Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las autonómicas mandan: Sánchez y Torres diluirán el agravio del transporte

El PSOE debe evitar una crisis con sus socios en el Gobierno regional para mantener intactas sus posibilidades de continuar al mando en las Islas tras mayo de 2023

Ángel Víctor Torres (izquierda) y Pedro Sánchez, en un acto del PSOE celebrado en Canarias. JOSÉ CARLOS GUERRA

La reunión que hoy celebran el presidente de España, Pedro Sánchez, y su homólogo en Canarias, Ángel Víctor Torres, en el Cabildo de Lanzarote, servirá para diluir la crisis que ha abierto en el propio Ejecutivo autonómico la desventaja en que deja a las Islas el decreto de ayudas a los usuarios del transporte público impulsado por el Gobierno central. Los equipos económicos trabajan en las últimas horas para contener el descontento de los socios de gobierno de los socialistas en la comunidad autónoma. Los comicios están a poco más de nueve meses y el Archipiélago es una de las pocas autonomías en las que el PSOE se muestra sólido en los sondeos.

El optimismo que a finales de julio aportó el tercer sociobarómetro de Canarias –elaborado por la UNED–, con los socialistas subiendo de los 25 escaños logrados en 2019 hasta una horquilla de entre 27 y 33, llena a Torres de fundadas esperanzas para mantenerse al frente del Ejecutivo regional cuatro años más. 

No obstante, continuará necesitando del favor de otras formaciones para lograrlo y ni uno solo de sus actuales compañeros de viaje –Nueva Canarias (NC), Podemos y Agrupación Socialista Gomera (ASG)– ha perdonado a Pedro Sánchez que deje la subvención para el transporte terrestre de pasajeros en las Islas en el 50% en lugar del 100% del que gozarán los trenes de cercanías y media distancia en el resto del territorio nacional; con alguna excepción en Baleares.

Pedro Sánchez inició el miércoles su descanso en La Mareta. Desde entonces no han parado de arreciar las críticas por el agravio comparativo. Casi menos gustó aún que se presentara como medida de gracia el incremento de la ayuda para las Islas desde el inicialmente anunciado 30% al 50%; 20 puntos que suponen una subida del 66,6%, pero que aún deja la subvención para Canarias en la mitad del camino comparada con la del resto del país.

El principal escollo es regatear el mandato de la CE de alejar el dinero público de la contaminación

decoration

El gratis total del que disfrutarán quienes tomen entre el primer día de septiembre y el último del año un tren en la Península –solo corto y medio recorrido, en otras palabras, los que se emplean para ir a trabajar o estudiar de manera mayoritaria– continúa quedando muy alejado. La pregunta que se ha instalado entre la clase política y económica canaria es si los ciudadanos de esta comunidad autónoma no están sufriendo de igual modo o más que los del resto del país los efectos de la inflación. 

La tasa de paro de Canarias se mantiene entre las más elevadas de España, los salarios medios son los menos cuantiosos y factores como la lejanía y la doble insularidad provocan que llenar la cesta de la compra requiera de mayor esfuerzo. Imposible, por tanto, hacer entender el agravio.

Y más revuelo se generó cuando el propio portavoz del Ejecutivo regional, Julio Pérez, citó como logro la mejora del 30% al 50%. La reacción de la oposición estaba servida y a los socios de gobierno se les atragantó su apoyo. Una de las que se ha mostrado más beligerante ha sido Esther González, portavoz económica de NC en el Parlamento de Canarias. Ya no solo por el evidente trato diferencial a la contra para con la única región ultraperiférica, sino también «por el desconocimiento» del Régimen Económico y Fiscal (REF) que ha demostrado el Gobierno central.

La subvención se anunció con el transporte interurbano como único destinatario. Esto, que tiene pleno sentido en el resto de comunidades autónomas, queda anulado por el artículo 8 del fuero canario. «En el transporte por carretera en Canarias no se puede hacer diferenciación entre el urbano y el interurbano, porque tenemos un sistema integral que ha sido reconocido por el propio Estado», advirtió González. Su aviso no encontró acomodo entre los socialistas. El viernes, el consejero de Transportes del Ejecutivo regional, Sebastián Franquis, insistió en diferenciar entre urbano e interurbano, lo que inquietó aún más a la parlamentaria de NC.

El PP arrasó en Galicia, Madrid y Andalucía, lo que da más relevancia al resultado en las Islas

decoration

Tampoco se mordió la lengua la coordinadora de Podemos Canarias, Laura Fuentes: «El respeto a la realidad insular y la apuesta por la sostenibilidad no pueden aplicarse de forma selectiva», expuso. Mientras, el secretario general de ASG, Casimiro Curbelo, optó por una vía más prudente. Anunció que su formación también va a pedir el cien por cien de descuento pero «desde el diálogo y sin alimentar ninguna bronca política».

Precisamente la descarbonización aludida por Fuentes es uno de los escollos a los que se enfrenta Madrid a la hora de extender a las guaguas las ayudas a fondo perdido que ha dispuesto para los usuarios de los trenes peninsulares. Bruselas acaba de dar luz verde el mes pasado al plan de 285 millones de euros que España ha dispuesto para fomentar el transporte de mercancías por tren en detrimento de la carretera.

Convencer a Bruselas

El ferrocarril no emite gases nocivos y se alimenta con energía eléctrica y, cada vez en un porcentaje más alto, esta se genera a partir de fuentes renovables. El cambio de la actual flota de vehículos dedicados al transporte por carretera por otros libres de hidrocarburos va más lento. Sánchez no va a encontrar problemas en justificar las ayudas como un incentivo para ganar usuarios del tren.

Sin embargo, sabe que la Comisión Europea (CE) le va a pedir explicaciones sobre la aplicación de la misma medida en vehículos contaminantes. Siendo cierto, no lo es menos que fomentar, mediante esa gratuidad de cuatro meses, un alto índice de ocupación en las guaguas se traduce en una reducción del número de coches particulares en las carreteras de las Islas. Este argumento y, sobre todo, la necesidad de atender las necesidades específicas de una RUP, reconocida como tal en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, deberían bastar.

En julio de 2020, el hoy presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, se anotó su cuarta mayoría absoluta consecutiva. Menos de un año después –mayo de 2021–, Isabel Díaz Ayuso (PP) arrasó en Madrid y se colocó a las puertas mismas de la mayoría absoluta, frontera que sí logró cruzar hace menos de dos meses Juanma Moreno (PP) en el tradicional bastión socialista de Andalucía.

Tres años de muy malas noticias para el PSOE en el contexto regional. Y a menos de un año de que se celebren los comicios en otras varias comunidades, Canarias entre ellas, a Sánchez solo le vale apagar el conato.

Las medidas de ahorro, de fondo

Los presidentes de España y Canarias, Pedro Sánchez y Ángel Víctor Torres, respectivamente, celebrarán su encuentro conociendo el resultado de la Conferencia Sectorial de Energía a la que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha convocado a todos los consejeros autonómicos del ramo. Las comunidades gobernadas por el PP, con Madrid a la cabeza, han llamado a la rebelión y han anunciado su negativa a respetar los mínimos de temperatura establecidos para el aire acondicionado o el apagado de escaparates, entre otros. Pedro Sánchez no va a encontrar problemas en el Gobierno de Canarias para aplicarlas. La reunión se producirá a las 12.30 de la mañana en el Cabildo de Lanzarote y asistirán también a ella la presidenta conejera, Dolores Corujo, y el delegado del Gobierno central, Anselmo Pestana. | J. G. H.

Compartir el artículo

stats