24 de mayo de 2019
24.05.2019

La psicología del thriller y el thriller psicológico

'La viuda' Dirección:Neil Jordan Intérpretes: Isabelle Huppert, Chloë Grace Moretz, Maika Monroe Reconozco que mi decisión de ver esta película se debió a los nombres que figuran en su cartel anunciador

24.05.2019 | 05:01
La psicología del thriller y el thriller psicológico

'La viuda'

Dirección:Neil Jordan

Intérpretes: Isabelle Huppert, Chloë Grace Moretz, Maika Monroe

Reconozco que mi decisión de ver esta película se debió a los nombres que figuran en su cartel anunciador. Su director, Neil Jordan, es un cineasta un tanto irregular, aunque responsable de algunos notables trabajos en sus inicios profesionales. Su obra más destacada, Juego de lágrimas, le reportó un Oscar como mejor guionista. Se trataba de una excelente combinación de drama y thriller, basada en una sólida recreación de personajes y en una atrayente escenificación visual. No obstante, ya han transcurrido veintisiete años y no procede seguir viviendo de las rentas tanto tiempo. Con sus proyectos posteriores Jordan inició una discreta y moderada tendencia hacia el declive y, si bien ha mantenido siempre cierto nivel, nunca ha logrado superar la intensidad, originalidad y creatividad demostradas en la década de los ochenta y a principios de los años noventa. Su predilección por las cintas sostenidas sobre la intriga, el suspense e, incluso, la ciencia ficción gótica, le han llevado caer en el tópico y la superficialidad.

Pese a anunciarse como un filme de producción irlandesa, La viuda encaja dentro del thriller norteamericano más clásico. Desarrollado en Nueva York, posee un hilo argumental y un estilo narrativo muy yanqui, apostando por un guion repleto de trampas para el espectador, por esa estética que impregna a la icónica ciudad, por una marcada tendencia al erotismo y por un tipo de entretenimiento básico, pero sumamente efectivo. Argumentos más que suficientes para entretener al público con las correspondientes dosis de intriga y distracción, pero no para trascender ni colaborar a que el título adquiera la relevancia cinematográfica necesaria para recordarse con el paso del tiempo. En realidad, la producción corresponde al año pasado pero la distribuidora no había encontrado todavía hueco para su presentación, condicionada a buen seguro por el escaso éxito obtenido en Estados Unidos.

Una joven se encuentra atravesando una época bastante complicada, ya que su madre ha fallecido recientemente y se acaba de mudar a Manhattan. Tras encontrar una cartera en el metro de Nueva York, decide devolvérsela a su legítima propietaria y es así como conoce a una viuda con quien termina entablando una artificial e inusual amistad. Con el transcurso de los días va descubriendo en la mujer intenciones extrañas y querrá zanjar su atípica relación, aunque no le resultará nada fácil.

Para cualquier aficionado al cine, el principal inconveniente de un largometraje es tener la sensación de que ya lo has visto más veces. Aquí se parte de otra trama y los personajes son distintos, pero la técnica y la fórmula empleadas son idénticas a las de otros estrenos. No cabe duda de que visualmente puede deleitar y de que los anzuelos escondidos en el relato son capaces de enganchar. Además, como su duración apenas supera la hora y media, dicho ardid se aguanta sin cansancio. Por ello, y aun no conteniendo ninguna virtud del Neil Jordan de Mona Lisa o Michael Collins, constituye un buen pasatiempo.

Junto al propio realizador, destacan los nombres del trío protagonista. Isabelle Huppert, acostumbrada a perfiles maduros y sórdidos (sobre todo, a raíz de la premiada Elle, de Paul Verhoeven, con la que ganó el Globo de Oro a la mejor actriz en 2017), se encarga de dar vida a la viuda. Sus dos premios César de entre nada menos que dieciséis candidaturas evidencian la sólida trayectoria de la intérprete francesa en títulos como La pianista, La ceremonia o La dentellière. Últimamente está asumiendo papeles de "mala" con los que, quizás injustamente, puede que pase a la posteridad. Le acompañan dos jóvenes promesas que ya han ofrecido destellos de calidad anteriormente. Chloë Grace Moretz se mostró irreverente y divertida en la primera entrega de Kick-Ass: Listo para machacar, con pocas escenas pero muy bien aprovechadas, en (500) días juntos y demostrando versatilidad y capacidad, en Déjame entrar, de Matt Reeves, La invención de Hugo y Viaje a Sils Maria. Maika Monroe, por su parte, despuntó con It Follows y The Guess.

www.cineenpantallagrande.blogspot.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Agenda


Sabina Urraca
Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Apoyado en las colecciones de TEA, 'Ahí detrás hay alguien' es una actividad vinculada a la...

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

La muestra incluye una variada relación de manifestaciones artísticas entre pinturas, escultura,...

TEA proyecta 'Habitación 212', una comedia dramática de Christophe Honoré

TEA proyecta 'Habitación 212', una comedia dramática de Christophe Honoré

La cinta, protagonizada por Chiara Mastroianni y Vincent Lacoste, se podrá ver entre el viernes...


La danza llega al El Teatro Leal con el coreógrafo Daniel Abreu

La danza llega al El Teatro Leal con el coreógrafo Daniel Abreu

El espectáculo forma parte del ciclo Danza en breve', iniciativa pionera del Organismo Autónomo de...

Katya Vázquez Schröder presenta su poemario, 'Entre los interludios'

Katya Vázquez Schröder presenta su poemario, 'Entre los interludios'

El nuevo encuentro del ciclo 'Diálogos de escritura' tendrá lugar el jueves 30, a las 19:00 horas,...