes en el Auditorio de Tenerife

11

Presentación de la ópera "La casa de Bernarda Alba" Carsten W. Lauritsen

Todo está listo para dar la bienvenida a la nueva producción de Ópera de Tenerife, La casa de Bernarda Alba. Será el estreno de la temporada 21-22 y tendrá lugar el próximo martes, día 19 de octubre, en el Auditorio de Tenerife. Habrá otras dos funciones, el jueves 21 y el sábado 23. El horario de todas ellas será a las 19:30 horas y durará dos horas incluyendo un descanso de 20 minutos.

La Sala de Cámara del Auditorio de Tenerife acogió ayer la presentación oficial de este espectáculo con la presencia del director insular de Cultura del Cabildo de Tenerife, Alejandro Krawietz; el compositor de la ópera y director musical, Miquel Ortega; la directora de escena, Silvia Paoli; y los nueve cantantes que integran el plantel artístico de la producción. El representante del Cabildo recordó que las entradas para disfrutar de La casa de Bernarda Alba están ya a la venta a través de los canales habituales de Auditorio y que existen descuentos tanto para familias numerosas como para desempleados, menores de 30 años y abonados de la temporada pasada.

Krawiertz valoró, ademas, de "la importancia de la obra en sí, que todos conocemos como uno de los dramas fundamentales del teatro de vanguardia" y que el atractivo de esta versión "que ha tenido ya recorrido por en otros espacios escénicos nacionales, es una razón para acomodar el espacio operístico a los temas que a día de hoy construyen nuestro presente. Las connotaciones de La casa de Bernarda Alba en relación con la sociedad actual están situadas en los focos de atención del espacio social".

Miquel Ortega, que dirigirá a la orquesta Sinfónica de Tenerife en las tres funciones previstas en la Isla, se mostró entusiasmado por el estreno. "Es un placer y un honor estar aquí de nuevo en Auditorio de Tenerife rodeado de un gran elenco, un gran equipo artístico y de mi queridísima y extraordinaria Orquesta Sinfónica", aseguró.

Ortega, que se confesó un enamorado de los textos de García Lorca, habló del detonante que le llevó a escribir la música para la versión operística de La casa de Bernarda Alba. "Mi amor por Lorca está presente desde que era muy joven. Recuerdo ser un estudiante adolescente e irme al instituto con un ejemplar de este libro y ya entonces había leído muchas poesías suyas", rememoró. Fascinado por el texto y por el hecho de que todas en escena fueran mujeres y que el único hombre no aparezca nunca, se decidió a convertir esta obra de teatro en ópera. "Un día hablando con Julio Ramos, una persona polifacética que me había escrito ya dos libretos de ópera, le pedí el libreto para La casa de Bernarda Alba. Tardó bastante en decidirse porque tenía mucho respeto a la obra de Lorca". Acabó haciendo un libreto "muy fiel" en el que solo hay "algunas pinceladas suyas", detalló. Entre esas modificaciones está la decisión de eliminar la primera escena, que queda solo mímica, quitar al personaje de Prudencia al inicio del tercer acto y sugerir que el personaje de María Josefa, en lugar de una cantante, fuera una actriz que hablara sobre la música.

Esta producción de Ópera de Tenerife ha traído hasta la Isla a un plantel formado por intérpretes de primer nivel. Para los roles principales, contará con la mezzosoprano Nancy Fabiola Herrera como la matriarca Bernarda Alba, como ya hiciera en la versión del Teatro de la Zarzuela de Madrid y el Teatro Cervantes de Málaga, mientras que sus hijas serán interpretadas por la soprano Carmen Acosta como Adela, Beatriz Lanza como Martirio, la mezzosoprano Marina Rodríguez-Cusí como Amelia, la también mezzo Belén Elvira como Magdalena y la soprano Melody Louledjian como Angustias. El barítono Luis Cansino volverá a ejecutar el papel de la ama de llaves Poncia, la soprano Carmen Mateo encarnará a una de las criadas y la actriz Marga Arnau será María Josefa, madre de Bernarda.

También habló del tiempo que le llevó a hacer su sueño de construir una ópera sobre el conocido texto de Lorca. "Tardé mucho, fue un proyecto caprichoso, nadie me pidió el encargo. Después de un proceso de 15 años interrumpido muchas veces, pudo ver la luz en Rumanía en 2007 y en 2009 se estrenó en España. Esas dos funciones en España dieron mucho que hablar, hubo interés para volver a hacerla incluso en el extranjero pero no llegó nada a buen término hasta que en 2018, gracias al pianista Rubén Fernández Aguirre de hacer una versión para orquesta de cámara, volvimos a hacerla en esta nueva orquestación", rememoró Ortega. En el Auditorio, sin embargo, se escuchará la versión sinfónica, la original.

Sobre la idea de que Poncia fuera interpretada por un varón, concretamente por Luis Cansino, el maestro le atribuyó el mérito a Daniel Bianco. "Conozco a Cansino desde hace años y desde que me dio la idea, lo vi inmediatamente. Luis ha acometido el rol, sin cambiar una nota del personaje original para mujer, y les tengo que decir que cuando le veo en escena oigo la voz de un hombre pero veo a una mujer", destacó. "Es una mujer más en el espectáculo", añadió. Ortega valoró el trabajo que hacen el resto de artistas del elenco y agradeció el trabajo realizado por Silvia Paoli, a cargo de la puesta en escena.

Paoli, por su parte, avanzó algunos detalles de su propuesta. "No es algo que he hecho porque quisiera ser diferente, es algo que hago porque lo siento así y es mi manera de interpretar la obra de Lorca y de encontrar la interpretación del maestro Ortega". Para la creadora, que aseguró sentirse muy cómoda con todo el equipo tinerfeño, consideró que el deseo de Lorca era que persigue también esta producción: "representar a las mujeres a través de las mujeres". Su puesta en escena no será una casa porque considera que en este momento es más importante representar los sentimientos, lo que está detrás, debajo y dentro de las mujeres de La casa de Bernarda Alba. "Estamos haciendo esta producción en una isla volcánica y por eso he decidido representar, en un homenaje, la tierra volcánica. Tiene una energía sumergida que no sabemos cuándo va a explotar, es una imagen muy interesante", explicó. "Tendremos elementos que van a representar la casa en un desierto de rocas. Eso es lo que ha creado Bernarda a su alrededor, un desierto de sentimientos".

Compartir el artículo

stats