12 de enero de 2020
12.01.2020

Patricia Hernández: "El Carnaval no es un concierto"

"El Carnaval lo hace la gente; los políticos debemos no estorbar y facilitar las cosas", sentencia la alcaldesa de Santa Cruz

11.01.2020 | 22:54
Patricia Hernández: "El Carnaval no es un concierto"

Se muestra como una incondicional de los altares chicharreros: tan fiel a los Reyes Magos como a los partidos de CD Tenerife desde su asiento en Herradura o en Carnaval, y como componente de la agrupación musical Machu Picchu, en la que militó con sus padres durante años.

¿Para ser alcaldesa de Santa Cruz hace falta ser carnavalero?

¡Carnavalero, carnavalero! (canta la alcaldesa y ríe). El alcalde o alcaldesa se elige entre los chicharreros y hay altas posibilidades de que sea carnavalero.

¿Es carnavalera?

Mucho y desde muy joven.

¿Cuál es el primer disfraz que recuerda ponerse?

Es supercomplicado recordar el primero que vestí de pequeñita. Recuerdo mis fantasías como componente de la agrupación musical Machu Picchu.

¿Qué le gusta más: comparsas, rondallas, murgas...?

No me hagas esto... Tengo mi corazoncito en las agrupaciones musicales, pero son modalidades diferentes y he hecho colas. José Juan Rolo (Radio Club) tiene por ahí alguna entrevista de cuando esperaba para comprar entradas para las murgas. Cada modalidad tiene su encanto.

¿Cuánto tiempo estuvo en Machu Picchu?

Estuvimos en la agrupación todo el tiempo que duró, creo... Está formado por familias amigas y grandes.

¿El Carnaval es para vivirlo o para visitarlo?

El Carnaval es para sentirlo, para disfrutarlo como cada uno quiera. Para algunos comienza al día siguiente de finalizar y otros solo salen dos o tres días. Cada uno decide la intensidad.

¿Es más de concursos o del Carnaval de la calle?

Soy siempre del Carnaval de la calle, aunque soy de los pocos alcaldes que se han subido a concurso. Recuerdo el primer play-back de mi padre que hizo en la plaza de toros. De atrevido se subió con el timple, que no tenía ni idea, pero como era una grabación no pasaba nada... (Ríe). También recuerdo los ensayos con Jaime Azpilicueta y Geni Afonso diciéndonos dónde nos teníamos que poner.

¿Un lugar para una gala?

Todos recordamos la plaza de toros, los escenarios de la plaza de España como los más mágicos y también el recinto ferial tiene sus prestaciones; no recuerdo el Guimerá. Cada lugar tiene magia.

¿Algún director artístico de gala?

Azpilicueta fue el que cambió el concepto de espectáculo en mi opinión, pero mi apuesta es María Díaz y Marco Marrero.

¿Por qué les confió la dirección de 2020?

Las personas a las que les hemos encargado el cartel anunciador del Carnaval, el diseño del escenario o dirigir la gala tienen algo en común: querían hacerlo hace años y tienen el talento suficiente, solo que no habían tenido la oportunidad y lo venían soñando hace años. Esa combinación para nosotros es infalible; por eso cuando pensamos en los nombres establecimos esa premisa: gente con talento que lo deseara hacer desde hace mucho tiempo; creo que hemos acertado plenamente.

¿Quién es Manuel Hermoso para el Carnaval chicharrero?

Hace falta un homenaje que reconozca que Manuel Hermoso es el arquitecto, junto con Juan Viñas, del nuevo Carnaval; igual que para Santa Cruz, que le debe mucho.

¿Hacia dónde evoluciona o avanza el Carnaval?

Hacia donde quieran los chicharreros y chicharreras.

¿Y cómo solventar el conflicto del ruido?

Es compatible. La mayoría de los vecinos saben que el Carnaval son solo unos días y que es en un perímetro determinado, igual que lo conocen aquellos que viven en cualquier lugar del mundo cuando se celebran las fiestas patronales. Hay que sentarse y hablar mucho, pero el Carnaval no está en riesgo ni debe estarlo.

Ahora que el PSOE ostenta la alcaldía y presidencia del Estado, ¿imagina la visita de algún ministro o presidente al Carnaval?

Creo que cualquiera que venga al Carnaval de Santa Cruz de Tenerife disfrutará y todos tendrán la invitación; y si no vienen es porque no saben lo que se están perdiendo, con independencia del color político. Cuadrar la agenda de un presidente o un ministro es muy complicado. Estoy segura de que cuando vengan no desearán marcharse.

¿Qué le enseñaría del Carnaval a un visitante?

Sin duda, el Carnaval de la calle. Me gustaría que supieran cómo se fragua todo, cómo hacen los gorros, la gente cosiendo, no solo en los grupos, sino los anónimos que se hacen un disfraz en su casa y que evidencia la enorme originalidad e imaginación. Esto es para enseñarlo. El buen ambiente de la calle hay que vivirlo: la premisa de no pasa nada, que estamos en Carnaval. Hay muchas cosas que no se ven y que no se pueden visitar por su complejidad, pero que merecen ser contadas.

Si fuera letrista de murga, ¿qué criticaría a la actual alcaldesa de Santa Cruz?

¿Ya? (Se ríe). Estoy segura de que no lo haré mejor que los letristas, y no voy a dar ideas.

¿A quién le dedicaría un Cubanito?

Nunca puede faltar el Cubanito para Las Palmas.

¿Preparan algo en particular para el Carnaval 2020?

Trabajamos todo con mimo. Los directores de la gala están hace meses a tope.

¿Cómo le gustaría que se recordara esta edición?

Ojalá sea memorable. Todos los carnavales los recordamos por algo; el Carnaval lo hace la gente, el ayuntamiento pone lo mejor de sí, pero no lo hace. Los políticos no nos debemos dedicar a estorbar, sino a facilitar las cosas.

Después de las 400.000 personas de Juan Luis Guerra, ¿cuál es el objetivo?

El Carnaval no es un concierto ni muchos conciertos, son muchas calles y plazas llenas de gente donde debemos proporcionar el mejor marco. No apostamos todo al rojo y no queremos apostar por un acto determinado. ¡Claro que buscaremos los mejores artistas para que la gente disfrute!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook