Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Europa Oil & Gas busca socios para extraer el petróleo al noreste de La Graciosa

La empresa inglesa necesita fondos para hacer frente al coste de los sondeos | Cada pinchazo en el subsuelo marino cuesta entre 70 y 100 millones de euros

Plataformas petrolíferas en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. E. D.

Europa Oil & Gas busca socios para sondear y, llegado el caso, explotar el yacimiento de petróleo de Inezgane, ubicado al noreste de La Graciosa cerca de la mediana que separa las aguas españolas de las marroquíes. La empresa británica calcula que la bolsa de hidrocarburos de Inezgane contiene crudo para llenar más de mil millones de barriles, pero una cosa es el hallazgo de ese potencial surtidor de petróleo y otra es su eventual extracción. De hecho, entre ambas fases –la del descubrimiento y la de la extracción, si es que se llega– hay un estadio intermedio: el de los sondeos. Es decir, hay que pinchar el subsuelo marino para cerciorarse de que los cálculos son correctos, de que el crudo tiene la calidad suficiente y de que su extracción es posible. Y el coste de un sondeo, de un pinchazo, puede oscilar entre los 70 y los cien millones de euros, dependiendo entre otras variables de la tecnología que se utilice.

La multinacional de origen británico ya se ha embarcado en la búsqueda de financiación para poder seguir adelante con la campaña de Inezgane, en la que tiene una participación del 75% –el 25% restante se lo reserva Marruecos a través de su Oficina Nacional de Minas e Hidrocarburos–. En su sitio web, Europa Oil & Gas vende el descubrimiento en aguas bajo la soberanía de Rabat –España y el reino alauí se reparten al 50% la franja de mar que separa a las Islas del litoral marroquí en virtud del criterio de la mediana, que es el que rige a falta de un acuerdo bilateral entre Estados– como una «oportunidad» de inversión para quienes quieran sumarse a la campaña. «Marruecos ofrece una oportunidad de inversión muy atractiva con excelentes condiciones fiscales; varias empresas importantes y de mediana capitalización ya tienen intereses allí, incluidas ENI, Hunt, Genel y ConocoPhillips», explica la petrolera inglesa. «Si desea revisar esta oportunidad, comuníquese para recibir un acuerdo de confidencialidad», expone en uno de los documentos en que detalla su hoja de ruta en Inezgane.

El caso de Repsol en las prospecciones ejecutadas en 2015 en el lado español de la mediana ilustra lo que Europa Oil & Gas tiene ahora por delante. Repsol empleó en sus sondeos en aguas al este del Archipiélago la infraestructura, el equipamiento y los medios materiales y humanos más avanzados y preparados para una tarea de esta envergadura, incluido el buque de posicionamiento dinámico Rowan Renaissance. El coste para la multinacional energética y petroquímica española fue así el más alto posible en aquel momento justo porque los medios empleados fueron los más punteros. Por eso la inversión para un sondeo depende de la zona en que se lleve a cabo y de los medios y recursos que se utilicen, pero en todo caso se trata de un coste de decenas de millones de euros que incluso puede llegar a los cien millones. Cien millones de euros, cabe insistir, para un solo sondeo o pinchazo, un gasto astronómico. Es esta altísima inversión –que en ocasiones puede caer en saco roto porque al final resulta que no hay suficientes cantidades de hidrocarburos o por su baja calidad– la que explica por qué los Estados dan a las empresas tantas facilidades, ventajas y exenciones fiscales.

Marruecos lleva tiempo dando pasos para convertirse en un país gasista y petrolero, de ahí que también ponga su particular alfombra roja fiscal a las empresas que se embarcan en la investigación y exploración de sus yacimientos de hidrocarburos. En medio de esta carrera, en la que Rabat ha acelerado en los últimos años, se produjo el pasado noviembre el cierre del gasoducto del Magreb-Europa. Argelia cerró la llave de la tubería que surtía a la Península Ibérica a través del subsuelo de Marruecos, que a la postre fue el país más castigado por una decisión en la que subyace la creciente tensión política entre Rabat y Argel, histórico aliado del Frente Polisario en el conflicto del Sáhara Occidental. De un día para otro, Marruecos no solo se quedó sin los 200 millones de dólares que cada año ingresaba por los derechos de paso del canal, sino también sin millones de metros cúbicos de gas con los que producía alrededor del 10% de la electricidad. Y ello en un contexto en el que la soberanía energética es de nuevo el gran objetivo de los países, y de hecho no hay más que ver el miedo de Alemania a que Rusia le corte el suministro de gas en represalia por las sanciones impuestas a Moscú tras la invasión de Ucrania.

La campaña de Europa Oil & Gas no es, ni mucho menos, la única que Marruecos tiene en marcha para la búsqueda de hidrocarburos tanto en mar como en tierra. La directora general de la Oficina Nacional de Minas e Hidrocarburos del reino alauí, Amina Benkhadra, informó este miércoles de que Rabat ha encontrado petróleo en dos pozos sondeados frente a las costas de Tarfaya e Ifni, cerca del Archipiélago. En aguas próximas a Tarfaya, frente a Lanzarote y Fuerteventura, es donde Marruecos promueve las prospecciones que más preocupan en Canarias, ya que la franja de mar que separa las islas orientales del litoral del reino alauí apenas supera los cien kilómetros, de modo que Rabat puede perforar a poco más de 50 kilómetros del Archipiélago. Muy cerca de donde lo hizo Repsol en 2015 sin encontrar hidrocarburos en la cantidad y calidad necesarias para hacer viable su extracción.

En el caso del yacimiento de Inezgane, la distancia desde La Graciosa es de unos 350 kilómetros, prácticamente la misma que hay entre Arrecife y San Sebastián de La Gomera y menos de los alrededor de 420 kilómetros que separan, de extremo a extremo de la región, la capital conejera de Santa Cruz de La Palma.

Compartir el artículo

stats